Cuáles serán los países de América Latina más afectados por el desplome del petróleo

La estrepitosa caída del precio del petróleo es generalmente una noticia bien recibida en los países consumidores como el Uruguay, donde con gran sensatez el Cr. Pablo Ferreri lo rotuló como un momento histórico señalando que nos encontramos ante la oportunidad de que, con adecuada compra a futuro, podrían darse las condiciones para la prometida baja de los combustibles. Por otro lado, esta baja es un motivo de angustia económica para los países productores. Sin lugar a dudas dentro de América Latina, el país que más sufre el impacto es Venezuela, pero a su vez también impactará en Colombia, Ecuador y México.

Es conocido por todos que Venezuela se encuentra drásticamente afectada por las sanciones económicas impartidas por la administración Trump, esto ha llevado a ofrecer grandes descuentos para mantener los pocos compradores que tiene. Con el actual precio del crudo a nivel mundial, los grandes descuentos ofrecidos por Pdvsa ya no son tentadores. Esta coyuntura será un elemento que agudice la crisis social, económica y política, cabe recordar que este año se deberán desarrollar las elecciones parlamentarias marcadas para el ultimo trimestre del año de acuerdo a lo establecido en la Constitución. Debido a esto, el clima entre el gobierno de Maduro y la parte de la oposición que responde a Guaidó se encuentra en mayor confrontación, al punto que no se descarta que existan dos elecciones llevadas adelante para cada una de dichas partes. Teniendo en los EEUU a su principal referencia, el petróleo mexicano continuó su hundimiento a la manera del Titanic descendiendo de los US$ 14,35 dólares por barril a US$ -2,37.Claramente, aún no podemos medir el impacto real sobre la economía de México, pero en la actualidad la actividad petrolera solo ocupa el entorno del 4% de su PBI, menos de la mitad que hace una década, pero un porcentaje para nada marginal en cualquier economía en la situación actual. En lo que respecta a Colombia, viene realizando grandes esfuerzos durante los últimos tiempos en la industria petrolera, al punto de convertirse en un exportador que tendrá un duro impacto. Esto ocurre porque el 50% de sus ingresos en divisas provienen del petróleo y podría generar rápidamente un efecto de devaluación, acentuando el del último mes, cuando el peso colombiano ha perdido 15% de su valor. La historia que continúa ya es conocida por todos: inflación, déficit comercial y fiscal y, como ya anticiparon órganos especializados, una recesión. 

Ecuador, otro de los productores de crudo de la región, informó que valora la posibilidad de aprovechar la caída de los precios para eliminar los subsidios al combustible que le cuestan al gobierno mucho dinero cada año.

En Ecuador, el gobierno del Lenín Moreno pretendió eliminar el año pasado estos subsidios, lo que desató una fuerte ola de protestas populares que fue brutalmente reprimida, mientras la OEA de Almagro miraba para otro lado. Finalmente, la perseverancia de las movilizaciones logró que el gobierno tuviera que retroceder en su decisión. Pero con la nueva situación del petróleo el gobierno no descartó nuevamente eliminar los subsidios; en tiempos en los que la pandemia pega muy fuerte en Ecuador y las medidas de protesta se encuentran prácticamente inhabilitadas, nos da una muestra más de oportunismo que más tarde que temprano el pueblo ecuatoriano sabrá saldar.

*Licenciado en Relaciones Internacionales, Presidente de Copppal Juvenil y Coordinador de la Comisión de Relaciones Internacionales de Asamblea Uruguay

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat