Cooperativa Molino Florida compra la planta industrial y consolida su proyecto autogestionario

“Todos los cooperativistas estamos más que felices y orgullosos”, sostuvo Más.

0 133

La Cooperativa Molino Florida firmó el compromiso de compraventa de las instalaciones en donde desarrolla su emprendimiento, que hasta ahora utilizaban de manera precaria por orden judicial. Nelson Más, coordinador general de la Cooperativa, narró que el precio de venta de la planta será de 940.000 dólares, 250.000 de los cuales son aporte propio y el resto, líneas de crédito otorgadas por el BROU y el Fondes-Inacoop.

Según Más, la Cooperativa Molino Florida ya es una empresa consolidada desde el punto de vista económico y desde lo social, como grupo humano. Para el referente de la cooperativa, “todos los cooperativistas estamos más que felices y orgullosos. Este es un paso más para adquirir la planta industrial, y lo que queda por delante es trámite burocrático”.

El dinero aportado por la cooperativa para la compra del inmueble tiene por origen los créditos laborales (seguro de paro y despidos) generados por los trabajadores cuando la Sociedad Anónima propietaria del molino dio quiebra, cuyo pago hubo de asumir el BPS, y que por decisión unánime de la asamblea de cooperativistas, quedó depositado en una cuenta del BROU para este fin.

SI bien Más destaca el esfuerzo y el compromiso de los cooperativistas, no deja de valorar el acompañamiento del Estado en el proceso de consolidación de la cooperativa y en la conquista de las metas que se fijaron. “En todo esto fue fundamental el apoyo de Inacoop y del Fondes; también el del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Hasta el del Consejo de Ministros, que declaró nuestro proyecto de Interés Nacional”, enumeró el referente de la empresa recuperada. “También supimos aprovechar las herramientas y las posibilidades que nos brinda” hoy el Estado para el desarrollo del cooperativismo, “que son buenísimas”.

Nelson Más reflexionó acerca de la imagen del cooperativismo y de las empresas recuperadas por sus trabajadores. En este sentido, afirmó que “cargamos la mochila de tener que reivindicar la buena gestión de las cooperativas. A veces desde la ignorancia podemos equivocarnos, pero hoy contamos con herramientas muy buenas para capacitarnos. Tenemos que saber darnos cuenta de cuáles son nuestras capacidades y cuáles no, y tratar de rodearnos de buenos asesores y capacitar a la propia cooperativa”.

Incorporar nuevas tecnologías

Con respecto a los créditos recibidos para la adquisición de la planta industrial, Más afirmó que “no tenemos ningún beneficio especial, las condiciones de los créditos son las mismas que para cualquiera. Pagaremos las mismas tasas de interés que cualquier empresa y tenemos que cumplir con los pagos mes a mes como cualquier hijo de vecino. Eso nos sirve porque sentamos las bases sobre algo sólido, aprendemos a cuidar cada peso, a mejor administrar”. Más recordó que desde la conformación de la cooperativa solamente tomaron una línea de crédito otorgada por Inacoop, por 120.000 dólares, para la pasada zafra de trigo, “y podemos decir con orgullo que lo devolvimos 40 días antes de que venciera el plazo”.

La nueva etapa que se inicia a partir de la compra del inmueble “nos consolida cada vez más, da una mayor firmeza, y podemos ir concretando nuestras proyecciones. Por ejemplo, las inversiones que tenemos que hacer. Más allá que hemos hecho algunas inversiones, todas con recursos propios, este es un molino obsoleto, es el único molino artesanal que va quedando en Uruguay. Y aunque hemos mejorado algo la maquinaria, hay que actualizar todo e incorporar nuevas tecnologías para acceder a otros mercados”.

En este momento unas 80 familias dependen directamente de la Cooperativa Molino Florida. Las líneas de producción se enfocan en harina de trigo, de maíz y gofio, y la elaboración de raciones para alimentación animal.

Llegó visita

El ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, visitó esta semana la Cooperativa Molino Florida y manifestó satisfacción por los resultados del emprendimiento, recordando que «hace dos años (la empresa) estaba fundida».

Murro agregó que «cuando este molino cerró, hubo que tomar decisiones, hubo que confiar en los trabajadores. Hoy está funcionando, mejor que antes, produciendo más, y va a seguir incorporando tecnología y ha conseguido nuevos clientes», sostuvo.

El ministro valoró también el papel de la justicia «que actuó correctamente», y de otras instituciones del Estado como el BROU; el Instituto Nacional de Cooperativismo, Inacoop; y del Fondo para el Desarrollo, Fondes.
«Esto se logra con gente que se organiza, que busca sus objetivos, y cuando desde el gobierno confiamos en ellos, confiamos en las organizaciones sociales, en las cooperativas, confiamos en los trabajadores. Esto no tienen precio, estas cosas que se logran así no tienen precio», enfatizó Murro.

LA FRASE

«Esto se logra con gente que se organiza, que busca sus objetivos, y cuando desde el gobierno confiamos en ellos, confiamos en las organizaciones sociales, en las cooperativas, confiamos en los trabajadores. Esto no tienen precio, estas cosas que se logran así, no tienen precio» Ernesto Murro

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.