Cotitularidad en predios de Colonización es Ley

«Se incluye la mirada de género en el derecho de la mujer a acceder a la tierra», afirmó Gómez del INC.

0 70

La promulgación de la ley N° 19.781, que obliga a la firma de contratos de arrendamiento de fracciones otorgadas por el Instituto Nacional de Colonización, y la designación de 16 colonias del Instituto Nacional de Colonización, INC, con nombres de mujeres que hicieron huella dentro del trabajo en nuestro país, que transformaron la realidad, motivaron una conferencia de prensa que se desarrolló en la sede del Poder Ejecutivo el pasado lunes.

De la actividad participaron la directora del Instituto de las Mujeres (InMujeres), Mariella Mazzotti; la vicepresidenta de Comisión Nacional de Fomento Rural (CNFR), Cristina Revetria; la integrante de la Asociación de Mujeres Rurales del Uruguay (AMRU), Norma Carugno; la productora de la Colonia Ing. Agr. Luis Carriquiry, Mónica Peña; la presidenta del INC, Jacqueline Gómez y el subsecretario del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, Alberto Castelar.

La ley N° 19.781 agrega al artículo 7º, numeral 3º de la ley Nº 11.029, del 12 de enero de 1948, que crea el INC, el literal «D) Titularidad conjunta, cuando los integrantes de la pareja constituida en uniones de hecho, civiles o matrimoniales tengan perfil colono, ambos dediquen la mayor parte de su tiempo de trabajo al hogar, a la explotación productiva directa y la principal fuente de ingresos de la pareja provenga de la explotación productiva directa. En este caso, se deberá adjudicar el predio en régimen de titularidad conjunta». La norma abarca a cualquier unión, independientemente de la opción sexual de los integrantes de la pareja, sin dejar lugar a ninguna clase de discriminación.

Jacqueline Gómez explicó que en la nueva Ley, aprobada en agosto de este año, «se incluye la mirada de género en el derecho de la mujer a acceder a la tierra». Asimismo, destacó que su aprobación, además, de ser un progreso en el marco normativo nacional, en el plano internacional coloca a Uruguay en una mejor posición respecto al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible fijados por la Organización de las Naciones Unidas.

La jerarca recordó que en 2014 el Directorio del INC resolvió aplicar la cotitularidad de la pareja, y que desde entonces se ha firmado en ese formado el 68% de las adjudicaciones. El resto se reparte entre entregas individuales, cooperativas y colectivas. La diferencia que marca la aprobación y posterior promulgación de la ley N° 19.781 radica en que consolida y fortalece una definición de política pública que, hasta el momento, dependía nada más que de la voluntad de los integrantes del directorio de un instituto que, por vía administrativa, tenían la potestad de revocar la resolución.

Igualitarias y universales

Al respecto, Mariella Mazzotti, valoró la importancia de contar con grupos de mujeres rurales que construyen agenda y ponen sobre la mesa el tema de género para avanzar en procesos de igualdad. «No podemos pensar en políticas económicas, productivas, sociales, de promoción y cuidado ambiental, si no tomamos en cuenta el concepto de quienes habitan los territorios. Eso es lo importante de contar con políticas igualitarias y universales», aseveró Mazzotti.

Por su parte, Cristina Revetria manifestó que «tener hoy esta Ley es sumamente importante. Es el fruto del trabajo realizado desde las gremiales, la institucionalidad, las mujeres rurales, las familias en el territorio. Todos hemos aportado nuestro granito de arena. Esta es la forma de construir y hemos construido. Ahora nos queda el trabajo de que esta Ley realmente se cumpla y las mujeres tengan su derecho. Estoy muy agradecida con el INC, porque le ha puesto muchas ganas (a esta iniciativa), al igual que con la adjudicación de predios a jóvenes rurales. Son pasos que se han venido dando, y ahora, a seguir trabajando en conjunto. No podemos perder estos espacios de diálogo entre la sociedad civil y la institucionalidad, para poder plantear y concretar cosas».

En tanto, Norma Carugno afirmó que «realmente es una satisfacción sentirnos valoradas, sentir que el esfuerzo de todas las mujeres rurales se tiene en cuenta con esta Ley. Sabemos lo que ha costado, sabemos de la voluntad de Jacqueline Gómez, sabemos cuánto la mortificamos diciéndole que esto no puede ser sólo una decisión de Directorio, tiene que ser una Ley, y hoy se siente como un gran reconocimiento». Carugno culminó su intervención agradeciendo «a todas las instituciones que lo hicieron posible».

Mónica Peña presentó su testimonio de vida. La colona relató que «hace 32 años que vive allí, soy orgullosa mujer rural, me gusta lo que hago, crié mis hijos y tengo una familia hermosa». Acerca de la cotitularidad, afirmó que «me llena de orgullo. Hace 18 años pasé por una etapa muy difícil de mi vida», momento en el que se separó de su pareja por razones económicas, «tomé mis tres hijos y me fui, pero pensando en volver algún día. Las diferencias no eran por amor».

Peña narra que en ese momento fue a la oficina del INC a consultar sobre su situación «y me dijeron que yo no existía para Colonización. ¿Cómo no iba a existir, si hace 14 años que soy colona? Me enojé mucho. Me sentí muy sola porque no había nadie que me apoyara ni que dijera que yo sí tenía derecho, nadie que me ayudara».

Con nombre de mujer

En la conferencia de prensa, Jacqueline Gómez anunció que 16 colonias del INC serán designadas con los nombres de mujeres «que hicieron huella dentro del trabajo en nuestro país, que transformaron la realidad».

La resolución del Directorio del INC denominó a las 16 colonias con los siguientes nombres: Alba Roballo, en Artigas; Irma Olivera, en Canelones; Amalia de la Vega, en Cerro Largo; Susana Dalmás, en Colonia; Elena Quinteros, en Durazno; Rita Ribeiro, en Durazno y Florida, y Lucía Koch de Brotos, en Flores; Aurora Barea González, en Florida; Graciela Estefanell y Paulina Luisi, en Paysandú; Melchora Cuenca, en Salto; Carmen Améndola y María Abella, en San José; Luisa Cuesta, en Soriano; Isabel Pintos de Vidal, en Tacuarembó, y Lourdes Pintos, en Treinta y Tres.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.