Candidata a la Intendencia de Salto reivindica lo femenino como símbolo de fortaleza

La edila y dirigente del Partido Demócrata Cristiano de Salto, Soledad Marazzano, es la única candidata a la Intendencia por el Frente Amplio. Se trata de la primera mujer elegible como intendenta por la fuerza política a nivel departamental.

¿Qué significa ser elegida candidata a la Intendencia de su departamento?

Fue un honor muy grande ya que el plenario, es decir que todo el Frente Amplio me haya dado esta responsabilidad, y que después lo haya ratificado la Convención Departamental del FA, para mí ya eso es un honor y una enorme responsabilidad. Como mujer lo vengo pensando hace rato y digo que increíble porque en Salto el resto de los partidos políticos ya han tenido sus candidatas mujeres y nosotros (como frenteamplistas) nunca tuvimos una candidata mujer, soy la primera, eso es un aditivo importante, y suma a la responsabilidad que tengo pero también al honor que ello me genera. Lo asumo con la responsabilidad de llevar esta candidatura de la mejor manera.

Hoy estamos presentando la candidatura de «Soledad Intendenta» y esto es una definición política porque estamos utilizando un lenguaje político, y no tiene que desaparecer el género.

Además de ser la primera candidata a la Intendencia en Salto por el FA, soy la única mujer entre los 9 candidatos propuestos para la elección de mayo 2020.

¿Encontró resistencia dentro de su fuerza política?

Sí, todavía se siente esa resistencia, aunque creo que se ha avanzado mucho, se siente la resistencia, es como que por ahí se escucha «pero es mujer, no puede, los salteños no estamos acostumbrados». Estamos tratando de dar vuelta eso, no solamente planteando mi experiencia en gestión pública, mi experiencia como contadora, y haber participado en otra gestión de la Intendencia desde la Dirección de Hacienda, desde mi trabajo actual en la OPP, no solamente exponiendo la experiencia sino diciendo que tengo las mismas capacidades que puede tener un hombre, y ojo, no estoy diciendo que las mujeres seamos mejores, estoy diciendo que somos iguales, que tenemos las capacidades y la formación que puede tener un hombre y que estamos dispuestas a poner y entregar todo de nosotras y nuestra fuerza al igual que lo puede hacer un compañero.

Cuesta el cambio de mentalidad, Salto es una sociedad muy tradicional, bastante conservadora y en este aspecto, el político, es muy conservadora, entonces estamos tratando de dar vuelta para demostrar que claramente somos iguales y tenemos las mismas capacidades.

¿Qué significa esta frase o en base a qué fue dicha? «Subestimar a un frenteamplista es un error muy grande».

Lo uso y lo pienso porque somos conocedores, somos sabedores (en relación al espacio que respalda a Soledad intendenta) que empezamos esta carrera de atrás, ya que tenemos una doble competencia, por un lado tenemos una competencia interna con el actual intendente (Andrés Lima), y por otro una competencia externa con quien creemos que tiene más chances de ganar las elecciones, quien fue intendente y actualmente senador, Germán Coutinho, uno desde su rol protagónico los últimos 5 años como intendente y el otro, senador, apareciendo en los medios, estando constantemente sobre la mesa su rol, por eso digo que arrancamos de atrás.

Por eso digo que subestimar a un frenteamplista que arranca de atrás es un error, ya lo vimos cuando tuvimos que salir los militantes a hacer el puerta a puerta en el balotaje. Sé que perdimos, que fue una derrota, estamos hablando del mínimo, pero que si los medios de prensa que jugaron a favor y las grandes encuestadoras que trabajaron o se equivocaron, no quiero poner malas intenciones, si todo eso no lo hubiesen tenido a favor los partidos tradicionales, el Frente Amplio ganaba, entonces en ese sentido es la frase el saber desde donde arrancamos y lo hacemos de atrás.

¿Cómo se prepara la campaña?

Sin dejar de lado los colores que identifican al Frente Amplio nuestra campaña -que presentamos en el acto de los 49 años de vida-, el color que nos distinguirá es el color rosado.

Que cuando lo propusimos muchos dijeron: «no porque el rosado es muy de nena, muy femenino», justamente ¿quién dijo que lo femenino es sinónimo de debilidad? Queremos justamente transformar el prejuicio del color rosado, queremos romper estereotipos, queremos re-dignificar ese rol y creemos que el rosado da fortaleza, da valentía, da resiliencia, da visión de madre sola pero que tiene una voluntad y una fuerza increíble, entonces también nos hemos puesto como algo que queremos dar vuelta el concepto de que dicho color representa debilidad, por eso es que lo tomamos, estamos como reivindicando cuestiones de las mujeres con mucha determinación; con valentía estamos enfrentando este desafío.

¿Los candidatos frenteamplistas comparten programa único?

El Frente Amplio define un programa único, un único rumbo, aunque después cada uno pone su impronta, la implementación técnica puede ser diferente, el estilo de llevar adelante una gestión lo podemos plantear de forma diferente, pero el programa es único, se está trabajando en la comisión de programa, se van formando comisiones de acuerdo a la línea de acción, pero si el programa es único como caracteriza al Frente Amplio así vamos a seguir.

¿Qué reflexión puede hacer en tanto mujer protagonista de su historia?

Lo que debemos hacer es favorecer a que las mujeres no desaparezcamos, no solamente en política sino en todo lo que tomamos como iniciativa en nuestra vida; ya es suficiente con lo que nos ha cargado la sociedad y la cultura de las cosas que debemos y que no debemos hacer. Creo que eso son demostraciones de que podemos, de dar ejemplos, de que sí es posible, de que sí debemos animarnos. Las mujeres debemos subestimarnos porque cuando nos proponemos hacer algo es muy probable que lo logremos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat