#OpiniónBolsonaro y las repercusiones en Uruguay

1 320

El triunfo de Bolsonaro tiene enormes repercusiones en la región y en el Uruguay. Brasil durante muchos años fue el primer comprador de bienes uruguayos, y ahora es el segundo después de China. La característica del intercambio dentro del Mercosur es que predominan rubros industrializados con alto valor agregado. Políticamente los sucesos brasileños, de alguna manera influirán y repercutirán en los países de la región. Se ha escrito mucho sobre Bolsonaro y sus bochornosas declaraciones con expresiones racistas, contra las mujeres, los negros, la diversidad sexual y así sucesivamente. Hay críticas desde la derecha y desde la izquierda.

Hay una parte de la izquierda que le cuesta reconocer los errores del partido de los Trabajadores y pone todo el énfasis en razones externas. Comencemos con una anécdota. En la conferencia de la Alianza para el Progreso, en 1961 en Punta del Este, conversamos, junto a otros compañeros estudiantes, con el Ché Guevara. Imagínense la emoción que ello significaba. En mi caso, influido por los editoriales de Marcha del Dr. Carlos Quijano, le pregunté al Ché sobre el imperialismo brasileño. Me contestó: cuando veas al imperialismo brasileño fíjate si atrás no hay una empresa norteamericana. Los gobiernos de Lula y Dilma tuvieron relaciones correctas con los EE UU, pero con posiciones en distintos planos claramente divergentes. Lula veía un papel de las fuerzas armadas de los países de la región distinto al de EE UU, lideró el proceso de votación contra el Alca en el 2005, lideró también la creación de la Unasur y luego de la Celag para construir y para defendernos y negociar en mejores condiciones con los EE UU. Por supuesto, que las transformaciones sociales que llevó adelante el PT, como sacar 30 millones de personas de la pobreza, no eran del agrado de los gobiernos de los EE UU y temían que sirvieran de ejemplo, para el resto de los países de la región. Pudo haber intervención extranjera, por lo menos como método, de usar a los grandes medios de comunicación para declarar como corruptos a políticos de izquierda y facilitar la intervención del Poder Judicial, como ocurrió en el caso de Lula.

Pero a nuestro entender el triunfo de Bolsonaro o la derrota del PT influyen mucho más factores internos. Me llamó la atención la violencia anti PT con manifestaciones que provienen de antes de la copa mundial de futbol y que el PT no encontró las respuestas necesarias. Un punto central es el de la corrupción que abarca a todo el sistema político, pero que se centró contra el PT. Meirelles, presidente del Banco Central en los gobiernos de Lula, facilitó un brutal atraso cambiario, fruto de la entrada de capitales financieros especulativos, que llevó a la industria manufacturera a pasar de más del 30% del PBI a sólo 8% en la actualidad. Los errores del PT no son menores.
Ganó Bolsonaro con la bala, o sea los militares, con la biblia, o sea los evangélicos y con el buey o sea los del poder económico. Influyeron también las noticias falsas de las redes sociales con importante papel contra el PT.

En el Uruguay no hay posibilidades en la actualidad que aparezca un Bolsonaro. Fue muy triste el papel de Novick y la senadora Alonso. Agrego la nueva actitud del senador Larrañaga, históricamente moderado, declarar contra los inmigrantes en un contexto de derechización en el tema de la seguridad. Pero en el Uruguay el sistema y las instituciones democráticas siguen siendo muy fuertes. El sistema político es muy civilizado y con cierta capacidad de diálogo, aunque surgen expresiones muy duras de la oposición que lo limitan. La novedad es la presencia militar con las declaraciones de Manini Ríos en varias oportunidades, del Presidente del Centro Militar y de un video de un militar retirado que pueden afectar principios básicos de la democracia. Uruguay es una isla en la región. Pero también la izquierda queda aislada. No hay ningún gobierno en la América Latina que le pueda otorgar algún tipo de ayuda al gobierno del Frente Amplio. Tengo preocupaciones porque hay descontentos y descreimientos de votantes frentistas, que no aceptan la corrupción, aunque el Poder Judicial no se ha expedido definitivamente sobre el caso Sendic, que tienen problemas con la seguridad y con las dificultades en el empleo, sectores medios que se sienten afectados por los aumentos del impuesto a la renta de las personas físicas exclusivamente a los trabajadores, debilidades del gobierno actual, debilidades de la fuerza política que no puede lograr decisiones sobre temas relevantes, que perdió vínculo con las organizaciones sociales, que tiene enormes dificultades de movilización social para realizar un gran acto de masas.

Espero que no se afecte la unidad de acción, que es una de nuestras grandes fortalezas que nos distingue de las izquierdas de otros países. Porque si se pierde la elección y gana el partido Nacional, sólo tenemos que mirar a Argentina y Brasil para saber lo que nos espera. El triunfo de Bolsonaro puede permitir más avances de la derecha.

También podría gustarte
1 comentario
  1. Ugo Massu dice
    No es el triunfo de Bolsonaro el que va a llevar al Frente Amplio a morder el polvo de la derrota, sino la falta de seguridad pública, y que se vea a tantas personas alimentándose de los contenedores de residuos y pernoctando en la calle. El fracaso en el terreno de la educación se muestra en que siete de cada diez escolares de las zonas más vulnerables no alcanzan a tener comprensión lectora y que solo un tres por ciento de los centros educativos de dichas zonas cuentan con sala de informática. Y no ha desaparecido el sabor desagradable de la recepción otorgada al antisemita Roger Waters. No es este el Uruguay que queremos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.