Montevideo ya tiene nuevo arzobispoAsumió Sturla advirtiendo el peligro del consumismo

Con la presencia del Presidente y vicepresidente de la República, asumió ayer el nuevo arzobispo, monseñor Daniel Sturla, en la catedral de Montevideo. Aclaró que hay gente que “busca alimentarse de la comida chatarra de la sociedad consumista, y no encuentra el pan de la amistad y la alegría”.

0

Mujica, a la salida de la Catedral, le deseó al arzobispo “mucha suerte y que acompañe la lucha por los pobres”.

El prelado, en su primera homilía como conductor de la Iglesia de Montevideo, agradeció al presidente José Mujica y al vicepresidente Danilo Astori por acompañarlo en este importante acontecimiento al que también concurrieron la intendenta de Montevideo, Ana Olivera, y el comandante en jefe del Ejército, Juan Villagrán, y varios legisladores de distintos partidos políticos.

El arzobispo Sturla hizo una serie de agradecimientos en su asunción: “A las monjas contemplativas y enfermos; al Papa Francisco, y al arzobispo saliente, Nicolás Cotugno, quien estuvo 15 años al frente de la arquidiócesis. En su homilía quiso destacar la palabra “amistad” y “grandeza”.

Destacó que la catedral de Montevideo es testigo de grandes acontecimientos de la patria, y puso como ejemplo que allí fue bautizado nuestro prócer, José Gervasio Artigas, y está la lápida de Dámaso Antonio Larrañaga.

Indicó que la presencia de gobernantes en el acto de su asunción como arzobispo “es un reconocimiento de que la vida religiosa y la iglesia ocupan un lugar en la sociedad”.

Sturla explicó que “la iglesia es la mesa donde los amigos se encuentran: Dios y el hombre, los hombres entre sí. La Iglesia es la rueda del mate compartido con el mejor cebador”.

El arzobispo advirtió que hay gente que busca “saciarse en la comida chatarra de la sociedad consumista y no encuentran lo que en el fondo todo hombre busca: el pan de la amistad y la alegría. La iglesia es casa de puertas abiertas, mate pronto, mesa tendida. No tengamos miedo de ser misioneros y de salir a invitar, vayamos especialmente a los jóvenes y a los pobres”.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.