“Cebolla”: “Estos pueden ser mis últimos 4 meses en Peñarol”

Se mostró desafiante: “Invitaría al que escribió la nota a que me pese y me diga dónde están los cinco kilos de más”.

1 824

Christian Rodríguez fue tema en la última reunión del consejo directivo de Peñarol. Se trató con preocupación la información referida a que el capitán se había reintegrado a los entrenamientos con 5 kilos de sobrepeso y que encima tenía un desgarro.

El “Cebolla” habló sobre el tema y explicó que “La situación es que antes de volver a los entrenamientos con el club, estuve trabajando con un profe y tuve accidente muscular donde me abro de piernas. En Peñarol me hago una resonancia y me dio que era un pequeño desgarro”.

En la entrevista con el programa 100% Deportes de la Sport890, agregó que “Estoy yendo a entrenar a Los Aromos, aunque no lo hago con el resto del grupo porque no puedo manejar la pelota debido a la molestia que tengo con el aductor. Entreno doble horario: de mañana en Peñarol y de noche en mi casa”.

Pero Rodríguez sorprendió al manifestar que volvió “con otra cabeza y pueden ser mis últimos cuatro meses en el fútbol. Quiero entrenar, jugar y para agosto llego de taquito, sobrado”.

También se mostró desafiante: “Invitaría al que escribió la nota a que venga a Los Aromos: me pese y me digan dónde están los cinco kilos de más. No sé quién informa de la directiva, pero le digo que me pese. Acá hablar es gratis y estoy tranquilo. Estuve tres meses pensando sobre mi futuro y quiero cumplir mi contrato, que le quedan cuatro meses, para después irme bien”. El jugador explicó además que cuando fue campeón con Leo Ramos él pesaba «90 kilos. Ahora estoy con 90 y medio. No sé porque dicen que hay cinco kilos de más. Vengo de una racha negativa, pero en la cuarentena tuve mucho tiempo en el campo y pensando que iba a ser mi futuro. Quiero disfrutar estos cuatro meses y tratar de ganar todo lo que pueda. Busco hacerlo bien estos cuatro meses para saber dónde estoy: si sigo o no. Esto de la racha negativa y los comentarios es porque ser el capitán de Peñarol es una responsabilidad muy grande, la aguja está muy alta. La gente siempre quiere ganar y uno se está comiendo los garrones. Tuve una lesión de soleo y demoré en recuperarme. Esto se debió a mi forma de juego que es muy explosiva. Lo sabe todo el mundo que no estoy de joda. Eso no se cuestiona. Soy cien por ciento profesional. Me encanta el campo y tengo el derecho de irme los fines de semana. Todos saben que tengo un carácter especial, pero saben las cosas que hago por Peñarol».

También podría gustarte
1 comentario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat