Comunistas rechazan saqueos y actos vandálicos en Chile

El presidente del Partido Comunista (PC) de Chile, Guillermo Teillier, rechazó ayer los actos de vandalismo ocurridos en las últimas semanas y los intentos por involucrar a esa organización en los desmanes.

0 46

En conferencia de prensa en esta capital, advirtió que el gobierno ha tratado de desviar la atención de las legítimas aspiraciones populares poniendo en el centro los disturbios ocurridos en las últimas semanas.

Señaló que incluso algunos partidos quieren hacer creer al país que los causantes de esa violencia son los comunistas.

Refirió que para ello han planteado que la violencia existe porque el partido Comunista no firmó el acuerdo para la paz y por una nueva constitución presentado por la derecha y parte de la oposición, cosa que desmintió puesto que esos hechos venían generándose desde semanas antes.

Según Teillier, «la violencia inicialmente fue producto de la indignación de la población cuando se produjo el estallido social el 18 de octubre, pero después ha ido derivando en saqueos y desmanes que no tienen nada que ver con el movimiento sindical y social que llama a los chilenos a manifestarse en las calles».

Puntualizó que después de tantos días de protesta el gobierno «descubre» que hay bandas organizadas de narcotraficantes, que el sistema de inteligencia es deficiente y que carabineros no está preparado para actuar frente a las protestas sociales.

Añadió que ahora el presidente Sebastián Piñera está pidiendo prerrogativas especiales para tener carta blanca para llevar a los militares a la calle cada vez que estime conveniente, y además eximirlos de responsabilidad penal, lo que resulta muy peligroso al exonerarlos de cualquier delito que puedan cometer.

Al respecto reiteró que «los comunistas estamos contra los saqueos, contra los incendios, pero no estamos por establecer leyes que al mismo tiempo que permiten atacar a los delincuentes sirven para enfrentar a los movimientos sociales».

Asimismo consideró que quienes acusan a los comunistas y a sus dirigentes de instigar a los disturbios, en realidad están evadiendo su responsabilidad por el malestar que se incubó desde hace mucho tiempo y que fueron quienes instalaron un sistema en el cual radican las causas de la violencia.

A juicio de Teillier, para acabar con ese fenómeno resulta imprescindible llevar adelante una agenda social que responda a los planteamientos de la población, y solo así terminarán las manifestaciones y protestas, y entonces quienes se dedican a la violencia quedarán aislados.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.