Cardenal Sturla: «no alcanza con dar un plato de comida»

Ayer, a lo largo de Av. Del Libertador, se celebró la Solemnidad de Corpus Christi. Fue una fiesta de toda la Iglesia de Montevideo; obispos, sacerdotes, diáconos, religiosos y religiosas, familias enteras, de abuelos a nietos, y comunidades de toda la Arquidiócesis alabaron, veneraron y acompañaron a Jesús Sacramentado.

Uno de los factores que ayudó a la gran concurrencia que tuvo esta solemnidad fue el clima. A pesar de los pronósticos de los últimos días la lluvia no se hizo presente durante la celebración de la Santa Misa, ni durante los momentos de procesión y adoración del Santísimo Sacramento.

Antes de comenzar la Misa se rezó el Santo Rosario, centrado en las diferentes vocaciones: sacerdotales, religiosas y matrimoniales. También se enfatizó en la presencia de los niños y jóvenes en la Iglesia. Todos los momentos de celebración fueron acompañados por el coro, con canciones alusivas a la Solemnidad de Corpus Christi.

El Card. Daniel Sturla comenzó la homilía haciendo explícito el sentir de todos los presentes «esta fiesta nos llena el corazón de alegría». De su experiencia de tantos años en su ministerio concluyó «que existe hambre de Eucaristía, del pan de la vida». Y agregó que «hay un anhelo, ansia y deseo de vivir una vida plena de sentido».

Para el Arzobispo de Montevideo este anhelo de Jesús nos lleva a experimentar una gran alegría en el corazón, siempre unida «al Pan de la Eucaristía».

Según el pastor de la Iglesia de Montevideo «en la Eucaristía uno experimenta esa felicidad propia del Espíritu Santo, el don de la alegría que se da cuando nuestro corazón está abierto a la acción del Espíritu y nuestros deseos son deseos de Dios, deseos espirituales».

Más adelante, el Card. Daniel Sturla aseguró que «el Pan Eucarístico nos salva, porque el Señor se entregó por nosotros en la cruz, para redimirnos de nuestros pecados».

Un detalle que destacó el Arzobispo de Montevideo fue el climático, que posibilitó que miles de fieles se hicieran presente en esta fiesta. «En este 23 de junio, comenzando el invierno, el Señor nos ha regalado este día, ¿no es esta una demostración del amor inmenso de Dios por nosotros?», exclamó y despertó un fuerte aplauso.

Después mencionó la palabras de Evangelio leído unos minutos antes: «Hoy Jesús nos dice a cada uno de nosotros: ‘Denles ustedes de comer’». Alertó a los presentes que «esto es una llamada misionera» y advirtió que si bien «somos una Iglesia más pequeña que antes», esto no es tanto un problema de números, sino más bien «de cuánta gente se pierde el alimento de Cristo Eucaristía».

Para el Card. Daniel Sturla si bien la Iglesia siempre está presente cuando hay necesidades de todo tipo en nuestra sociedad «no alcanza con dar un plato de comida, un buen tratamiento terapéutico para las adicciones o recibir y abrigar al migrante», lo fundamental «es dar lo mejor que tenemos: al Señor Jesús». Y fue más claro aún: «si a ese hermano que sufre no lo llevamos al Jesús del altar le estamos haciendo perder lo mejor de la vida».

Recordando la frase que escuchó a una religiosa, el Arzobispo de Montevideo remarcó: «No saben lo que se pierden aquellos que no conocen a Jesús, que no lo conocen en el Pan de la Eucaristía».

Sobre el final de la homilía el Card. Daniel Sturla aseguró: «Hoy el Señor derramará una lluvia de bendiciones sobre su Pueblo», y nuevamente estalló un aplauso cerrado de los presentes.

2 Comentarios
  1. Ana dice
    Es verdad que mucha gente necesita lo trascendente lo espiritual en sus vidas Uno ve como hay adictos deshauciados que están en centros religiosos que en otros aspectos dejan que desear pero ahí se quedan y en otras ONG se van
    1. NTX dice
      Si claro después los ves vestidos de rosa..no probaste llevar a tus hijos?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat