#OpiniónAnte el desafío a redoblar la acción unida

Cuando este número del periódico esté llegando a manos de los lectores, ya se habrá producido la asunción del nuevo gobierno, electo en las elecciones nacionales. El 15 de febrero asumieron sus cargos los senadores y diputados elegidos en octubre de 2019.

1 115

Ambos hechos son una fuerte reafirmación de la democracia y la libertad, en momentos en que nuestro país es reconocido internacionalmente, junto a Costa Rica, como uno de los países donde esos valores se respetan y se llevan adelante de forma más completa.

Días atrás se verificaba que en nuestro país se comenzaba a transitar una etapa de la vida nacional más prolongada, sin interrupción de la vida democrática, en la que los valores como la libertad, la democracia y los derechos habían prevalecido.

A ello se ha agregado un dato nada despreciable, el de que en nuestro país se estaba procesando una transición entre el gobierno saliente y el entrante, que es ejemplo para el resto de los países del mundo.

Ello no quiere decir que esté todo resuelto ni mucho menos. Existen muchos problemas, que afectan a distintos sectores de nuestra sociedad, que debemos continuar trabajando entre todos para resolverlos.

Lejos de mirar con una especie de un conformismo no justo, los uruguayos debemos valorar todas las conquistas obtenidas y en base a ello continuar avanzando en la construcción de una sociedad cada vez mejor, que vaya superando todas aquellas cosas que no están bien, y que se resuelvan los problemas que tanto dolor nos provocan.

Se ha avanzado, y debemos continuar haciéndolo, colocando en primer lugar a los más débiles y más necesitados. La justicia social requiere de más y renovados esfuerzos de todo el conjunto de la sociedad.

Para ello debemos materializar que la educación llegue a todos, de manera cada vez mejor, más completa. Sin ello no es posible la justicia social. La seguridad social debe ser, en un sentido amplio e inclusivo, una verdadera protección social, un derecho humano fundamental.

Por su significación e importancia para toda la sociedad, solo será posible si su reforma es el fruto, el resultado de un amplio y participativo diálogo social, en el cual participen todos los sectores de nuestra sociedad, sin que nadie sea excluido.

Esto es demasiado importante para que sea tratado y resuelto sin un amplio consenso. Es la única forma de asegurar que los temas de la seguridad social, como su reforma, sean dados como un paso en una buena dirección, para seguir construyendo entre todos la seguridad social que se necesita, que la propia transformación del país exige.

En el cuadro político y social que vivimos, caracterizado por el cambio en el gobierno nacional, de gobierno y de los partidos que lo integran, ha sido presentada de forma novedosa una propuesta, pública, de un borrador que contiene un proyecto de ley de urgente consideración (LUC), el cual contiene 457 artículos, que refieren a muy variados y, en algunos casos, complejos temas. Toca múltiples aspectos de la orientación y concesión, que son muy importantes y muy caros para los uruguayos.

Como ONAJPU, que ya veníamos trabajando en nuestra posición con respecto a la reforma de la seguridad social, habiendo elaborado y presentado propuestas para incluir en dicha reforma, sentimos que, al igual que otros sectores sociales, tenemos una enorme experiencia práctica y también teórica, incluida la participación, y que es mucho lo que podemos aportar.

Pero, claro, entendemos que debe existir la instancia, la oportunidad, de que se produzca un verdadero diálogo sobre seguridad social, con una amplia participación, donde todos podamos aportar desde diferentes ángulos, sectores y sensibilidades, de tal forma de que ese esfuerzo nos conduzca a un gran acuerdo, que permita un proceso en el cual la seguridad social salga fortalecida y, mucho mejor, a favor de toda nuestra sociedad.

No es que a los jubilados y pensionistas nos interese solo la seguridad social, las jubilaciones y las pensiones. Estamos preocupados, y mucho, por el conjunto de temas que nos afectan, pero, también, por los problemas de los trabajadores en actividad; de los jóvenes, muchos de los cuales trabajan y estudian; de los niños, de los futuros ciudadanos, que son nuestros hijos y nuestros nietos y que, pronto, más temprano que tarde, deberán acogerse a los beneficios de la jubilación.

Por ello es que estamos preocupados por temas como la vivienda, la salud en general y en particular la oftalmológica, es decir, la que ha venido resolviéndose a través de la «operación milagro», que ha tenido tanto impacto en decenas y decenas de miles de jubilados y pensionistas de bajos ingresos.

Nos preocupan también los cuidados, el plan Ibirapitá, junto a otros puntos que integran nuestra plataforma, resuelta entre todos en las etapas congresales, algunos de los cuales requieren urgente resolución, como el ajuste de julio y la canasta de fin de año, la renovación del convenio por el Hospital de Ojos y el plan Ibirapitá.

El desafío es muy importante. Va a requerir del aporte y del esfuerzo de todos. Debemos juntarnos y coordinar acciones con nuestros compañeros trabajadores en actividad, los cooperativistas de FUCVAM, los estudiantes de la FEUU, con quienes hemos desarrollado tantas batallas en defensa de nuestras reivindicaciones y derechos, y con quienes tanto hemos hecho a favor de la libertad y la democracia de todo el país.

Pero, también, debemos unir esfuerzos con otras organizaciones sociales, con las cuales tenemos muchas cosas en común.

En el interior de ONAJPU, de las asociaciones y, tal como lo resolvió la unanimidad de sus integrantes, la dirección de nuestra organización, el CDN, se propone, además de las asambleas regionales y del congreso anual de carácter estatutario, reunir, en distintas zonas del país, a las comisiones directivas de las asociaciones, para considerar estos temas e intercambiar información con respecto al trabajo de estas.

¡Con unidad en la diversidad, juntos podemos!
¡Que vivan nuestras asociaciones!
¡Que viva ONAJPU!

También podría gustarte
1 comentario
  1. Carlos Allo dice
    Hacela corta muy larga la perorata para caer en lugares comunes si lo que importa hoy es la platita De que hablás gil.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.