PURA VIDAAceite de coco: propiedades, beneficios, usos y todo lo que debes saber de este superalimento

Su contendió es de cerca del 90% de grasas saturadas. Es resistente a la oxidación y es muy usado en cosmética y cocina.

El coco (Coconut nucifera) es una fruta tropical deliciosa de la cual se aprovecha prácticamente todo. Debido a sus numerosas propiedades terapéuticas y beneficiosas para la salud, está considerado como un superalimento y está cobrando cada vez más importancia en el mundo occidental.

¿Qué es el Aceite de coco?

El aceite de coco o manteca de coco, como le llaman también, es una sustancia grasa extraída de prensar la pulpa del coco.

Su contendió es de cerca del 90% de grasas saturadas. Es resistente a la oxidación y es muy usado en cosmética y cocina.

Desde hace unos años causa furor tanto entre las celebrities de Hollywood como en los cocineros más famosos del planeta, así como en maquilladores y nutricionistas. Pero no solo eso, además el aceite de coco es la estrella de muchos recetarios y tutoriales de Internet que circulan por todo el planeta… ¿Pero, a qué se debe este furor?

Lejos de ser una moda temporal o un producto de fama pasajera, el aceite de coco ha venido para quedarse, y es que este aceite vegetal tiene gran variedad de aplicaciones, tanto dentro del mundo de la cosmética (bases de maquillaje, mascarillas naturales para el pelo o tratamientos para la piel), la gastronomía (elaboración de cócteles o repostería) como en usos medicinales y para tratamientos terapéuticos.

Los diferentes tipos de aceite de coco que podemos encontrar

Para empezar, es necesario saber qué tipos de aceite de coco tenemos a nuestra disposición. A la hora de hablar del mismo, es recomendable tener en cuenta esta consideración, y es que según su utilidad o aplicación, debemos pensar en cuál nos conviene más.

Aceite de coco virgen extra, multitud de beneficios

Por un lado está el aceite puro, sin tratamientos ni procesos de ningún tipo. El aceite de coco vírgen extra es perfecto para utilizar como producto alimenticio, ya que conserva todos los atributos de esta fruta tropical, como son el hierro, el potasio, la vitamina C, o el de sobra conocido ácido fólico (muy bueno para la sangre o durante el embarazo.

El mejor aceite de coco es el puro, sin refinar, extraído de cocos de producción orgánica para evitar cualquier tipo de contaminación (bueno, casi cualquier tipo porque si el aire transporta contaminantes, y los vientos vienen de la ciudad al campo, incluso un cultivo agrícola puede estar contaminado, en alguna proporción).

El puro, aceite de coco virgen extra y sin refinar, es ideal para todos los usos, incluyendo el alimentario. Sin embargo, para la piel y el cabello se puede utilizar el refinado, con un buen resultado y ahorrando algo de dinero, ya que es algo más barato.

Aceite de coco refinado, más aplicaciones pero menos propiedades

Al procesar industrialmente el producto, le quitan el sabor y el olor natural a coco. En este caso se aprovechan otras propiedades como puede ser, en el campo de la cosmética, el aportar suavidad y textura agradable a las cremas.

Debido a su viscosidad, podemos encontrarlo refinado y convertido en mantequilla, como base para las barras reconstituyentes para labios o algunas cremas tapa poros.

Su finalidad es realzar o aportar las cualidades de otros elementos y se emplea mayoritariamente en el terreno industrial.

Propiedades del aceite de coco

El aceite de coco para adelgazar: ayuda a perder peso y quemar grasas

Un 90 % de las grasas que contiene el aceite de coco son grasas saturadas, en concreto, triglicéridos de cadena media.

De acuerdo con un estudio, los triglicéridos de cadena media pueden aumentar el consumo energético diario hasta un 5 % (120 calorías), lo que a largo plazo puede provocar una pérdida de peso considerable.

Asimismo, la metabolización de estos ácidos grasos produce unos compuestos químicos, llamados cuerpos cetónicos, los cuales tienen un efecto reductor del apetito que también puede resultar en una disminución de peso a largo plazo.

Por otro lado, el aceite de coco también parece ser muy eficaz a la hora de reducir la grasa que se acumula en el abdomen y alrededor de los órganos.

Existen dos estudios realizados en hombres y mujeres obesos donde se ha demostrado que el consumo diario de 30 ml de aceite de coco reduce el perímetro abdominal y el índice de masa corporal.

El aceite de coco aumenta el colesterol “bueno” y disminuye el “malo”

Según diversos estudios, las propiedades del aceite de coco ayudan a reducir los triglicéridos, el colesterol total y el colesterol LDL (malo) y eleva los niveles de colesterol HDL (bueno).

Además, también provoca una mejora en los factores de coagulación sanguínea y los antioxidantes. Todo esto se resume en una diminución de los factores de riesgo de enfermedades cardíacas.

Hay que destacar que durante la realización de estos estudios, la disminución de grasa abdominal solo se debió a la ingesta de aceite de coco, pues no se redujo el consumo de calorías ni se incorporó ejercicio físico.

El aceite de coco reduce los ataques epilépticos y los síntomas del Alzheimer

Los cuerpos cetónicos que se producen al metabolizar los triglicéridos de cadena media ayudan a reducir las crisis en niños que padecen epilepsia.

El elevado contenido de ácidos grasos de cadena media presente en el aceite de coco favorece la concentración de cuerpos cetónicos en el organismo y lo convierte en una terapia muy eficaz en el tratamiento de la epilepsia refractaria a los fármacos.

Por otro lado, en un estudio realizado en 2006, el consumo de triglicéridos de cadena media provocó una mejora inmediata en las funciones cerebrales de pacientes con Alzheimer leve.

Parece que esta enfermedad se debe a una reducción en la capacidad de convertir la glucosa en energía en ciertas partes del cerebro y, de acuerdo con varios investigadores, los cuerpos cetónicos podrían ser una fuente de energía alternativa para las células cerebrales.

El aceite de coco puede matar patógenos

Cerca de la mitad de las grasas presentes en el aceite de coco son ácido láurico, un componente con propiedades antimicrobianas que mata eficazmente los patógenos como las bacterias, los virus y los hongos.

Además, cuando nuestro organismo digiere el aceite de coco, se forma un monoglicérido llamado monolaurina, también con propiedades antimicrobianas.

Como producto cosmético

Algunos estudios han demostrado que el aceite de coco puede mejorar la hidratación de la piel y aumentar el contenido de lípidos de esta.

Además, de acuerdo con otros estudios, el aceite de coco puede servir como protector solar y capilar.

Asimismo, gracias a sus propiedades antimicrobianas puede usarse como enjuague bucal, matando las bacterias de la boca, reduciendo el mal aliento y, por tanto, mejorando la salud bucal.

Acondicionador natural del cabello

Su composición penetra con facilidad en el pelo y actúa con mayor eficacia que muchos acondicionadores artificiales, además de conseguir hidratar el cuero cabelludo, también los minerales que contiene ayudan para evitar su caída prematura. Las propiedades del aceite de coco están muy valoradas en el campo de la cosmética y muchos productos de belleza lo tienen entre sus componentes.

Hidratante de la piel

Para quien sufre de sequedad en las manos o tiene problemas en la piel o los labios, es un remedio casero infalible, ayuda a la hidratación y calma el picazón por eso es tan usado en muchas cremas.

Ayuda a la cicatrización

Tras una contusión, herida o quemadura, las cualidades naturales del aceite de coco actúan de forma muy eficaz. Primero proporcionan un alivio sintomático inmediato, hidrata la zona y no permite que la quemedura quede expuesta al crear una barrera protectora y gracias a los minerales que contiene ayuda a cicatrizar y regenerar el tejido dañado.

Desodorante natural

Si no te gusta utilizar productos químicos y embadurnar tu piel con alcohol, el desodorante más eficaz que existe es la combinación de polvo de almidón de maíz, bicarbonato de sodio y unas gotitas de este aceite natural para dar un agradable perfume. Pruébalo, el resultado es sorprendentemente efectivo y económico.

¿Cuáles son los usos del aceite de coco más frecuentes?

Como tiene tantas propiedades, el aceite de coco se emplea en un sinfín de campos diversos, aquí te mostramos algunos de los usos que tiene, algunos de ellos sorprendentes:

Aceite de coco para quemar grasa abdominal

Puede sonar a remedio mágico, pero no, uno de los usos más extendidos del aceite de coco se basa en la estupenda combinación de ácidos que posee, lo que lo hace ideal para incentivar cambios en el metabolismo.

Diversos estudios demuestran que su uso dentro de la dieta ayuda a quemar grasa acumulada principalmente en la zona abdominal, una zona bastante difícil a la hora de adelgazar y en la que cualquier ayuda es poca si necesitamos quemar grasa.

Esto es por que otorga elementos que ayudan en la oxidación de las grasas y estimula al cuerpo a consumir estas reservas energéticas, según lo publicado en “International Journal of Obesity” en el año 2003.

Aceite para masajes

Simple pero efectivo, su textura y su aroma son muy agradables para dar masajes, además aporta un factor añadido hidratando la piel.

Para la hidratación de barbas o para después del afeitado

Una forma natural y muy efectiva de tratar las barbas pobladas es aplicar con frecuencia un aceite de coco después de lavar y peinar suavemente. También es útil para los que rasuran su rostro, ya que unas friegas con este aceite calman la irritación y ayudan a recomponer la piel de cualquier pequeño corte.

Para quitar tapones y molestias en los oídos

Unas gotas de este aceite ligeramente tibio durante unos segundos en el oído es capaz de hacer maravillas si tienes tapones auditivos ocasionados por un cambio de presión o por agua. Hay que tener mucha precaución que el aceite no esté muy caliente.

Como pasta para los dientes

Puede parecer increíble, pero si buscas en internet hay cientos de recetas para hacer pasta dental con el aceite de coco. En verdad esto viene desde la antigua India, en la medicina ayurveda hacen buches con aceite de coco para limpiar los dientes y de hecho el aceite de coco se ha comprobado que elimina las bacterias que ocasionan las caries. Eso sí, tiene que gustarte el sabor.

Realizar ambientadores naturales

El aroma de coco contiene una serie de calmantes naturales que ayudan a reducir la fatiga y el cansancio, aumentan las capacidades de concentración y propician un olor muy agradable al ambiente.

Y podríamos seguir, el aceite de coco se encuentra presente también en la elaboración de jabones naturales, la limpieza de elementos metálicos y de bronce o para reducir la celulitis.

1 comentario
  1. Drjotais dice
    Y es excelene como lubricador intimo !

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat