ana nahum en banda orientalUna historia distinta de la Bancada Bicameral Femenina

La editorial Banda Oriental presentó “Mujeres y Política” de Ana Nahum, un libro que recoge historias de los primeros 10 años de la Bancada Femenina a través de entrevistas a tres de sus integrantes històricas – Beatriz Argimón, Glenda Rondán y Mònica Xavier. Complementa el análisis de otras tantas entrevistadas: las periodistas Mònica Bottero e Isabel Villar y la socióloga Teresa Herrera.

0

En “una tarde de alegría y añoranza”, como dijo la ex diputada nacionalista Beatriz Argimón, fue presentado en sociedad “Mujeres y Política – La Bancada Bicameral Femenina”- la publicación que más que historiar rescata anécdotas, particularidades de la acción e improntas personales en una iniciativa innovadora, pautada por la horizontalidad y la solidaridad. A partir de la convicción de que lo que unía a las integrantes de la bancada era más de lo que las separaba en función de sus pertenencias partidarias, se inició un camino cuyos frutos no solo se expresan en leyes sino también en intervenciones sociales, siempre teniendo como brújula los derechos de las mujeres.

La primera ley que impulsò esta bancada fue la que consagra un día libre con goce de sueldo para que las mujeres se realicen exámenes preventivos de cáncer genito-mamario (Papanicolaou y mamografía). Luego vinieron muchas otras, entre ellas sucesivos proyectos sobre despenalización del aborto y la ley de prevención y sanción de la violencia de género. En materia de aborto, las posiciones no eran coincidentes, pero aún así no hubo confrontación: aunque los votos no hayan sido unánimes no se alteró el apoyo colectivo a las impulsoras.

“Hay un libro de Niki Jhonson que habla de la parte técnica de la bancada, pero el de Ana Nahum cuenta lo otro, muestra más como fueron sus fundadoras, cada una en su función”, precisó Glenda Rondán, afirmando que ellas “jugaron un truco sin señas”. Reivindicándose a sí misma y a sus compañeras como mujeres “bravas”, la también ex diputada aprovechó a insistir en que no quiere en cargos de decisión a “las mujeres que no tienen conciencia de género”, en tal caso prefiere a los varones, porque “se puede ser varón y tener conciencia de género”.

Para Mónica Xavier, “el libro transmite las buenas experiencias que vale la pena transmitir. La bancada es un modelo que habla de capacidad de convivencia, de respeto y confianza, de no confrontación con la compañera que pensaba diferente”. Y “no porque fuera fácil ponerse de acuerdo, sino porque el esfuerzo conjunto fue todo un avance en un país empantanado en realidades diferentes”.

En cuanto al impacto de los logros, la actual presidenta del Frente Amplio se detuvo en el recuerdo de lo que encontraban en los pueblitos del interior en campaña electoral: la fotocopia de la ley que facilita los exámenes génito-mamarios pegada en las policlínicas locales, lo que habla de que “el progreso no fue solo manuscrito”.

“La política en masculino tiene un triángulo virtuoso: Defensa, Economía, Relaciones Internacionales – explicó Xavier- Allí había que meter los demás temas”, y a eso se abocó la bancada femenina.

Aunque sabe que la política no es lecho de rosas, Xavier espera que en el año electoral aparezcan muchas mujeres jóvenes, “porque la política es una experiencia importante de la que se puede aprender y vale la pena”.

Una ausente muy presente

Margarita Percovich, ex diputada y ex senadora, fue otra de las fundadoras de la Bancada Femenina y constituyó –junto a Argimón y Rondán- parte de ese “motor de alta cilindrada” que mantenía el ritmo de la agrupación parlamentaria.

No comparece directamente en el libro de Nahum, pero está muy presente en sus páginas.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.