Su afición y cariño por el fútbol hizo que 'El Patrón' se retractaraCuando Escobar evitó una masacre: querían matar a los jugadores de América de Cali

2 440

A pesar de haber sido asesinado hace 25 años, Pablo Escobar sigue siendo noticia. Uno de sus escoltas y hombre de confianza, Jhon Jairo Velásquez Vásquez alias ‘Popeye’ aseguró en una entrevista para el Diario Popular de Perú que el entrenador de la selección peruana fue objetivo militar del mandamás del Cartel de Medellín. La guerra entre los carteles de Cali y Medellín era una demostración de quién era el más fuerte.

La bomba al edificio Mónaco donde vivía la familia de Pablo Escobar fue el detonante de una guerra que dejó muchos muertos. El Capo respondió con un sin número de atentados en la Sucursal del Cielo en todas las instalaciones de Drogas la Rebaja; las droguerías de los hermanos Rodriguez Orejuela. Pablo Escobar quería acabar con atentados al Cartel de Cali y por eso quería asesinar a las máximas figuras del América; la joya de Miguel y Gilberto.

Sin embargo, su afición y cariño por el fútbol hizo que ‘El Patrón’ se retractara en varias oportunidades. Quería ponerles un carro bomba en la sede y darle donde más les duele. Así lo cuenta Popeye: “Ricardo Gareca siempre estuvo en la mira de Pablo Escobar, sin embargo, no llegaron a él. El amor por el fútbol del ‘Patrón’ lo salvó, pues a él y a los otros jugadores de América de Cali se contempló colocarles un carro bomba”.

El ex sicario que fue recapturado el 25 de mayo de este año en Medellín concluyó: “Incluso secuestró a jugadores de Cali para que entregaran a los Rodríguez, y como no cooperaron mataron a la familia de Pedro Enrique Sarmiento, quien actualmente trabaja como comentarista en el Gol Caracol”.

El día que Escobar asesinó a un árbitro

El colegiado Álvaro Ortega falleció el 15 de noviembre de 1989. En realidad, llevaba muerto en vida desde el 26 de octubre, el día en el que dirigió en Cali el partido entre América y Medellín (3-2) y anuló un gol a falta de dos minutos por juego peligroso en una chilena al equipo que tenía detrás el apoyo de Pablo Escobar.

Posteriormente, un sicario se acercó una noche a la ventanilla de Ortega cuando ocupaba un vehículo en el puesto de copiloto y le ametralló sin piedad hasta la muerte. A pesar de las pistas que llevaban a Pablo Escobar y el Cartel de Medellín el sumario quedó parado en la caja 231 de la Fiscalía de Itagüí. No avanzó nunca y en 2009, al cumplirse los 20 años del delito y su prescripción, el fiscal 176 de Medellín archivó la investigación.

También podría gustarte
2 Comentarios
  1. alfredo alsamendi dice
    El asesinato del Árbitro en 1989 paralizó al fútbol en Colombia, ya que los demás Árbitros se negaron a seguir dirigiendo en el torneo local. Pese al parate, Colobia hizo un buen torneo en Italia 1990. Sí la noticia permite reflexionar sobre el manejo del poder en manos de un criminal: no le gustó el resultado de un partido de fútbol y sale a matar.
  2. Marcelo dice
    Siempre con lo mismo. Escobar era la “cara visible” del Cártel de Medellín, pero el mandamás en los finales del grupo era Gonzalo Rodriguez Gacha, “El Mexicano”, hasta su muerte. Recién ahí Escobar tomó las riendas del cártel, aunque no tenía el poder absoluto.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.