Codo a codo contra el COVID-19

1 364

El presidente de la República Popular China Xi Jinping pronunció un importante discurso en la pasada Asamblea Mundial de la Salud, en un momento crucial de lucha contra el COVID-19. 

El presidente Xi afirmó que el COVID-19 es la peor emergencia global de salud pública desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. El virus no sabe de fronteras ni razas. Frente a la repentina e insólita disrupción de la pandemia, los pueblos de China y otras latitudes se han sumado a una solidaria proeza, dejando constancia de un gran espíritu filantrópico y aglutinando una majestuosa fuerza, para escribir codo a codo un nuevo capítulo en la construcción conjunta de la comunidad de futuro compartido de la humanidad.

El presidente Xi recalcó que tras arduos esfuerzos y enormes sacrificios, China ha logrado revertir la situación y salvaguardar la vida y la salud del pueblo chino. Siempre con una actitud abierta, transparente y responsable, China viene compartiendo oportunamente informaciones con la OMS y los países concernientes, dando a conocer a primera hora datos como la secuencia del genoma del virus, compartiendo sin reserva alguna sus experiencias sobre el control y tratamiento y proporcionando dentro de sus posibilidades cuantiosa asistencia y ayuda a todos los países necesitados. 

El presidente Xi propuso hacer los máximos esfuerzos por llevar a buen puerto el control y tratamiento del COVID-19, la mayor prioridad del momento. Es imperativo enfocarse en el bienestar del pueblo, priorizar la vida por encima de todo, movilizar y asignar según criterios científicos el personal médico e insumos importantes y tomar efectivas medidas en los ámbitos relevantes como protección, cuarentena, detección, tratamiento y rastreo, con miras a frenar cuanto antes la propagación transfronteriza y la diseminación del virus en el mundo. Se exige potenciar el intercambio de informaciones, compartir experiencias y prácticas provechosas, desplegar la cooperación internacional en materia de métodos de detección, tratamiento clínico e investigación y desarrollo de vacunas y medicamentos, y seguir apoyando a los científicos de los distintos países a realizar la investigación científica global para aclarar el origen y las vías de transmisión del virus.

El presidente Xi resaltó el liderazgo de la OMS, que ha hecho una importante contribución en la conducción y promoción de la cooperación internacional contra el COVID-19, a lo cual la comunidad internacional ha expresado su alto reconocimiento. En esta fase crucial de la lucha conjunta contra la enfermedad, apoyar a la OMS es apoyar la cooperación internacional contra el COVID-19 y salvar vidas. China llama a la comunidad internacional a aumentar el apoyo político y financiero a la OMS para sumar recursos globales y ganar esta batalla. 

El presidente Xi llamó a reforzar la gobernanza global de la salud pública. Tarde o temprano, la humanidad vencerá el COVID-19. Pero para los seres humanos esta no será la última emergencia de salud pública de excepcional gravedad. A la luz de las debilidades e insuficiencias expuestas por el COVID-19, se debe mejorar el sistema de gobernanza de la seguridad de salud pública, acelerar la respuesta a emergencias de salud pública, instalar centros de reservas de insumos antiepidémicos a nivel global y regional. China es partidaria de una revisión integral sobre la respuesta global al COVID-19 cuando esté bajo control, para resumir las experiencias y subsanar las debilidades. Este trabajo requiere una actitud profesional basada en criterios científicos, y debe ser liderado por la OMS, con apego a los principios de objetividad e imparcialidad. 

El presidente Xi destacó la importancia de recuperar el desarrollo socio-económico. Cuando las condiciones se lo permitan, los países deben, según las recomendaciones profesionales de la OMS, retomar de manera ordenada el trabajo, la producción y las clases sin aflojar el control y tratamiento en un largo plazo. Es necesario reforzar la coordinación internacional en materia de políticas macroeconómicas y defender la estabilidad y la fluidez de las cadenas globales de producción y suministro, en aras de promover en cuanto pueda la recuperación de la economía mundial. 

El presidente Xi enfatizó el fortalecimiento de la cooperación internacional. La humanidad es una comunidad de futuro compartido. La solidaridad y la cooperación son las armas más poderosas para vencer el virus. Se trata de una importante experiencia de la comunidad internacional sacada en su lucha contra las graves enfermedades contagiosas como el SIDA, el Ébola, la influenza aviar y la influenza A (H1N1), que constituye también la vía acertada para la cooperación internacional contra el COVID-19. 

El presidente Xi anunció que China ofrecerá en 2 años una asistencia internacional de 2 mil millones de dólares, para apoyar a los países afectados, en particular, los en vías de desarrollo en el combate al virus y la recuperación del desarrollo socio-económico. China cooperará con la ONU para construir en China un depósito y hub de respuesta humanitaria global, con vistas a garantizar la cadena de abastecimiento de insumos antiepidémicos y establecer vías rápidas de transporte y despacho aduanero. Las vacunas chinas contra el COVID-19, una vez desarrolladas y puestas en uso, serán disponibles como bienes públicos globales. Esta será una contribución china para la accesibilidad y la asequibilidad a estas vacunas a favor de los países en desarrollo.

El presidente Xi exhortó a trabajar de la mano para proteger juntos la vida y la salud de los pueblos de todas las latitudes, cuidar entre todos la Tierra, el hogar común de la humanidad, y construir unidos una comunidad global de salud para todos. 

Los amigos están en las buenas y las malas. Uruguay fue uno de los primeros países en hacer donaciones a China tras el brote de la epidemia. Como socio estratégico, China siente la pandemia en Uruguay como en carne propia y ha tenido el gusto de aportar su granito de arena en retribución a esta amistad en los momentos difíciles que afronta Uruguay. El gobierno nacional y los gobiernos departamentales de China así como sus empresas estatales y privadas han entregado donaciones a Uruguay en insumos médicos para combatir el COVID-19. Hasta la fecha, éstas han sumado 739.600 mascarillas de todo tipo, 4.520 trajes herméticos, 3.120 gafas protectoras, 21.200 kits de diagnóstico, 1.000 guantes, 1.000 cubiertas de zapatos descartables, 230 termómetros, una cámara térmica para uso sanitario, 5 respiradores y 20 cajas de té medicinal.

A raíz de la pandemia, con una serie de medidas contundentes y el gran comportamiento de la población, el gobierno uruguayo ha controlado exitosamente su propagación. La cooperación china, fiel reflejo del alto nivel de nuestra Asociación Estratégica, ayudará a mitigar cuanto antes este flagelo. Estoy convencido de que el pueblo uruguayo sabrá conquistar su victoria final.

También podría gustarte
1 comentario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat