ENTREVISTA EN TIEMPOS DE COVID-19Adriana Do Reis: “Queremos que se reconozca que somos artistas y trabajadores”

La actriz uruguaya responde a LA REPÚBLICA cómo la lleva en estos tiempos de «Resistencia desde el teatro».

Una actriz de grandes virtudes actorales y una exquisita persona, con alto grado de compañerismo y solidaridad con sus pares es Adriana Don Reis. Nos ha representado en el exterior con mucho éxito y ha visto interrumpida su carrera por esta crisis sanitaria. No bien esto se solucione, volverá al ruedo para deleitarnos con su arte.

Vamos a hacer un poco de historia, ¿cómo surge el teatro en tu vida?

El teatro siempre estuvo en mi vida: desde aquella niña que estudiaba declamación con la adorable Nella Calo, actriz maravillosa y mejor docente; desde el no poder dar la prueba de ingreso a la EMAD por no tener aprobada la maldita Matemáticas de 5º, en años duros para nuestro País. Lo que lloré no está escrito. Me enojé un tiempo con mi ser artista. Terminé bachillerato, luego Facultad de Derecho y cuando quise entrar a la EMAD la edad me lo impidió al límite. Empezaron entonces los talleres de todas las disciplinas –además de cursar la Escuela de la inolvidable Mary Da Cunha-con maestros increíbles, que me permitieron estar presente en el escenario con el mayor bagaje posible, porque la vocación seguía intacta. Según nuestra común amiga Fabi Charlo, ¡soy de las colegas que más talleres hago y es cierto!, porque más allá del oficio que uno adquiere con la experiencia en cada trabajo que realiza, está lo inagotable de querer aprender con y sin h. Cada proyecto teatral es un gran taller y estoy agradecida de todos y cada uno de Directoras/es que me han dado trabajo, así como los elencos con los que he compartido tablas. Privilegio.

Estamos en crisis sanitaria debido a la Covid-19, lo que hizo que se suspendiera “Frida” en el ciclo “Ellas en la Delmira” y en el ciclo de Monólogos del Anglo, ¿cómo se van a solucionar estas cuentas pendientes?

El 13 de marzo, estaba en la sala Delmira del Teatro Solís, pronta para salir a escena con “Nosotras en Brum”, espectáculo que integraba el ciclo Ellas en la Delmira: La función empezaba a las 20 horas, y a esa hora nos dijeron que no habría función… y así quedamos el público en el hall, nosotras en camerino, y todo el equipo en cabina, suspendidos, atónitos. Si me permitís un agradecimiento especial a todo el equipo de trabajadores del Teatro Solís que estuvieron conteniendo esa situación inesperada con un compromiso inolvidable. También se suspendió el Ciclo de Monólogos en el Teatro del Anglo, en el que participaríamos con FRIDA, seguramente los entrañables compañeros que dirigen la sala están haciendo todo para retomarlo.

La Ley del Teatro, ¿la ves como un hecho real en estos momentos?

La Ley es un hecho real en sí mismo por estar aprobada, pero lo que dificulta muchísimo en estos momentos es que no esté reglamentada lo que significa que no esté integrado el Consejo Nacional Honorario del Teatro Independiente, que estipula la Ley, ni se tiene una partida dentro del presupuesto nacional.
Ahora dependemos de que el parlamento tenga la sensibilidad y el compromiso de llevar adelante las etapas que faltan para que se haga efectiva. Hoy es más necesaria que nunca, es la mejor herramienta que tiene el MEC, entre otras cosas porque abarca a todo el País.

Los artistas son trabajadores, ¿esperaban una ayuda del Estado para tanta gente que vive sólo de esto y está atravesando momentos muy difíciles?

Lo más difícil es que se comprenda, se acepte y se considere es que somos trabajadores. Artistas y trabajadores. En este momento integro el Consejo Directivo de SUA, con compañeros tan solidarios como queribles y funcionamos en régimen de reunión permanente, atendiendo las necesidades de la colectividad artística (socios y no socios), con el mayor esfuerzo y responsabilidad. Trabajamos con el Departamento de Cultura de la Intendencia de Montevideo, quienes han entregado dos partidas de fondos, la primera se otorgó a personas, la segunda a Escuelas de Teatro. Sabemos que no soluciona la situación, pero ayuda a seguir adelante. Por otra parte, se está trabajando con ATI para presentar una solicitud de ayuda a todas las Intendencias que contemple a los artistas de todo el Uruguay. En cuanto al MEC hemos tenido comunicaciones con las nuevas autoridades y actualmente se está poniendo el foco en el regreso a la actividad (compra de entradas, protocolos de salas, escuelas). El Comedor de SUA sigue funcionando (entregando las viandas a domicilio), así como la entrega de canastas en forma permanente. Trabajamos en conjunto con la Caja de Socorro y el Comité de Emergencia que se formó, con colegas que se sumaron a la tarea en este sensible momento. Aprendizaje todo el tiempo, y sin duda la unión de todos los que componemos el colectivo artístico es de las condiciones más necesarias e importantes para que se vuelva a levantar el telón.

¿Cómo ves el día después?

Aún no lo puedo visualizar. Lo que sí estoy convencida que para ese “día después” más que nunca deberá estar presente el respeto, el compromiso, la solidaridad, para que todos podamos recuperar nuestras legítimas fuentes laborales. ¿Es una utopía? No, no lo es, es confianza en que eso somos.

Una anécdota de tu extensa carrera que nos puedas contar

Sin duda las mayores anécdotas las tengo con Frida, que este año cumplimos 15 años. Somos buenas compañeras de viaje y por tanto nunca dejamos una función sin hacer, incluso cuando tuvimos un apagón general en la Zavala Muniz, seguimos a vela, o una caída de una torre de focos de luz en Rivera, que, contando con la complicidad del público maravilloso para solucionar el problema y seguir contando su historia, la función no se paró. Gerardo Bugarín, en su rol de Director, y Raúl Acosta, en tanto que diseñador y técnico responsable, no daban crédito de lo que sucedía, dudaron de mi cordura. Ahora que me acuerdo, a cada uno que colaboró le fuimos prometiendo una tequilita…hay que volver.

¿Un personaje que gustaría interpretar, esas mujeres que quedan pendientes en la carrera?

Blanche DuBois, de Un tranvía llamado deseo, estuvimos cerca con mi gran amigo Sergio Pereira, hace unos cuantos años, pero nos cambiaron las circunstancias y no pudo ser. El personaje que estoy segura que quiero hacer es el próximo. Ya hay proyectos maravillosamente desafiantes, que están esperando pista, me tomaré un paréntesis así que espero volver con todo en un par de meses. Soy una agradecida.

2 Comentarios
  1. Elcacho dice
    Eso es fácil ! Mostrános la argolla y te reconocemos !

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat