China construye enorme centro de cuarentena contra el Covid-19

El centro tiene capacidad para más de 3.000 personas, en un momento en que se incrementan los pacientes con COVID-19 en China.

China construye a toda prisa un gran centro de cuarentena, con una capacidad de hasta 4.000 personas, para frenar el brote de covid-19 en la ciudad de Shijiazhuang, en el norte del país. Los equipos de construcción trabajan día y noche en un campo de las afueras de la ciudad, donde ya instalaron miles de unidades prefabricadas, a medida que aumentan los contagios antes de los desplazamientos por las vacaciones del Año Nuevo Lunar.

Medios estatales mostraron a cuadrillas de operarios nivelando el terreno, vertiendo concreto y montando las salas prefabricadas en un campo a las afueras de la capital de la provincia de Hebei. China había logrado hasta ahora controlar en gran medida el virus, mientras el resto del mundo luchaba contra el aumento del número de muertes y los hospitales saturados, según informó AFP. La escena recordó a las vistas el año pasado cuando China levantó rápidamente hospitales de campaña y convirtió gimnasios en centros de aislamiento para combatir el primer brote vinculado a la ciudad de Wuhan, en el centro del país.

Una serie de pequeños brotes localizados ha llevado a las autoridades chinas a ordenar test masivos, confinamientos estrictos y a prepararse para trasladar pueblos enteros a centros de cuarentena para acabar con el brote, ante la inminente avalancha de personas que planean viajar lejos para reunirse con sus familias en la festividad más importante del país. Los edificios de cuarentena en Shijiazhuang están equipados con baños, wifi y aire acondicionado y cuando estén terminados, en los próximos días, albergarán a los casos contactos de los pacientes con test positivo.

Varios casos de covid positivos fueron importados desde el extranjero, pero también hubo contagios locales en Guangxi, en el sur, y en la provincia norteña de Shaanxi, lo que pone de manifiesto la capacidad del virus para moverse por el vasto país de 1.400 millones de habitantes a pesar de las cuarentenas, las restricciones de viaje y el monitoreo electrónico. La cadena estatal CCTV mostró a trabajadores con chalecos reflectantes y cascos de seguridad construyendo estructuras en la oscuridad, según AFP.

Las obras comenzaron el 13 de enero, cuando varias ciudades del norte de China pusieron a millones de personas en confinamiento por el aumento de infecciones en las últimas semanas. Más de 20.000 residentes de los pueblos de la provincia de Hebei fueron puestos en cuarentena en instalaciones centralizadas, informaron los medios de comunicación estatales la semana pasada. Mientras tanto, millones de residentes locales fueron sometidos varias veces a test de covid-19.

En total, China ha reportado 88,454 infecciones y 4.635 muertos desde el inicio de la pandemia. En los edificios terminados ondeaban banderas con los nombres de los equipos de construcción y las unidades del Partido Comunista, informó AFP. El repunte en el norte de China coincide con la visita de los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) al país para recopilar datos sobre el origen de la pandemia. El grupo llegó el jueves a Wuhan, donde se detectó por primera vez el virus a finales de 2019. Los miembros del equipo deben pasar una cuarentena de dos semanas antes de poder realizar visitas presenciales.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat