EDUCACIÓNANEP promueve reflexión en los centros educativos sobre nuevas masculinidades

“No solamente está sobre los hombros de las mujeres. Los varones pueden aportar desde la masculinidad la construcción de convivencia, libertad, identidad y autonomía”, afirmó Canclini.

Autoridades de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) destacaron la importancia de las políticas en derechos humanos incluidas en el plan educativo 2020-2024, e invitaron a las comunidades educativas a reflexionar acerca de las nuevas masculinidades para deconstruir el rol tradicional de los varones, en el marco de la XIV Jornada de Educación y Género, informaron a LA REPÚBLICA desde la ANEP.

La XIV Jornada de Educación y Género, que se realizó en la Escuela de Artes y Artesanías doctor Pedro Figari, contó con la presentación de ponencias y con la realización de talleres.

Durante la apertura la secretaria general del Consejo Directivo Central (Codicen), Virginia Cáceres, señaló que la educación le puede brindar a los jóvenes herramientas que les permitan construir de una manera más saludable sus vínculos afectivos. “La perspectiva de los derechos humanos se plantea como una política transversal, que permita construir espacios en los que efectivamente se garanticen y respeten los derechos de todos los que forman parte de estas comunidades, teniendo a los estudiantes como centro, pero también a sus familias y docentes”.

Destacó que “estas instancias de reflexión contribuyen a una estrategia planificada que tiene que ver con las
masculinidades tan presentes, y con las nuevas masculinidades”. También sostuvo que “la cultura le viene ganando a la educación e impacta de una manera mucho más rápida en los jóvenes. Se están construyendo nuevas masculinidades que no colaboran mucho con la perspectiva de construir relaciones desde el respeto y la no violencia”.

Por su parte, la directora de Derechos Humanos del Codicen, Gloria Canclini, remarcó la importancia de abordar la cuestión de género desde la corresponsabilidad, que “no solamente está sobre los hombros de las mujeres. Los varones pueden aportar desde la masculinidad la construcción de convivencia, libertad, identidad y autonomía”.

En este sentido, agregó que es preciso involucrar a los varones en el proceso de deconstrucción del rol tradicional que les fue impuesto socialmente, para construir una convivencia de responsabilidades compartidas. “En primer lugar porque hace al propio varón parte de una deconstrucción del rol tradicional de la pareja, y porque finalmente empieza a compartir con nosotras, las mujeres, la experiencia de avanzar hacia la igualdad de género, y la responsabilidad de construir una convivencia sobre la base de responsabilidades compartidas”.

“El varón puede expresar su esencia y no estar atado a los mandatos sociales que se le imponen. Un varón es un ser que tiene sentimientos, pero muchas veces se le impide desde su sensibilidad, definir su propio proyecto de vida”, concluyó.

La consejera del Consejo de Educación Técnico Profesional (CETP), Laura Otamendi, manifestó que “este Consejo se pone a las órdenes para continuar esta tarea. Esto no queda acá y debe continuar, es un día a día, trabajando juntos con estudiantes y docentes”.

Deconstrucción del ser masculino

La directora de Inmujeres, Mónica Bottero, señaló que la construcción de “nuevas masculinidades es una necesidad que se ha impuesto como prioritaria cuando se habla de estudios de género e incluso de políticas públicas de género”.

Sostuvo que “repensar el género es bueno para todos. Para nuestros hijos primero, pero para varones y mujeres en particular, porque además es más justo y respetuoso de los derechos”.

Más adelante recordó que Simone de Beauvoir planteó la necesidad de construir un ser femenino y hoy se habla de deconstruir un ser masculino. “El ser masculino, esa masculinidad, que parece una cosa natural, que nos hizo sentir que las mujeres éramos esto, y que los hombres eran aquello, y que además había dos géneros, hoy está en cuestión”.

“Queremos incorporar la visión de la nueva masculinidad a los estudios de género, queremos trabajar con todos y con todas para rever estas prácticas, estos comportamientos y para reformular, que de allí el resultado sea una comunidad de respeto, menos tóxica, más sana y con los derechos humanos mucho más respetados. De eso se trata estudiar las nuevas masculinidades”, explicó.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat