PURA VIDACómo hacer compost casero, guía completa

El compost es un abono orgánico que te servirá para mejorar la tierra del jardín y para alimentar a tus plantas.

Para hacer compost puedes aprovechar los residuos vegetales del jardín y del hogar en vez de tirarlos a la basura.

El compost es un abono orgánico que te servirá para mejorar la tierra del jardín y para alimentar a tus plantas.

Se dice que por cada 100 kg de restos orgánicos se obtienen 30 kg de abono. Ahorras en fertilizantes químicos y  otros nutrientes para tus plantas.

Todo lo aquí explicado para hacer compost casero se puede poner en práctica en una casa, en un apartamento o si tienes suficiente espacio, directamente en la tierra del patio o jardín.

El compostaje una actividad gratificante, ecológica y práctica al 100%.

¿Qué necesito para hacer compost en casa?

La forma más elemental es hacer una pila en un rincón del jardín o usar un cajón de madera. Pero lo mejor es comprar un compostador prefabricado. Los hay de distintos materiales (plástico, resina, térmicos, etc.) y tamaños diversos.

A la hora de elegir el tamaño, siempre es mejor pasarse que quedarse corto. Deberás tener en cuenta datos como: Cuántas personas viven en la casa, cómo es de grande el jardín o el huerto, si predominan árboles de hoja caduca, de hoja perenne, si hay césped, el consumo de frutas, verduras y ensaladas que se tiene en el hogar.

Aparte del compostador o silo, precisaras herramientas para dar vuelta, tijeras de poda para cortar ramas y una pala para extraer el compost hecho.

¿Qué tipo de desechos puedo echar?

Del jardín

Para hacer compost casero puedes echar de tu jardín las hojas, el césped, las hortalizas, las ramas podadas (si las pasas por una triturada, mucho mejor), el aserrín, etc.

Del hogar

Cenizas, residuos  del café o del té, infusiones con papel incluído, cáscara de huevo, frutas, verduras y hortalizas, periódicos no impresos en color, yogures caducados, tapones de corcho, papel de cocina, aceite de aliñar, pelos, etc.

¿Qué no debo echar en el compost?

Hay algunas cosas que no se deberían echar en el compost, pese a ser muchos de estos componentes residuos orgánicos, no son buenos para el compostaje:

Carne, huesos y pescado. Produce malos olores.

Plantas y frutos enfermos o gran cantidad de vegetales podridos. Produce malos olores y putrefacción.

Los excrementos de animales domésticos y de personas. Lleva patógenos.

Ceniza y aserrín de madera tratada o aglomerados.

Pegamentos y barnices. Esto es muy tóxico.

El resultado de pasar la escoba tampoco porque lleva metales pesados.

Por supuesto cualquier material que no sea orgánico y biodegradable: plásticos, vidrio, etc.

También es muy recomendable disponer de una máquina biotrituradora para las ramas gruesas que no se puedan cortar con las tijeras y para picar los restos vegetales y acelerar así su descomposición.

¿Cómo se procede al compostaje de jardín?

De lo que se trata es que esas hojas, ramas, césped o cenizas que echamos sean atacadas por microorganismos (bacterias y hongos) y se descompongan, fermenten, transformándose así en otro material con características distintas al original y muy bueno para el suelo y las plantas.

La capa inferior se hace con ramas más gruesas y piñas y no debe superar los 30 cm.

El estiércol o el mantillo del año anterior sirve como activador de la fermentación y se puede agregar al material, también en capas alternativas.

Opcionalmente, te interesaría tener un termómetro de alcohol de hasta 100º (el de mercurio se puede romper y tendrías que tirar todo el compost) y un medidor de pH para tener más información sobre el estado del compost.

Es interesante almacenar en otoño en un cajón o rincón con hojas secas para mezclarlas con el césped en primavera y verano, que es más abundante, y equilibrar así material seco con verde.

Los compostadores disponen de ventilación y aberturas para que funcione la descomposición. No deben estar cerrados herméticamente.

Para agilizar la fermentación, usa una máquina trituradora. Además, en los centros de jardinería venden activadores de compostaje, ideal para cuando llenas el primer día de instalación y necesitas arrancar el proceso con fuerza. Añadir lombrices es bueno igualmente (de hecho, desde la tierra suben).

¿Cómo sé cuándo está terminado el compostaje para añadirlo al suelo o para sacarlo?

El compost estará listo en unos 3 meses durante la primavera-verano y hasta 6 en invierno.

Para ver si ya está en su punto, toma un puñado con la mano.

Deberá tener un color marrón o negruzco similar al del mantillo, olor a bosque y estar frío debido a la falta de actividad microbiana.

No se reconocerá nada de lo depositado hace unos meses, excepto los trozos de ramas y piñas, las cuales se separan con el tamiz o con las manos y se vuelven a introducir al compostador para que continúen su proceso y sirva de estructurante.

Si no usas el compost de inmediato, puedes guardarlo en bolsas cerradas de forma hermética. Si al estrujarlo desprende líquido, no lo almacenes en bolsas, ya que podría pudrirse.

El compost obtenido se aplica al suelo una vez al año, en otoño o, en el caso de climas cálidos, en invierno.

Puedes dejarlo sobre la superficie (5 cm) a modo de acolchado o sino, incorporarlo.

Para macetas debes pasarlo antes por un tamiz fino.

Los abonos orgánicos y para qué sirven

Cáscara de huevo: se utiliza molida, si la tierra es ácida aporta alcalinidad a la misma. Hay que ver que necesita la planta en cuestión de suelo.

Cenizas de origen vegetal: Aportan fundamentalmente potasio.

Café: Después de hacer el café, al limpiar el filtro, los restos se pueden agregar a la tierra como acidulante. Si donde vivimos el agua es muy alcalina (cal, carbonatos, magnesio), este aporte podría hacer de buffer y neutralizar el agua de riego.

Estiércol: Se puede usar el de casi cualquier animal, siempre con moderación porque tiene mucho aporte de nitrógeno. Los mejores son los de animales herbívoros como la vaca, la oveja, el caballo, etc.

Guano: Fundamentalmente rico en nitrógeno, debes controlar la dosis. Un uso excesivo puede ser contraproducente. También tiene altos niveles de fósforo.

Humus: El más completo y natural, si se utilizan fertilizantes o biocidas químicos no sirve ya que lo volvemos inerte, para decirlo de alguna manera. El humus aporta microorganismos y favorece todos los procesos del suelo para la correcta alimentación de nuestras plantas.

La humedad resulta vital. Por último, una temperatura de 40-60ºC eliminará los gérmenes y posibilita que en 3 ó 4 meses tengas un compost de calidad.

El único cuidado consistirá en vigilar que no se pudra, controlando la fermentación. De vez en cuando, toma un puñado de compost con la mano y apriétalo.

Si escurre líquido, corre peligro de pudrirse. Incorpora material seco y dale forma de nuevo al montón. Y si se desmorona, es porque se encuentra muy seco y debes humedecerlo. Remueve la mezcla una vez al mes para airearla.

¿Cómo sé si algo no va bien en la elaboración del compost?

Si notas un olor a amoníaco, significa que hay demasiado nitrógeno (material verde) sin mezclar con carbono (marrón). La solución es mezclar con materia seca (por ejemplo, hojas secas) y dar vuelta.

Restos vegetales: Por ejemplo, el pasto cortado, las plantas viejas, etc. Se pueden poner directamente sobre el suelo y cumplirán varias funciones fundamentales.

Retendrán la humedad del suelo, haciendo más eficiente el riego. Por otra parte con su descomposición aporta nutrientes y por último mantiene vivos los microorganismos del suelo. Si la tierra está desnuda, el sol los irá matando. Por eso en los bosques y en las selvas no vemos nunca un suelo completamente desnudo.

Si notas un olor a podrido, significa que hay demasiada humedad y poco oxígeno. La solución es mezclar con materia seca y voltear.

Si ves que el compostador está lleno de materia seca y fría, significa que falta humedad. Por lo tanto la solución será mezclar con restos de cocina verdes y voltear.

Las moscas de la fruta no son ningún problema, pero si no las quieres ver, debes enterrar un poco los restos de cocina.

Si la mezcla resulta demasiado ácida y no evoluciona, se puede incorporar cal al conjunto.

¿Dónde ubico el compostador?

Deberá reposar directamente sobre la tierra. Por comodidad, elige un sitio cercano a la cocina.

En la sombra es mucho mejor que en el sol, ya que si no, tendrías que regarlo con frecuencia para mantener la humedad.

Manos a la obra.

 

1 comentario
  1. Máximo Capucho dice
    Está bueno.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat