Anita Valiente: «El ser mujer no lo vi como una condición que me impidiera crecer»

0 180

Siendo tan joven ella es dueña de una voz increíble, desde niña soñó con tener su lugar en el folclore uruguayo y lo logro, ganando el Charrúa de Oro del Festival de Durazno. En diálogo con Republica Radio en un programa especial transmitido desde el Mercado Agrícola de Montevideo, Anita Valiente se somete a las 10 preguntas y nos cuenta sobre sus inicios, sus sueños, su trabajo para llegar a donde está hoy y su emoción al recibir el galardón más importante de la música popular uruguaya. 1- ¿Cómo comenzaste en el mundo de la música? Todo comenzó como un juego, jugaba a eso, a ser cantante. En aquellos tiempos no había celular, no había esa facilidad que tienen hoy los niños que manejan todo. Entonces yo de alguna manera tenía que ingeniármela para escuchar la música que a mí me gustaba. Agarraba el teléfono, llamaba a las radios y pedía diferentes canciones en vivo, porque así las quería, para sentir el aplauso del público. Mientras el locutor iba presentado la canción que venía, tomaba un espejo grande lo ponía enfrente, agarraba un desodorante, un peine o lo que sea de micrófono y cuando empezaba a sonar la canción yo jugaba a eso, cerraba los ojos e imaginaba que esos aplausos eran para mí. 2- ¿Recordas que canciones pedias en la radio? Si, pedía Larbanois & Carrero casi todo el repertorio, Mercedes Sosa y Soledad que en ese momento en el año 98 fue que hizo furor acá. Eso también me impulso un poco a mí a ver que eso era posible, que siendo mujer y siendo joven podía llegar a ser cantante. 3- ¿Alguna vez pensaste que no ibas a llegar a tener una carrera en la música por ser mujer y joven? Nunca tuve eso de decir capaz que no llego, todo lo contrario, siempre tuve la convicción de que iba a poder. Incluso ahora, yo sé que todo lo que me proponga, lo voy a poder conseguir porque soy muy constante y trabajo mucho por lograr mis objetivos. 4- ¿Cómo crees que se llega a esos objetivos? En este ambiente, de este país que somos pocos y hay muchos cantores, tal vez mientras te descansas un segundo, hay otro que se está rompiendo el lomo estudiando para mejorar, para superarse y te supero. Entonces va todo en eso, en ser constante, el querer todos los días mejorar un poquito más para poder crecer. 5- ¿Cómo surgió tu carrera profesional? Mi curiosidad por querer aprender a tocar la guitarra, fue creciendo y cuando mi padre vio que no me podía enseñar más lo que ya sabía, me dice: «bueno es momento, si queres te mando a clases de canto y de guitarra» y ahí fue que caí en manos de Carlos Benavidez, otro máximo referente de nuestra música y él también fue uno de los que me impulso. A los 16 años ya estaba concursando para los diferentes festivales que hay en el país. Empecé concursando con mi padre que me acompañaba él en la guitarra y después ya tuve que recurrir a un amigo para que me acompañara porque mi padre por el trabajo ya era un poco complicado. 6- Se te ve con mucha confianza arriba del escenario, ¿cómo lograste eso? Al principio de mi carrera eran todos concursos. De los 15 que recorrí, gané solo uno. Entonces también fue eso, que nunca vi a los concursos como una competencia, si no que yo los veía como una oportunidad para tener pisada escénica, eso fue lo que me ayudo y lo que me da hoy en día esa confianza arriba del escenario. 7- ¿Cuánto pesa el apoyo familiar en tu carrera? Es todo, si no hubiese sido por el apoyo de mi familia para mi hubiera sido muy difícil. Porque también va más allá de lo que uno pueda poner, hay muchas fechas que uno no está, que falta, muchas horas de ensayo y no solo eso, sino también el apoyo emocional que un artista necesita. Porque cuando estas arriba del escenario, estas cantando entre miles de personas, llegas a tu casa y se acaban esos aplausos. Entonces esa contención emocional, ese apoyo moral que se necesita y es en la familia que lo vas a encontrar. Cuando también vienen esos momentos en que las cosas no salen, que te bajoneas y queres dejar todo. 8- ¿Alguna vez pensaste en dejar todo? No de dejar todo, creo que sería muy difícil que yo hiciera eso, pero si hay momentos de bajón. Porque la música es así, tiene sus picos altos y bajos, pero uno tiene que estar fuerte y aferrarse a los suyos para no caer y seguir sosteniendo la música y el trabajo que se hace. 9- En el folclore uruguayo predomina la presencia masculina ¿alguna vez sentiste presión por ser mujer? Yo no lo note complicado por ser mujer, no lo vi como una condición que me impidiera a mi crecer. Creo que tuvo que ver el apoyo que me dieron mis grandes referentes dentro de la música. El primer festival que yo estuve contratada fue en Canelones y cerraba Larbanois & Carrero. Cuando ellos llegaron, yo estaba arriba del escenario cantando, entonces no tuvieron mejor idea que cuando les toco salir a escena, me invitaron a mí a cantar, entonces ya desde el inicio tuve el apoyo, la buena onda, el consejo y eso me dio la seguridad, esa confianza de saber que no había impedimentos por ser mujer. 10- ¿Qué sentiste cuando te enteraste que habías ganado el Charrúa de Oro? Una emoción muy grande, desde que soy chiquita y tengo uso de razón tengo la costumbre de escuchar el festival de Durazno por radio, hasta altas horas de la madrugada.  Incluso el ultimo día, que es cuando mencionan a los ganadores del Charrúa yo me quedaba siempre hasta último momento y esta vez no fue la excepción. Pero había algo distinto porque la prensa ya había generado una expectativa de que podíamos llegar a ser los candidatos, teníamos mucha chance, entonces se palpitaba diferente. En un momento empieza a sonar mi celular y comenzaron a llegar las llamadas y los mensajes de sos Charrúa de Oro, no lo podía creer e incluso me avisaron al aire en una nota que había ganado.   .

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.