Cancillerías de Uruguay y Brasil «coordinarán acciones» en la frontera

Tabaré Viera dijo que el encuentro «será muy importante»; lo consideran clave para controlar la situación en Rivera.

El brote de coronavirus transformó a Rivera en el nuevo foco de la enfermedad en Uruguay. Esto significa que tener controlada la frontera es, más que nunca, un elemento imprescindible para tener el dominio de la situación.

Tabaré Viera, actual senador y exintendente de Rivera, contó en República Radio que el gobierno nacional pactó para mañana una reunión entre las Cancillerías de Uruguay y Brasil en que se procurará «coordinar acciones y trabajar en espejo», pues consideran que el trabajo cooperativo es indispensable para seguir dando pasos hacia adelante.

¿Cómo considera que le está yendo a Uruguay en su lucha contra el Covid-19?

Estamos teniendo buenos resultados, más allá de que hubo brotes. El sábado pasado yo coordiné con la asamblea legislativa del estado de Río Grande do Sul, nuestro vecino inmediato de puerta, que tiene once millones de habitantes, e hicimos una reunión virtual en la que accedió a estar nuestro ministro de Salud Pública, Daniel Salinas.

Además de Salinas, en la conferencia también estuvo la ministra de salud de Río Grande do Sul, una senadora federal, un diputado estadual y quien habla, para intercambiar experiencias y saber cómo están las cosas en Río Grande, que es uno de los estados en donde mejor les está yendo en Brasil, y sobre todo para trabajar en coordinación en la frontera, que hoy es el foco de nuestra atención y nuestros problemas.

Yo me sentí enormemente orgulloso de nuestro país. Cuando uno escucha al ministro Salinas disertar sobre lo que se hizo desde que todo comenzó, el conocimiento que se va adquiriendo, la participación de los científicos. Realmente me siento muy orgulloso de lo que estamos haciendo.

¿Qué respuesta recibieron de las autoridades brasileras?

Tenemos grandes diferencias en los caminos adoptados por Bolsonaro, pero hay matices en lo que respecta a los estados. Al ser un país federal, los gobiernos estaduales tienen mucha autonomía, y siguen otras líneas que no son las locuras del gobierno federal.

En la reunión se decidió trabajar en las ciudades gemelas en toda la frontera terrestre de Uruguay con Brasil. Tratar de coordinar acciones y trabajar en espejo, con mutua conglomeración.

Yo había informado al ministro y a las autoridades nacionales de algo de lo que fui protagonista cuando fui intendente, en 2002, cuando se firmó un tratado entre Uruguay y Brasil que estableció un marco de cooperación que perfectamente se adapta a esta situación.

¿Está planeado dar otros pasos en esa cooperación fronteriza?

En la reunión del lunes de la semana pasada en Rivera, Lacalle habló tanto con el presidente Bolsonaro como con el gobernador de Río Grande do Sul. A partir de allí el canciller Ernesto Talvi, la Cancillería uruguaya, y las embajadas de Brasil y Uruguay han estado trabajando.

Este miércoles habrá una reunión muy importante, liderada por las Cancillerías, como debe ser, en la que tenemos cifradas esperanzas de que se pueda conformar una comisión para empezar a coordinar acciones, sumado a esta posibilidad que abrimos el sábado con el gobierno estadual de Río Grande do Sul.

Porque en definitiva es como pasa a nivel local con la prefectura y la intendencia. Más allá de los tratados, y de que hay una convivencia natural que es pacífica, lo cierto es que esta no frena el pasaje de un virus en una situación como la actual.

¿Qué más puede saberse de esa reunión binacional?

Lo del miércoles va a ser una reunión liderada por las Cancillerías, las embajadas y las autoridades sanitarias. En ese marco queremos que se incluya esta posibilidad de trabajo con el Estado, con las prefecturas y las intendencias, para lograr colaborar para que se haga el mismo tipo de trabajo.

En la frontera se está haciendo un trabajo extraordinario para atenuar este foco, en línea con la forma de trabajar y los protocolos que tiene el gobierno nacional, de identificar los casos y rápidamente aislarlos.

Y Rivera y Livramento son una ciudad sola. Llevar adelante controles y una política sanitaria de un lado y del otro no es un problema. Es como que de un lado de 18 de Julio se apliquen unas medidas y del otro, otras. Hay que tratar ese lugar como una unidad, y para eso estamos trabajando.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat