Andrés Cunha dirigirá el domingo el cuarto clásico de su carrera

Es el elegido para hacerse cargo del Nacional-Peñarol que puede definir el Uruguayo.

El domingo, Andrés Cunha dirigirá su segundo clásico de 2019. El árbitro estuvo en el primero oficial de la temporada, el de la Supercopa que Nacional terminó ganando por penales, y estará en el que los tricolores desean (y por tanto, los aurinegros no) sea el último.

Cunha ya estuvo involucrado en la final del Clausura que se jugó hace algunos días, pues fue uno de los asistentes del VAR. Ahora, dejará la cabina para volver a la cancha, donde estará acompañado por Nicolás Tarán y Carlos Barreiro. El cuarteto quedará completo con la presencia de Jonathan Fuentes.

Pero la llegada de la tecnología al fútbol uruguayo hace que los equipos arbitrales aumenten considerablemente, por lo que quedan varios nombres por repasar.

El encargado del VAR será Leodán González, quien dirigió el clásico del Clausura (terminó 0-0 y tuvo varias polémicas, entre las que se destaca el penal no cobrado de Trindade a García). Daniel Fedorczuk y Richard Trinidad serán los asistentes del VAR, que tendrá por observador Juan Cardelino. Carlos Pastorino será el Asesor de Árbitros.

Puros empates

«Será el cuarto clásico de mi carrera. Son bastante pocos para los años que llevo en Primera División», admitió Cunha en «Último al Arco». Y tiene razón, pues desde 2010 es árbitro de primera categoría.

Una de las razones de su poca experiencia clásica es la mala relación que ha tenido con Peñarol, al que estuvo más de un año sin dirigir por algunos errores que los aurinegros reclamaron a los cuatro vientos, llegando incluso a escribir una nota en la que afirmaban que no tenía nivel para participar de la Copa América Centenario, a la que terminó asistiendo.

Su estreno en clásicos se produjo en el verano de 2014, cuando arbitró el duelo de la Copa Bandes que terminó empatado 0-0. Nacional lo ganó 4-3 en los penales.

La primera oportunidad de dirigir uno oficial le llegó en 2015, cuando se encargó del partido del Apertura que terminó 1-1 con goles de Santiago Romero y Matías Aguirregaray.

Tuvo que esperar hasta este año para volver a ser convocado para el partido más importante del fútbol uruguayo. Fue a inicios de la temporada, cuando Nacional ganó la Supercopa por penales tras haber empatado 1-1 con Peñarol (los goles en el tiempo reglamentario fueron obra de Marcos Angeleri para los tricolores y el «Cebolla» Rodríguez para los aurinegros).

En el momento justo

Andrés Cunha contó que esta oportunidad le llega en un pasaje de su carrera en el que se siente en plenitud en todo sentido.

«Este clásico me agarra en una etapa de mi carrera de mucha mayor madurez. Me encuentro muy bien tanto física como técnicamente. Este año tuve la final de la Supercopa en febrero, y ahora me llega la posibilidad de hacer otro, esta vez con VAR», sostuvo.

Cunha conoce bien el sistema tecnológico que asiste a los árbitros, pues durante los últimos tiempos ha acumulado experiencias utilizando el VAR como árbitro principal o desde la cabina.

De hecho, quedó en la historia de los Mundiales en Rusia 2018, cuando en un Francia-Australia de la fase de grupos fue el primer árbitro en recurrir al VAR en el torneo de fútbol más importante que existe.

«Estoy bastante acostumbrado a esa herramienta. Me parece fundamental que haya un equipo de siete árbitros en lugar de cuatro. Y en particular, el equipo para este partido es fuerte», sostuvo.

Luego, contó que «debo andar alrededor de los 20 partidos como árbitro principal con el VAR. También hice unos cuantos estando en la cabina del VAR. En la Copa, Mundial y Mundial Sub 20».

Asimismo, admitió: «Es una ventaja haber estado el domingo en la cabina del VAR. Pude seguir los diálogos, ver las jugadas y estar en contacto con los compañeros que estuvieron en campo. Al ser tan poco tiempo entre una cosa y la otra me parece que ayuda mucho».

Sobre el encuentro que se jugará el domingo, se animó a decir que se parecerá poco al del miércoles, sobre todo porque uno de los equipos no tiene otra oportunidad.

«Es otro partido. Hay que ver qué resultado se está dando, pero tenemos claro que puede ser un partido definitorio o no. Va a ser una historia diferente, porque era un hecho que habría más partidos, y tendremos que estar atentos a todos los detalles y a los cambios que se vayan produciendo a lo largo del partido», cerró.

3 Comentarios
  1. alfredo alsamendi dice
    Bueno, se escuchan quejas por adelantado…
  2. Artime dice
    El tipico individuo funcional al sistema es muy sutil, es casi un cirujano de la palabra,este es el caso del que tecleo arriba, el sistema del futbol uruguayo esta repodrido mas claro echelen agua, y si te quejas se ponen de acuerdo y te acusan de generar violencia, generalmente los fucionales al sistema podrido son » Vamo arriba Uruguay» claro de la boca para afuera, llevenlen la guita al rey mientras el rey se caga de la risa de los giles que le levan la guita, torneos uruguayos donde los goles no te sirven para nada y se puede definir una copa uruguaya con CINCO partidos entre mismos equipos, no se dio esta posibilidad en esta temporada por poquito pero pego en el palo,si el domingo gana el equipo de Barrera en total esta definicion tendra CUATRO partidos , y de postre los flacos bolsillos uruguayos tendremos 45 noches de carnaval,
    1. alfredo alsamendi dice
      En primer lugar, nadie obliga a la gente a ir al Carnaval. Más allá que el Cranaval en un mes lleva más o menos la misma gente que el fútbol en todo el año. Y eso que el Carnaval viene en caída. Coincido en que este fútbol nuestro de cada día está corrompido y es inviable; que está todo hecho en función de dos equipos y se hace lo posible y lo imposible para que ningún otoor equipo rompa esa dicotomía. Las quejas que dije se oirían por adelantado se referían a las inevitables protestas de por qué designan a Cunha, y se quejarían igual si designaran a Súperman o al Guasón. Y lo de los goles es relativo. La clasificación a als copas internacionales es por saldo de goles (en caso de empate en puntos). Definir un título por saldo de goles corromperían más aún el fútbol. Cuántas goleadas por 14 o 15 goles de diferencia habría en las últimas fechas de ser así…Ha pasado en Brasil, Argentina, Paraguay, Alemania, España y en todo el mundo…Si Peñarol o Nacional necesitasen ganar por 9 goles en la última fecha (para superar a un cuadro chico, por ejemplo), quién duda que los convertirían fácilmente?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat