#OpiniónCarta urgente para un uruguayo indeciso (Parte II)

«En Uruguay no hay una sola niña o un solo niño durmiendo en las calles». Canciller Rodolfo Nin Novoa en la Asamblea General de la ONU.

0 238

Nada de esto fue así cuando gobernó el Partido Nacional y es bueno recordar cómo campean el nepotismo y la corrupción en la mayoría de sus intendencias. La derecha critica el aumento de funcionarios públicos; pero como dijo José Mujica: «Desde que está el Frente Amplio aumentaron 350.000 puestos de trabajo públicos y privados. Si miramos para atrás, de cada 100 trabajadores había 24 trabajadores públicos. Hoy cada 100 hay 18 y los que emplearon en lo público lo hicieron en salud, educación y seguridad».

Desde 2013 todos los uruguayos somos donantes de órganos y se redujo el tiempo de espera para concretar trasplantes. La regulación de la alimentación en los comedores ha logrado una alimentación más sana para nuestros estudiantes, lo que aleja el peligro de obesidad, diabetes e hipertensión a edades tempranas.

Uruguay ha apostado a las energías limpias y ha cambiado la matriz energética. A fines de 2017 se inauguró la primera Ruta Eléctrica de América Latina y pronto tendremos ómnibus y taxis eléctricos.

Miles de estudiantes han obtenido lentes gratuitamente. Antes, sus problemas de visión los condenaban a fracasar en los estudios, a veces creyendo que tenían problemas cognitivos, cuando el problema era su falta de dinero para acceder a un diagnóstico y tratamiento. El Hospital de ojos ha marcado un antes y un después para nuestro país.

Yo no olvido a muchos niños y adolescentes que caminaban kilómetros y más kilómetros para ir a estudiar, porque no existía el pasaje gratuito. Si un hijo tenía dificultades con alguna materia, los padres debían pagarle profesor particular; pero ahora existen las tutorías y pueden ir fuera de hora al liceo para ponerse al día. Miles de estudiantes han podido luchar por su sueño gracias a las becas aportadas por el Estado y el 50 % de los universitarios son los primeros universitarios de su familia. Se han llevado varias carreras de la universidad al interior, cuando con la derecha morías en la capital.

Hace poco leí un listado de edificios educativos refaccionados o construidos en todo el país. La cantidad es tan impresionante como la incapacidad del gobierno de darlo a conocer.

Somos el país con mayor velocidad de acceso a internet y la inmensa mayoría de los trámites con el Estado se pueden hacer por esa vía. Nuestros alumnos han sido premiados en foros internacionales por sus creaciones robóticas y los Planes Ceibal e Ibirapitá (plan de inclusión digital de los jubilados) son elogiados en todo el mundo. Uruguay ha mantenido por varios años consecutivos el primer lugar en la medición de la Unión Internacional de Telecomunicaciones y ha obtenido el Premio Mundial al Desarrollo Digital Sostenible de las Naciones Unidas. Los celulares, computadoras, internet, banda ancha y fibra óptica, no cayeron por casualidad del cielo.

No me digas que nada cambió. El Frente Amplio modernizó al Uruguay.

Tenemos grado inversor y los empresarios confían en Uruguay debido a su estabilidad jurídica e institucional. La Ley de Responsabilidad Empresarial (resistida por la oposición derechista) no espantó a nadie y aumentó la seguridad de los trabajadores. La segunda planta de UPM dará empleo directo e indirecto a 10.000 personas (pueden llegar a 15.000) y revitalizará departamentos olvidados por la oposición cuando fue gobierno. Se han abierto y se continúan abriendo mercados. Nuestra alianza con China recién está comenzando a dar sus frutos; pero tenemos de cliente al país más poblado del mundo, con 1395 millones de habitantes.

Desde 2005, las jubilaciones y pensiones han crecido indefectiblemente por encima de la inflación y se multiplicó el poder de compra de una jubilación promedio.

Cuando oigas que todo está peor, averigua la cantidad de vehículos, computadoras y celulares de última generación que tienen tus vecinos y compara la cifra con los que tenían antes de 2005. Haz lo mismo con el desempleo. Haz lo mismo con la mortalidad infantil. Haz lo mismo con los vecinos que han podido viajar dentro y fuera del país.

Toda la derecha restauradora (la del tarjetazo, la de la impunidad de los torturadores, asesinos, violadores y secuestradores de niños, la que está molesta con las 8 horas del peón y se cree buena por regalarle la ropa vieja, la que se cree cumplida con dejarle llevar a la mucama la comida sobrante mientras la tenía trabajando en negro, la que ve la política como un negocio) irá unida a la segunda vuelta para defender las ambiciones de los que más tienen. Subirán el dólar y con ello los costos de los medicamentos importados, entre otros productos. No proponen nada a favor de los trabajadores; en todo caso, Lacalle ha sido claro al criticar la evolución del salario real y prefiere un Paraguay, donde se pagan miserias para que vayan inversores.

Critican la educación y la seguridad; pero no tienen ni una sola idea transformadora y muchas veces proponen lo que ya se está haciendo. Te quieren hacer creer que tus enemigos son los sindicatos y no ellos; que lo mejor es favorecer al de arriba para que en un acto de cristianismo distribuyan luego el maná para todos.

Ellos avalan a quienes quieren invadir Venezuela, sin importarles las muertes que se producirán y como si las bombas vayan a discriminar entre chavistas y opositores, niños y soldados. El gobierno, en cambio, apuesta a una salida pacífica basada en el diálogo.

Hay mucho más; pero me sobra memoria y me falta espacio. Quizá no te han gustado algunas cosas. A mí tampoco; pero prefiero pelear con este gobierno para buscar lo ideal que desgastarme con un gobierno conservador cuyos objetivos estén determinados por un pequeño grupo de familias ricas que se quejan aún cuando han hecho fortunas con el mismo al que atacan. Critican al MIDES porque ayuda a los más débiles; pero piden a gritos subvenciones, reducción de impuestos y apoyos de toda clase. Neoliberalismo para abajo; pero proteccionismo para arriba.

En pocos días tendrás que pensar seriamente en tu familia y en qué candidato los cuidará mejor frente a una crisis y cuál los dejará librados a su suerte, como mandata la doctrina neoliberal. Talvi y Lacalle lo han dicho en todos los idiomas posibles; pero mucha gente parece no escuchar y el marketing político va ganando varios rounds a la razón.

Se viene el malón de toda la derecha y tienes que decidir en qué bando te colocas. Decidas lo que decidas, no llores mañana lo que no supiste defender hoy.

Quien no valora lo que tiene, está condenado a perderlo.

Puede leer la primera parte siguiendo este enlace (ventana nueva).

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.