El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, intervino públicamente el 20 de enero con una dura crítica a Petróleos Mexicanos (Pemex) y al Gobierno anterior del país, que no hicieron nada respecto a las tomas clandestinas, como la de Tlalhuelilpan, donde se produjo una explosión a pesar de que estaban al tanto de ellasAMLO se enfurece: “Pemex y el Gobierno estaban secuestrados por una pandilla de corruptos”

1 951

“Pemex y el Gobierno en general estaban al servicio de gente sin escrúpulos, estaban tomadas las instituciones, secuestradas por bandoleros, por una pandilla de rufianes y corruptos”, afirmó el mandatario durante una rueda de prensa.

López Obrador subrayó que no habrá marcha atrás en su plan contra el robo de combustible: los involucrados en estos delitos no quedarán impunes.

“No luché, ni me apoyó la gente para estar aquí, para convertirme en alcahuete de corruptos, cero corrupción y cero impunidad”, subrayó.

“Si yo me entero de un delito, si un funcionario sabe de un ilícito, mi respuesta será: ‘Actúe, proceda'”, porque “tenemos que acabar con la impunidad”, enfatizó.

Según el presidente de México, no habrá protección de sindicatos ni líderes sindicales.

“Esto ya cambió y si hay investigaciones en contra de dirigentes, siguen su curso”, aseguró.

Asimismo, López Obrador se dirigió a los legisladores federales para que aprobaran la reforma que califica como delitos graves el robo de hidrocarburos, la corrupción e ilícitos electorales.

“La investigación está abierta, el fiscal de la República emitirá un dictamen cuando concluya y va a fincar las responsabilidades”, agregó López Obrador.

El mandatario añadió que se llevará a cabo una revisión de los ductos de Pemex para “limpiar el país”.

Mientras tanto, “para enfrentar la emergencia” de desabastecimiento de gasolina en el centro del país, incluida la capital, el Gobierno comprará 571 autotransportes cisternas por valor de 85 millones de dólares para distribución por carreteras.

Esos carrotanques tienen capacidad para distribuir poco más de 200.000 barriles diarios, a partir de marzo, que representa un 25 por ciento del consumo total del país, de 800.000 barriles diarios, detalló el mandatario.

A una pregunta por la falta de licitación pública de esa compra, López Obrador respondió que su administración eligió una compra directa en EEUU porque “si se hubiese lanzado una licitación normal habría demorado tres meses más la compra”.

El plan general contra el robo de combustible, apoyado por 10.000 efectivos militares y policiales fue actualizado con cuatro acciones básicas; la primera de ellas, “incrementar la vigilancia” en los oleoductos que son atacados por el crimen organizado que, según el presidente, ha penetrado también a Pemex.

En segundo lugar, las autoridades aumentarán la capacidad de transportación de combustibles para “tener márgenes de abastecimiento y poder combatir el robo en las tomas clandestinas”, porque en los últimos 30 años el sistema de oleoductos no fue modernizado, añadió.

La tercera línea de acción consiste en garantizar “bienestar para la gente”, y en cuarto lugar, “aplicar la ley acabar la corrupción e impunidad”, para lo cual el mandatario recorrerá personalmente unos 80 municipios a lo largo del ducto que suministra combustibles a la capital y zona metropolitana.

Las autoridades informaron que el suministro de gasolina tiende a la normalidad en el centro del país, que podría lograrse “en los próximos días”.

Excepto en los estados de Guanajuato (centro) y Jalisco (oeste), porque además del ducto siniestrado que causó la tragedia, otra tubería que suministra combustible a la ciudad de Guadalajara, segunda del país, fue saboteado en tres ocasiones el fin de semana.

El 18 de enero se produjo una fuerte explosión del ducto Tuxpan-Tula de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el municipio de Tlahuelilpan, en una toma clandestina para el robo de combustible. El trágico accidente mató a 89 personas y dejó unos 60 heridos.

También podría gustarte
1 comentario
  1. alfredo alsamendi dice
    La oposición a AMLO comenzó antes de que asumiera. Entre los delincuentes y mandamases anteriores (entreverados) trataron de llevarse todo lo que podían y lo que no, destruirlo. La derecha lo criticará por instalar una “crisis”…

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.