Acusan a primer ministro británico de jugar con el futuro de Europa

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, consideró ayer que con sus obstáculos en las negociaciones del Brexit, el primer ministro británico, Boris Johnson, está jugando con el «futuro de Europa y del Reino Unido».

0 60

Tusk publicó en su cuenta de la red social Twitter: ‘Boris Johnson, lo que está en juego no es ganar un estúpido juego de cruce de reproches. Lo que está en juego es el futuro de Europa y del Reino Unido, así como la seguridad e intereses de nuestros ciudadanos’.

«No quieres un trato, no quieres una prórroga, no quieres revocar, ¿Quo vadis?», escribió además el político polaco, en un mensaje directo al jefe del Ejecutivo británico, solicitándole más claridad sobre sus planes.

Los contactos técnicos entre los equipos negociadores continúan en Bruselas en busca de una solución. La UE consideró insuficiente la última oferta de Londres para salvar los escollos existentes, vinculados, sobre todo, a la salvaguarda irlandesa.

Aunque la directiva del bloque comunitario se resiste a fijar un plazo último para cerrar un acuerdo a tiempo que evite la ruptura caótica el 31 de octubre, ha fijado la celebración de la cumbre europea de los próximos 17 y 18 como el punto de no retorno.

Este martes, fuentes de Downing Street, citadas por la prensa local, aseguraron que la canciller federal alemana, Angela Merkel, advirtió al Primer Ministro británico que es ‘improbable’ alcanzar un acuerdo de Brexit si no hay más concesiones por parte de Londres.

Precisó que durante la conversación telefónica, que tuvo lugar esta mañana, Merkel dijo a Johnson que un acuerdo es «abrumadoramente improbable», a menos que Reino Unido acepte mantener la provincia británica de Irlanda del Norte en una unión aduanera con la UE.

Por el momento el gobierno alemán no dio su versión del diálogo.

La semana pasada, Londres presentó al Ejecutivo europeo su esperado plan de divorcio y pidió a sus 27 socios que hicieran concesiones para llegar a un acuerdo. De lo contrario, Johnson prometió retirar a su país de la UE el 31 de octubre de forma abrupta.

El bloque comunitario, por su parte, calificó como ‘problemáticos’ dos puntos de la propuesta británica: la necesidad de controles aduaneros entre Irlanda (país de la UE) e Irlanda del Norte (provincia británica) y el veto acordado al parlamento autónomo norirlandés.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.