Adriana Fontán Andreu, maratonista a los 55 años

Tiene dos hijos, y eligió la maratón como forma de vida.

0 308

En notas pasadas hice referencia a todas las posibilidades que nuestra rambla ofrece para realizar diferentes deportes.

Por eso hoy me trasladé hasta Solymar, lugar donde trabaja Adriana Fontán, que con 55 años dedica su vida a la maratón.

Adriana, como ya mencioné tiene dos hijos -Ignacio y Dahiana- ella comenzó a los 51 años con su sueño de ser maratonista y todos los días recorre en bicicleta 25 km, que es la distancia que separa su casa en Punta Carretas -más específicamente desde las calles Canelones y Bulevar Artigas- hasta su lugar de trabajo en Solymar.

Ya ha corrido dos maratones, la primera la Maratón de Montevideo en 2018 y en 2019 la Maratón de Río, realizando 42,195 kilómetros.

Adriana sabe de la necesidad de un buen entrenamiento para lo cual trabaja realizando mucho fondo, mucha pierna y la zona media, además de tener mucha paciencia, constancia, voluntad y mucho amor por el deporte. Cuida mucho de su alimentación, aunque asegura comer de todo, la basa mucho en la fruta, cereales, avena y mucha agua.

Se le nota mucho su empuje y su constancia en lo que hace, se levanta todos los días un poco antes de las seis de la mañana, baja hasta la rambla a trotar un poco -además de tomar un poco de sol-, vuelve a su casa, se da un baño y como todos los días toma su bicicleta y arranca sus 25 km rumbo a Ciudad de la Costa.

Aunque este año no está segura de poder intervenir en alguna maratón, no lo tiene totalmente descartado, tiene el sueño de poder viajar a Chile o a la Patagonia, poder recorrer diferentes lugares y dentro de sus posibilidades realizar una maratón por año en el exterior.

Adriana Fontán es un ejemplo de que todo se puede y ella misma nos deja una recomendación: «Yo les digo a todas las personas, que se animen, que salgan, que sean felices, que hagan los que les guste. Eso es lo importante, porque yo me siento feliz todos los días disfrutando de lo que hago».

Esta nota fue hecha como un ejemplo de vida.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.