Coronavirus incrementó las ventas de «La peste», de Albert Camus

La novela del premio Nobel de Literatura volvió a ser un éxito en Francia e Italia debido al brote del coronavirus.

0 326

En las últimas cuatro semanas, el libro «La peste», del escritor argelino y premio Nobel de Literatura, Albert Camus, ha vuelvo a ser un éxito en ventas casi 75 años después de que se publicara por primera vez.

A finales de enero, las ventas del libro alcanzaron su pico en Francia: más de 1.700 ejemplares en solo una semana, según datos del portal Edistat, que recopila estadísticas de comercialización de libros. La editorial francesa Gallimard reportó un incremento del 40% en ventas de la obra en el último año.

En Italia también está siendo la sensación de la temporada. Siendo este el país más afectado en Europa por el brote del coronavirus COVID-19, muchos han decidido leer una obra literaria que se parezca a lo que están viviendo. El libro subió hasta la posición número 71 de los 100 más vendidos del ranking de IBS, una de las cadenas de librerías más grandes del país, y sus ventas se han triplicado.

La Peste como símbolo

En la novela posapocalíptica, el narrador se presenta a sí mismo como un testigo de lo que ocurrió durante una epidemia de peste que azotó a la ciudad de Orán, y sigue la vida de cada uno de los personajes que de una u otra forma estuvieron involucrados en lo que significó la enfermedad para el pueblo. El brote coincide con la aparición de centenares de ratas muertas por toda la ciudad, en circunstancias que se irán revelando a lo largo del libro.

Lo que en el libro se entiende como una peste misteriosa, es en realidad una alusión al nefasto brote del cólera que sufrió Orán en 1849, cuando Argelia aún era una colonia francesa.

En la narrativa se van develando críticas a las sociedades, los individualismos y la restricción de las libertades por parte de las autoridades, esto último simbolizado por la suerte de toques de queda y cuarentenas forzosas que se imponen a los infectados para protegerlos a ellos y a los demás.

Sin embargo, hay pequeños asomos de optimismo cuando las personas empiezan a ser solidarios entre sí y a tratar de ayudarse de distintas formas para sobrevivir a la peste que se lleva la vida de una gran cantidad de personas.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat