¿Cómo explica Argentina el aumento de muertes pese a la estabilidad de casos positivos?

Crecimiento en la cantidad de fallecidos: la edad de los infestados por nuevas variantes, es cada vez más baja.

Argentina

En Argentina la cantidad de muertos por coronavirus alcanzó en la jornada de ayer a 663 personas, la cifra más alta desde el inicio de la pandemia. Distintos factores se combinan para explicar la tendencia al alza que se viene registrando en los últimos días. El de mayor impacto es que bajó la edad promedio de quienes requieren de asistencia en las terapias intensivas y, por tratarse de gente más joven, permanecen más días internados. Esto extendió a entre 15 y 18 días el tiempo entre la detección de la enfermedad y el fallecimiento.

A todo esto se suma la demora en la carga de datos al Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud, como en el caso de Catamarca, que actualizó las cifras del último mes e informó 40 nuevas muertes, y San Juan, en donde sucedió lo mismo y notificó 96 en un solo día.

Promedio entre el test y el fallecimiento

El promedio entre el test positivo y la muerte para las personas de hasta 24 años es de 18 días; mientras que ese lapso se achica a 15 días en personas de entre 25 y 74 años, y a 12 días entre quienes tienen más de 75 años.

Es decir que los datos de fallecidos informados hoy corresponden en promedio a personas que se contagiaron a partir del 18 de abril, cuando la curva de casos positivos comenzó a crecer de manera exponencial. El pico máximo se registró el 20 de abril, cuando el Ministerio de Salud informó que 29.145 personas nuevas habían contraído la enfermedad.

Hugo Pizzi, médico infectólogo, docente de la Universidad Nacional de Córdoba, que explicó que esto se debe a que circulan en el país «variantes más contagiosas y letales». «La inglesa de Kent y la de Manaos son 30% más letales, pero al ser 70% más contagiosas arrastran más gente y llenan terapias y se están viendo terapias con jóvenes sanos», señaló.

Más jóvenes internados y mayor letalidad en ese grupo

Se suma otra de las razones que explican el crecimiento en la cantidad de fallecidos: la edad de los infectados por nuevas cepas. Según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), a diferencia de la primera ola, en esta segunda las hospitalizaciones y muertes de adultos jóvenes están aumentando.

En el hecho de cada vez sea más baja la cantidad de personas mayores de 70 años internadas en terapias intensivas por coronavirus se explica en parte porque es el grupo etario donde se inició la campaña de vacunación, pero también porque sigue siendo el que más se cuida. En Argentina la tasa de mortalidad para los menores de 39 se duplicó entre diciembre y mayo último; se cuadruplicó para personas de 40 años y se triplicó para los de 50.

Teniendo en cuenta que desde el pico de abril la Argentina se mantiene con un promedio de casos diarios por encima de los 22.000 casos, las perspectivas para los próximos días no son mejores.

Expertos prevén que las muertes seguirán creciendo y por eso insisten en que se deben extremar las medidas de cuidado y las restricciones de circulación por entre dos y tres semanas, para que se pueda descomprimir el sistema de salud en las próximas semanas.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Mundo

Abrir chat