Cómo ser campeón cuando el tradicional rival tiene un presupuesto 3 veces más grande

El Nacional campeón 2019 tuvo un presupuesto de US$ 470.000 mensuales contra US$ 1.200.000 de Peñarol.

Con un tricampeonato del tradicional rival en puerta, Nacional inició el 2019 con una nueva directiva que, lejos de apostar a costosas contrataciones y así aumentar el presupuesto, asumió riesgos bajando considerablemente el costo que le generaba el plantel de futbolistas. De US$ 1.250.000 achicó el gasto a US$ 470.000, cuando Peñarol tenía un presupuesto de US$ 1.200.000 (con altos contratos como los del «Cebolla» Rodríguez, Gargano, Viatri) y contaba con un plantel poderoso, con hombres ganadores que venían de ser campeones en los dos años anteriores.

La directiva encabezada por José Decurnex y Alejandro Balbi hizo lo opuesto a lo que históricamente han hecho los clubes grandes en situaciones límite, como la que enfrentaba Nacional en 2019, que debía evitar el tricampeonato del tradicional, lo que, de concretarse, hubiera abierto las puertas a la inminente posibilidad de un quinquenio.

Al cerrarse 2018, el Nacional del «Puma» Rodríguez tenía un presupuesto mensual de US$ 1.250.000.

Al asumir Decurnex, una de las primeras medidas drásticas –y arriesgada- que tomó la directiva fue la de no renovarle contrato a 13 de los 14 futbolistas que culminaban su vínculo con el club el 31 de diciembre de 2018. Aquella decisión generó polémica, ya que varios de esos trece jugadores que se fueron estaban muy identificados con el club y con los hinchas, tales los casos de Rolín, Fucile, Espino, Santiago Romero, el «Tata» González, Barcia, De Pena. El resto de los libres fueron Erramuspe, Aguiar, Sebastián Rodríguez, Facundo Waller, Viudez y Webó.

El prescindible número 14 de la lista era Gonzalo Bergessio, el goleador del Uruguayo 2018 con 18 goles. Si polémica generó la salida de los otros profesionales, vaya si se armó revuelo con la decisión de no renovarle al goleador, postura que a las pocas semanas sería revertida por la dirigencia, decidiendo reincorporar a un jugador que terminaría convirtiéndose en el capitán y principal referente del plantel.

Al irse trece jugadores, era de orden realizar algunas incorporaciones, y tal vez sea en este ítem donde puedan caberle críticas a la dirigencia y gerencia deportiva. Es que en ese período de pases del pasado verano, Nacional concretó 10 refuerzos, la mayoría de los cuales no aportaron demasiado durante la temporada.

Apenas si el zaguero Felipe Carvalho, el volante Felipe Carballo y Rodrigo Amaral cumplieron con creces. Además, algunos chispazos del talentoso Pablo García y la presencia de Cardacio como carta de recambio.

El resto, poco y nada: «Palito» Pereira, los argentinos Arzura y Lorenzetti, más Kevin Ramírez y Octavio Rivero que al poco tiempo emigraron.

Los juveniles ascendidos no fueron tantos como se dice. Sólo Mathías Laborda y Santiago Rodríguez al inicio de temporada y en el segundo semestre se sumó Thiago Vecino, además de Viña y Ocampo que ya habían debutado en 2018 y Armando Méndez que jugó el primer semestre a préstamo en Fénix.

A mitad de temporada el club volvió a achicar el presupuesto al irse Angeleri, Arzura, Conde, Ramírez y Rivero, llegando como refuerzos Pastorini, Rochet, Magallanes y Barrientos.

Lo que pasó en la cancha es historia conocida.

Peñarol ganó el Apertura mientras Nacional revirtió un pésimo inicio, cambiando a tiempo de entrenador (se fue el argentino Eduardo Domínguez y asumió Álvaro Gutiérrez), achicando la apreciable diferencia en la Tabla Anual y cerrando el año con dos victorias clásicas en finales, primero por el Clausura y luego por el Uruguayo.

Con un rival que venía en ganador y tenía un presupuesto tres veces más grande, el Nacional 2019 logró evitar el tricampeonato aurinegro.

Tras el éxito del año pasado, la directiva tricolor saca pecho y decide seguir achicando el presupuesto en 2020.

Ya se fueron ocho integrantes del plantel campeón y apenas se trajo un refuerzo, prometiéndose que no serán más de tres al cerrarse el período de pases.

4 Comentarios
  1. Pedro dice
    No solo un prosupuesto 3 vemas grande tambien tienen el apoyo de los arbitros,prensa,de tio rico paquito casal.
  2. EDUARDO ALONSO dice
    como solía decir un amigo , esto es chucuchucu, terrible mentira esa cifra.
  3. eltoto dice
    A veces se ganan campeonatos por merecimiento propio y a veces por errores de los demás. Es bien claro que la salida de varios jugadores del tradicional rival le ayudaron bastante. Tenemos a Christian Lema, Lucas Hernández, Gabriel Fernández, Bryan Rodríguez y Darwin Nuñez, en las bajas y el alto costo de lesiones caso C. Rodriguez y Gargano, por ejemplo, que obviamente provocaron un debacle en el plantel que dirigía Memo López. Me parece que el articulo no llega a definir este «toque» de buena suerte y mejor que la directiva de Nacional no se crea esto porque va contra sus propios intereses.
  4. ruben dice
    LAS GALLINAS BOLSILLUDAS SIEMPRE LLORANDO SI NO TIENEN PLATA QUE SE JODAN TUVIERON SUERTE PERO SIEMPRE A PESAR QUE LO QUIERAN HACER GRANDES SON OTRO CUADRO CHICO

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat