Informe semestralAjustes de cuentas al tope de lista de homicidios en 2013

Los ajustes de cuentas entre delincuentes representan el 32% del total de homicidios entre enero y junio de este año, según un informe del Ministerio del Interior que presenta una disminución de estos delitos a igual período del año pasado.

0

La cantidad de homicidios en el primer semestre del año presenta una ligera disminución respecto a igual período del año pasado, según el último informe del Observatorio Nacional sobre Violencia y Criminalidad del Ministerio del Interior (División de Estadísticas y Análisis Estratégico) al que tuvo acceso LA REPÚBLICA. En los primeros seis meses del año se consumaron en todo el país 136 homicidios, 6 más que en enero-junio del año anterior, lo que implica una variación de -4,2%.

Discriminado por “motivo aparente y circunstancias precipitantes”, los asesinatos debidos a conflictos entre criminales figuran en el primer lugar con 32% del total de homicidios, seguido por las muertes ocasionadas por rapiña, copamiento o hurtos (22%). En el tercer lugar aparecen las muertes producidas como consecuencia de violencia intrafamiliar, con 16%. Le siguen los homicidios consumados por agresión sexual o violación con 1% y con el mismo guarismo las muertes por conflictos por deudas o motivos económicos. En el estudio figuran con 4% los homicidios ocasionados por motivos diferentes a los señalados y con 13% las muertes cuyos motivos aún son desconocidos.

Según el informe, “en lo fundamental, el patrón para la primera mitad del año es de estabilidad en el comportamiento de este tipo de delitos con respecto al año pasado. Aun cuando esta estabilidad (que podrá o no mantenerse durante el resto del año) se produce en niveles que pueden ser considerados relativamente altos para la tendencia histórica del país, la cifra correspondiente a los primeros seis meses de 2013 no difiere apreciablemente de valores que se han registrado en el pasado”. En ese sentido, señala, durante 1998, se produjeron 140 homicidios, entre enero y junio (4 más que en 2013) y 130 durante 2002 (6 menos). El informe señala que “sin pretender restarle trascendencia al problema, se debe tener presente que la tasa de homicidios de Uruguay (8 por cien mil) –(NdR: la tasa para Montevideo es de 11,5 por cien mil)- no solo está entre las más bajas de América Latina y el Caribe, sino que es, asimismo, apreciablemente inferior a la de decenas de ciudades importantes con niveles de desarrollo económico muy superiores”.

Consultado por LA REPÚBLICA, el ministro del Interior Eduardo Bonomi manifestó que “el ajuste de cuentas entre delincuentes se mantiene como el principal componente del número de homicidios en todo el país”. “Esto implica que la gente que está vinculada al mundo del delito tiene más riesgo de morir violentamente. Por el contrario, la gente común, que trabaja, estudia, etc., tiene un riesgo menor” de muerte en esas circunstancias, agregó.

Empero, el secretario de Estado precisó que hay un pequeño aumento de la violencia vinculada a otros delitos, los delitos, no solo los asesinatos. “Estamos en el continente más violento. En Uruguay, hay gente que cae que pertenece a otros países y que vienen promoviendo formas más violentas: hoy están recogiendo lo que sembraron. En el caso de los homicidios, advertíamos hace dos años sobre la cantidad de heridos de la cintura para abajo como una forma de ajuste de cuenta y decíamos que el día que se eleve el punto de mira, habrá más muertes. Bien, eso es lo que está pasando ahora”, indicó.

De acuerdo con el informe, los homicidios considerados desde el punto de vista de las circunstancias precipitantes muestran un predominio de los incidentes que tienen tanto víctimas como autores con antecedentes penales (32% de las víctimas de homicidio poseía antecedentes penales y del total de víctimas de sexo masculino, 41% salió de alguna sede judicial con antecedentes).

En muchos casos, a su vez, está documentada la vinculación con la comercialización y/o el consumo de estupefacientes de la víctima, el autor, o ambos. En el primer semestre,

respecto a los medios empleados para cometer los homicidios, el informe recalca una “muy alta participación de armas de fuego (6 de cada 10 muertes a nivel nacional)”. Por otra parte, señala que la proporción de homicidios cometidos con armas de fuego en Montevideo “es todavía más alta, alcanzando casi el 70% o 7 de cada 10 muertes”.

“Estos porcentajes de homicidios con armas de fuego contrastan con lo que ocurre en la mayor parte de los países de Europa Occidental y Europa del Norte (que tienen muy pocos homicidios en relación a su población), y es similar a lo que ocurre en países que son potencias desde el punto de vista de la producción de armas y cuyos niveles de homicidio son los más altos entre las sociedades occidentales industrializadas”. Por ejemplo en Inglaterra, subraya el informe, la proporción de homicidios cometidos con armas de fuego no supera el 10% del total de homicidios.

Participación de adolescentes

Los homicidios con participación de adolescentes en carácter de autores muestran una “disminución apreciable” respecto de la primera mitad del año pasado, pasando de 24% a 17% de los homicidios aclarados. Tal vez, señala el informe, en dicho guarismo haya influido la imposición de penas mínimas más altas para algunos delitos graves cometidos por adolescentes. Empero, al mismo tiempo advierte que esta posibilidad debe analizarse con precaución.

Rapiñas

Sobre las denuncias de rapiñas, los datos del primer semestre del presente año “marcan un incremento de alrededor de un 8%” (8.011 en 2012 y 8.664 en 2013). Si bien no es posible afirmar nada respecto a los meses futuros, el informe sí sostiene que dicho incremento “parece interrumpir la consistente tendencia a la desaceleración que esta modalidad delictiva venía mostrando desde 2011”. Si bien se advierte que con la información disponible aún es prematuro extraer conclusiones definitivas, el Observatorio ensaya algunas interpretaciones preliminares.

“Cabe pensar que, al menos en parte, el incremento podría responder a un efecto de desplazamiento derivado de cambios en la composición de la masa de denuncias de rapiña”, señala el informe. Esto es que, “si bien el total general de denuncias de este tipo aumentó, el aumento no ha sido uniforme a través de las distintas categorías y modalidades de rapiña”. En ese sentido, señala que “las rapiñas más lucrativas (las que tienen como víctimas a establecimientos comerciales y unidades del transporte público) han disminuido respecto de igual período del año pasado”. Esto indicaría, agrega, que “como consecuencia de la creciente adopción de medidas de seguridad por este tipo de víctimas (cámaras, alarmas, guardias de seguridad, etc.), su vulnerabilidad a este tipo de delitos está disminuyendo (en forma análoga a lo ocurrido en el pasado con las instituciones financieras)”. En consecuencia, según el Observatorio, las rapiñas dirigidas contra este tipo de blancos podrían haberse desplazado hacia víctimas más vulnerables (transeúntes, menores de edad) pero también menos redituables. Este desplazamiento “podría estar determinando la necesidad de cometer más delitos como forma de compensar el menor ingreso derivado de cada uno”.

Hurtos

Sobre los hurtos, el informe muestra un comportamiento muy similar al del año pasado (-0,1%)  y levemente por debajo de los valores correspondientes a los de 2011 y 2010. Concluye que esta permanencia general a lo largo de cuatro años sugiere que esta modalidad delictiva ha entrado en una fase de estabilización. En cuanto a los delitos de copamiento, se verifica una variación de -5,1% respecto al año pasado (de 59 a 56). Asimismo, hubo una disminución de los delitos de abigeato (de 862 casos en 2012 a 508 en 2013).

 

Bonomi: “No hay más corrupción, se ve más porque se la combate más”

¿Está alcanzada la meta de tener una mejor Policía para combatir a una nueva delincuencia?

Cuando llegamos al Ministerio nos encontramos que tenía un despliegue de los años 40, una tecnología de los años 60 y también una antigua forma de organización. Ya lo hemos dicho. Y teníamos una delincuencia que estaba y está operando de forma nueva y con nuevos motivos. Una Policía vieja no la podría combatir. Había que cambiar la tecnología, lo hemos hecho, había que cambiar la estructura de la Policía, lo hemos hecho, de fortalecer el aspecto preventivo desarrollando la Policía Comunitaria como tarea principal de las comisarías y desplazando hacia las zonas la parte operativa, lo hemos hecho. También hay más y mejor equipamiento, vehículos, armamento, tecnología, imprescindibles para combatir a una nueva delincuencia. Lo hemos hecho. Hay algo muy fuerte en el Uruguay que es por qué vamos a cambiar si siempre se hizo igual. En el mejor de los casos, ha habido resistencia y tal vez se deba a eso. Pero también los cambios que hemos instrumentado hacen que se pierdan posibilidades de hacer dinero por izquierda. Por tanto, la reestructura y la incorporación de tecnología debe y está siendo acompañada por el combate a la corrupción.

Hoy aparecen muchos más hechos de corrupción, pero yo creo que no ha aumentado, ha disminuido; sí aumentó el combate  a la corrupción. Es decir, no aparece porque haya más, aparece porque se la combate más, sale a la luz lo que estaba pasando

Usted ha dicho que la corrupción policial compromete a la seguridad pública

El combate a la corrupción forma parte del combate a la inseguridad. Estamos hablando de 250 y 300 bajas policiales y la mayoría por hechos irregulares. Ahora está planteada la posibilidad de que exista la declaración jurada en todos los niveles, a los efectos de considerar la corrupción como delito precedente del lavado de activos y pueda investigarse con un juez el origen de los bienes a partir de la declaración jurada. Es una cosa de acá para adelante, no va a corregir para atrás, pero de acá para adelante si hay modificaciones, van a quedar a la vista si hay hechos de corrupción.

¿Qué cabe esperar de aquí en más, cuáles son las expectativas en cuanto a resultados?

Lo que se ha hecho hasta ahora apunta a una mejora para que una Policía distinta tenga mejores resultados. Yo creo que ya tenemos una Policía distinta, aunque todavía falta, creo que en algún momento se tienen que empezar a ver los resultados. Esta Policía es mucho más efectiva. Así como han aparecido elementos de corrupción que yo insisto no aumentaron, se ve también, se ven elementos alentadores. El operativo del otro día, por ejemplo, que termina con la incautación de media tonelada de marihuana, un avión, dos camiones, varios vehículos, armas, dinero, varios detenidos. Un operativo que insumió mucha gente y meses de trabajo. No se filtró nada. Eso es muy alentador. Y como ese, ha habido varios operativos, no ha tenido la misma difusión que este y que tampoco se filtró nada. Eso es alentador.

Aumentan delitos de poca cantidad de dinero

Del informe surge un aumento de rapiñas, ¿pudo haber influido el cambio de autoridades a partir de mayo?

Nosotros tenemos claramente constatados que en el 2º semestre del año pasado, durante cuatro meses consecutivos bajaron los delitos. Subieron en noviembre y diciembre pero muy poco, y en enero, febrero y marzo de este año bajaron las rapiñas. En abril, mayo y junio de 2013 subieron las rapiñas. Ahí se produjo el cambio del jefe de Policía. Nosotros entendemos que está trabajando muy bien, con muy buena orientación y bueno, hay que ver qué ha pasado, si no hay algún elemento irregular.

Hay otro elemento que puede ser contradictorio con esa lectura. Hace tiempo que vienen disminuyendo las rapiñas a lugares donde se puede robar mucho dinero. Cuando nosotros asumimos en 2010, había mucha rapiña a bancos; hoy casi no las hay. Aumentaron posteriormente las rapiñas a supermercados o a comercios donde se acumulaba dinero, pero bajó también. Y aumentó la rapiña a transeúntes, que a veces es por muy poco dinero, por $50 por $ 100, entonces el que se dedica a eso no se dedica a una, se dedica a varias para poder hacer un monto mayor; eso lleva a que aumentan y cambian la modalidad.

Cambios

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.