A uno de los maestros del sindicalismo con cariño: hasta luego, Platero

El ámbito sindical y político rindió el último homenaje antes de que descansara en su última morada al "Gordo" de Adeom, de la CNT, en definitiva, de los uruguayos.

Foto: Vanni Gonzo

Como se lo merece una persona, un sindicalista y un ciudadano comprometido con subsanar las injusticias que vivió en carne propia y que sus similares sufrían, fue despedido -este miércoles- «el Gordo» Eduardo Platero.

Muestras de apoyo, vivas y aplausos cerrados marcaron el recorrido del cortejo que unió la empresa fúnebre Francisco González con el cementerio del Norte, aunque con pasaje por lugares emblemáticos, que marcaron la trayectoria del referente del movimiento sindical, de uno de los imprescindibles de la lucha obrera, de la defensa de los derechos humanos.

Tanto es así que el cortejo pasó por la sede de su sindicato, Adeom, el de los funcionarios municipales capitalinos.

La fila de autos, después de pasar por la calle Soriano, se dirigió hacia otro de los sitios en los cuales pasó gran parte de sus tiempos de dirigente: el Palacio Municipal, donde la intendenta Carolina Cosse y los miembros del gabinete departamental saludaron, desde la explanada municipal, el cortejo fúnebre de Platero.

Luego de este otro momento emotivo, el coche que llevaba los restos de Eduardo fueron hasta la casa de los trabajadores, la sede de la central obrera, en la calle Jackson casi Constituyente, siendo recibido el cortejo por un mar de dirigentes sindicales de todas las épocas, los que, cumpliendo las medidas sanitarias, rindieron homenaje a través de carteles, gritos y el «Hasta siempre compañero».

Tras esto, el cortejo se fue hasta la última morada de Platero, el panteón de Adeom en el cementerio del Norte.

Recordemos que el sindicalista era sobrino de la histórica política colorada fundadora del Frente Amplio Alba Roballo, y era militante sindical desde 1959, en momentos que no era fácil serlo.

Participó en la fundación de la lista 99 del Partido Colorado, de la Convención Nacional de Trabajadores (CNT) y del FA.

Durante la dictadura se afilió al Partido Comunista y estuvo preso durante siete años en el Penal de Libertad en la última dictadura cívico-militar. Vivió para y por el sindicalismo, que era su forma de vida.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Sindicales

Abrir chat