El ataque fue atribuido al cártel del Noreste, surgido al dividirse el grupo de los ZetasCatorce muertos en México en enfrentamiento entre policías y narcotraficantes

Un enfrentamiento a balazos entre fuerzas del orden y presuntos narcotraficantes dejó al menos 14 muertos, incluidos cuatro policías, en la comunidad mexicana de Nueva Unión, cercana a la frontera con EEUU, informaron autoridades locales.

0 206

El enfrentamiento se desató poco antes del mediodía cuando en Nueva Unión, en el norteño estado de Coahuila, policías locales detectaron varios vehículos con civiles fuertemente armados recorriendo la comunidad, por lo que requirieron la intervención de militares.

El gobierno de Coahuila ha identificado entre los muertos a cuatro policías locales y siete presuntos delincuentes. La fiscalía localizó por la noche otros tres cuerpos, que se presume serían de civiles, en un camino rural.

«Son siete civiles armados certificados abatidos, con tres cuerpos más (no identificados) que ya comunicaron a la fiscalía (…) y los cuatro elementos de las fuerzas del orden que lamentablemente perdieron la vida», dijo a la prensa el gobernador Coahuila, Miguel Ángel Riquelme.

El gobierno reportó además la desaparición de un adulto y un niño. En el operativo fueron decomisadas doce camionetas y varias armas y municiones de alto calibre.

Seis policías resultaron con heridas, pero según Riquelme no son de gravedad y la mayoría ya fueron dados de alta.

El gobernante llegó a Nueva Unión al caer la noche y en un video subido en su Facebook mostró la alcaldía de la comunidad con numerosos disparos y vidrios rotos.

Ataque del narcotráfico

Riquelme atribuyó el ataque al cartel del Noreste, surgido en el vecino estado de Tamaulipas luego de dividirse el violento grupo criminal de los Zetas.

Los enfrentamientos se registraron en distintos puntos de Nueva Unión, localidad de unos 5.400 habitantes localizada a unos 60 kilómetros de la frontera con Estados Unidos y que de acuerdo con autoridades era «muy tranquila» y estaba ajena a la violencia ligada al narcotráfico.

«De manera sorpresiva se presentaron (los hombres armados). Por lo que se ve querían causar ‘ruido’ en la entidad, caos y miedo», dijo Riquelme.

Autoridades municipales mostraron videos de la confrontación en los que se observa a policías locales pidiendo apoyo de fuerzas estatales y federales al verse superados.

Este enfrentamiento se da cuando se está cumpliendo un año de gobierno del presidente izquierdista Andrés Manuel López Obrador, quien reconoce que uno de sus mayores desafíos es la lucha contra la criminalidad.

El norte de México ha sido escenario de hechos violentos en los últimos meses, como la frustrada captura, el 17 de octubre, de Ovidio Guzmán, hijo del capo Joaquín «Chapo» Guzmán, condenado a cadena perpetua en Estados Unidos.

Guzmán hijo estuvo por momentos detenido en la ciudad de Culiacán, capital de Sinaloa, pero ante los ataques lanzados por pistoleros del narcotráfico el gobierno tomó la polémica decisión de liberarlo.

El 4 de noviembre, en un camino rural del estado de Sonora, presuntos pistoleros de un cartel mataron a balazos a tres mujeres y seis niños de una comunidad mormona de origen estadounidense asentada en el norte de México por generaciones.

Tras la indignación por esta masacre, el presidente estadounidense Donald Trump anunció el martes su intención de catalogar a los cárteles narcotraficantes como terroristas, lo que en México ha sido interpretado como una intención de Washington de intervenir en el país, incluso con armas.

López Obrador advirtió el martes que México no permitiría que extranjeros armados actúen en el país y sostuvo que su gobierno demostrará a Trump, con quien dice tener una relación de «respeto» y «cooperación», que harán justicia en el caso del ataque a los mormones.

En medio de la violencia ligada al tráfico de drogas, más de 250.000 personas han muerto en México desde diciembre de 2006, cuando el gobierno lanzó el operativo militar, antidrogas, según cifras oficiales, que no detallan cuántos casos estarían ligados a la criminalidad.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.