China condena declaración conjunta de G7 sobre asuntos del país

«Esto constituye una injerencia brutal en la soberanía nacional de China y una deliberada destrucción de las normas que rigen las relaciones internacionales».

China
Foto: Xinhua

Un portavoz chino dijo que cualquier intento de inmiscuirse en los asuntos internos de China, de socavar su soberanía o de manchar su imagen con diversas excusas está condenado al fracaso. Esta afirmación fue hecha en respuesta a una reciente declaración de los ministros de Exteriores del G7 respecto a China.

Expresaron preocupaciones sobre Xinjiang, el Tíbet, Hong Kong y la situación en el Mar Oriental de China y en el Mar Meridional de China. También manifestaron su apoyo a la participación de Taiwan en la Asamblea Mundial de la Salud.

En respuesta, el portavoz de la cancillería china Wang Wenbin dijo en una conferencia de prensa diaria que la reunión del G7 hizo acusaciones infundadas contra China. Se inmiscuyeron abiertamente en los asuntos internos de China y recurrieron a una política de bloques que hizo retroceder las ruedas de la historia, dijo Wang.

«Esto constituye una injerencia brutal en la soberanía nacional de China y una deliberada destrucción de las normas que rigen las relaciones internacionales. Lo que contraviene la tendencia de paz, desarrollo y cooperación de ganar-ganar». Dijo Wang, quien añadió que China condena dicha práctica.

Las cuestiones relacionadas con Xinjiang, el Tíbet y Hong Kong son asuntos internos de China, señaló Wang. China disfruta de suficientes bases fácticas y jurídicas respecto a la soberanía y los derechos que reclama en la isla Diaoyu y sus afiliadas, las islas del Mar Meridional del país y las aguas adyacentes, añadió.

También dijo que la participación de Taiwan en organizaciones internacionales debe ser tratada bajo el principio de una sola China.

Como un grupo compuesto por países desarrollados, Wang dijo que el G7 debe contribuir más a ayudar a los países en desarrollo a acelerar su desarrollo. En lugar de provocar conflictos y divergencias que alteran el proceso de recuperación económica mundial.

Como el G7 incluye a los países más afectados por la COVID-19 y a los que disponen de las tecnologías médicas más avanzadas. El portavoz dijo que deben centrarse en la cooperación internacional en las respuestas contra la pandemia. También deben enfocarse en la distribución equitativa de vacunas en lugar de acapararlas, y dejar de acusar a otros países, de interferir en sus asuntos y de perturbar la máxima prioridad de la cooperación internacional en las respuestas a la pandemia.

«Instamos a los países pertinentes a que afronten sus propios problemas, rectifiquen su comportamiento egoísta sobre las respuestas a la pandemia y dejen de abusar del concepto de seguridad nacional», dijo Wang. Cualquier intento de inmiscuirse en los asuntos internos de China, de socavar su soberanía o de manchar su imagen. En desacato a las normas básicas de las relaciones internacionales está condenado al fracaso, afirmó.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Mundo

Abrir chat