El mundo retrocederá a los niveles de 2015, y de incrementarse en 400 mil casos, a los de 2012Covid-19 amenaza avances en lucha contra la tuberculosis

La Organización Mundial de la Salud calcula este año entre 200 mil y 400 mil muertos más por tuberculosis, a pesar de la existencia de una cura, dada la amenaza que significa hoy la Covid-19 para los avances en la lucha contra esa enfermedad.

La pandemia del nuevo coronavirus es el mayor desafío que pone en peligro los logros de los últimos años en el enfrentamiento a la tuberculosis, una enfermedad que cobró la vida de 1,4 millones de personas en 2019.

Un documento publicado este miércoles por la Organización Mundial de la Salud (OMS), resalta que los esfuerzos para controlar al SARS-Cov2 han tenido un impacto negativo en el número de diagnósticos de tuberculosis realizados en los países tradicionalmente más afectados. ‘La pandemia de Covid-19 amenaza con debilitar los avances conseguidos estos últimos años. El impacto de la pandemia en los servicios de lucha contra la tuberculosis ha sido severo’, resumió el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en su informe anual sobre la enfermedad.

De acuerdo con los cálculos si los muertos aumentan en 200 mil, el mundo retrocederá a los niveles de 2015, y si se incrementan en 400 mil, a los de 2012.

Sólo en India, el país donde más enfermos hay, las notificaciones de diagnósticos semanales y mensuales retrocedieron un 50 por ciento entre marzo y abril, debido al confinamiento, una tendencia similar a la registrada en Sudáfrica entre marzo y junio.

El texto plantea que el impacto negativo de la pandemia sobre los servicios básicos de lucha contra la tuberculosis es significativo, ya que todo el personal sanitario y los recursos financieros y técnicos se han dirigido al enfrentamiento de la Covid-19.

La OMS estima que la detección de la tuberculosis y su tratamiento con antibióticos han permitido salvar la vida de 58 millones de personas entre 2000 y 2018.

Pero ese padecimiento que afecta a los pulmones y se transmite por la expectoración de pequeñas partículas, sigue siendo una de las 10 primeras causas de muerte en el mundo. Más del 95 por ciento de los casos y de los fallecidos se encuentran en países en vías de desarrollo.

El pasado año se reportó cerca de 10 millones de nuevos contagiados, una cifra menor que en años anteriores, ocho países concentraron dos tercios de los nuevos casos: India, Indonesia, China, Filipinas, Pakistán, Nigeria, Bangladés y Sudáfrica.

No obstante, los 1,4 millones de personas que murieron en 2019 muestran un ritmo demasiado lento, en opinión de la OMS, porque no se ajusta a las expectativas fijadas para erradicar la enfermedad de la fecha hasta el 2030.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat