ENTREVISTAS EN TIEMPOS DE LA COVID-19Alex Davidovich: “El movimiento teatral independiente uruguayo es una maravilla”

El joven dramaturgo, actor y director respondió cómo la viene pasando en momentos en que el teatro aún no sabe bien cuando podrá funcionar con normalidad.

3 107

Entrar muy joven al mundo del teatro es un desafío y cumplir tres funciones en tu primer trabajo mucho más.

Dramaturgo, actor y director de uno de los espectáculos que llamaron la atención de público y crítica la pasada temporada: “Q.E.P-Despierte”, obra que le valió dos Nominaciones al Premio Florencio en las Categorías Revelación (autor y director) y Escena Alternativa. Un futuro prometedor para una generación que arremete con mucha fuerza y gran talento. Hoy responde a LA REPÚBLICA: Alex Davidovich.

El 13 de marzo entramos en una crisis sanitaria que trajo consigo el cierre de las salas de teatro. ¿en qué situación te encontró esta situación?

Cuando corría el día 13 de marzo, yo me encontraba en el otro lado del mundo, en Nueva Zelanda.
Para dar un poco de contexto: me encontraba allí debido a una oportunidad sin precedentes que se me había otorgado: fui seleccionado para la compañía de danzas urbanas de Kiel Tutin, uno de los bailarines y coreógrafos más influyentes del mundo (coreógrafo de Jennifer López, BLACKPINK, y muchos otros que son pilar en la industria de la música actual de nuestro mundo).
Con el pasar de un corto tiempo, debido al covid-19, fue inminente la clausura de nuestras prácticas de danza, por lo que básicamente, entre eso, el no tener trabajo, y mi deseo de retomar proyectos geniales que había iniciado en Uruguay, opté por regresar.

Cuéntame de tu vida dentro del teatro. ¿Cómo surge el deseo de escribir y que ese primer trabajo haya trascendido?

La verdad es que yo siempre digo que me considero un afortunado por ser poseedor de la certeza de que crear es, sin lugar a dudas, mi propósito en la vida. Y así lo ha sido siempre.
No es tanto algo que hago sino más bien algo que no puedo evitar hacer. Me es casi un reflejo el estar permeable constantemente a la creación; ya sea bajo la forma de un texto teatral, de un guión, de un personaje, de una coreografía ¡e incluso de un juego de mesa! Lo que sea. Nunca deja de sorprenderme la forma que va tomando aleatoria pero constantemente mi afán por crear. Y debo decir que me trae una felicidad que desearía que todo el mundo pudiese conocer.
De esta misma manera ocurrió con Q.E.P. Despierte, mi primera obra de autoría y dirección. No hubo un hecho concreto que disparara el deseo de crearla, sino que se fue escribiendo sola por el imperioso deseo de poner sobre la mesa mensajes y cuestiones que desde hace años estaba deseando gritarle a la humanidad.

¿En qué posición te encuentras ahora? ¿Proyectos para la vuelta?

Actualmente me encuentro desarrollando cambios para la tan esperada Segunda Temporada de Q.E.P. Despierte, pero en paralelo estoy montando un show de danzas urbanas, el guión para una serie de televisión y un cuento de fantasía basado en los dioses y en el deseo.
Es como si necesitara de lo creativo para poder sentir que mi vida continúa en movimiento, y como buen ansioso, necesito estar en movimiento siempre.

Hay un conflicto grande, teatros prontos a abrir pro aún mucha gente sin trabajo, ¿tu fuente de ingresos es el teatro? Y si no es así ¿imaginas lo que significa tener tu fuente de ingresos blindada?

Honestamente mi fuente de ingresos no es únicamente el teatro, ya que lamentablemente considero inviable el poder mantenerme de esa manera si quiero lograr determinada calidad de vida. Lo cual es una verdadera lástima, ya que uno se termina encontrando en el eterno predicamento de prácticamente tener que “pagar para hacer lo que le gusta”, como si el teatro no fuese, entre miles de otras cosas, aún más terapéutico que esas sesiones con el psicólogo cuyo valor nadie cuestiona.

¿Como ves al movimiento teatral independiente?

Lo considero una maravilla, no solo porque es la manera para muchos (en los que me incluyo) de poder exponer sus proyectos y tener una voz puesta sobre un escenario, sino que además es la puerta para que los uruguayos puedan nutrirse de distintas mentes creativas que no integran las escuelas o instituciones fijas ya conocidas.
Siempre se puede obtener algo bueno de escuchar otras voces, y cuando dejamos de hacer eso es que nos estancamos en un tiempo que ya no nos corresponde.

Tu perteneces a una generación nueva dentro del teatro, ¿qué cosas cambiarías y cuales dejarías igual?

Comenzaré por lo que cambiaría. Por utópico que parezca, anhelo el día en que el gobierno y la sociedad toda comprenda al teatro como lo que es: un agente de cambio y de libertad, un componente, por decir lo mínimo, necesario para dar vida a mensajes, opiniones y verdades que no pueden ser manifestadas de otra manera.
Lo que destaco y deseo que no perdamos nunca, es la fuerza y la pasión con la que los teatreros defienden su labor, su entrega y su esfuerzo. Sin este factor, no sería descabellado decir que habría poco teatro en nuestro país, ya que a nadie le es sencillo desarrollarlo. Pero por suerte, está la lucha, la pasión por crear, por decir y por gritar que sobre pasa el obstáculo constante que significa hacer teatro en Uruguay.

¿Cuándo consideras que un espectáculo se convierte en un éxito? ¿Hay alguna fórmula?

Esta pregunta es compleja de responder, ya que depende del concepto de éxito que cada uno o cada una maneje.
Llámenme romántico, pero en lo personal considero que una pieza teatral, así como cualquier otra cosa, es un éxito en el momento en que se transforma o significa algo positivo para quien lo hace y/o lo recibe. Ya sea bajo la forma de una crítica, de una música que nos emociona en ese preciso momento y nos recuerda nuestra humanidad, o una simple porción de escena que a aquel o aquella dentro de la multitud le hizo acordar con tanta vivacidad a las tardes con su abuela que ya no está; y con eso su vida ya no es la misma, ya no es igual.
A lo que me refiero es a que todo aquello que forme parte de un cambio positivo en el mundo ya es en sí mismo exitoso, sin importar la escala ni la medida. Porque ¿qué más necesitamos? o mejor dicho ¿qué necesitamos más que eso?
Dicen que cambiar a una persona es cambiar al mundo, porque hay un mundo dentro de cada persona. Y yo creo que cuando el teatro logra eso de forma positiva, ya podemos considerar que estamos ante la presencia del éxito.

También podría gustarte
3 Comentarios
  1. Rcardo dice
    E l buen manejo de la pandemia por el gobierno ha hecho que se vuelvan a abrir las salas.Nuestro agradecimiento al presidente por el subsidio que a permitido que se haya podido llevar muy bien la suspension de las funciones.#gobierno.#actores unidos.
    1. Ale dice
      Rcardo, es irónico no??? A una ínfima cantidad de trabajadores de la cultura le tocó el subsidio! Además fue por dos meses y de poco más de 6000 pesos por mes. Vos vivís con esa plata por mes? En serio agradeces esa limosna casi insulto?
  2. Alfo dice
    Interesante el tema pero a bajarse del pony!! Cuánto egocentrismo… Y cada semana peor con las faltas de ortografía. Revisan los artículos antes de publicarlos?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat