Pecaríes de collar liberados por Montes del Plata se adaptaron a su hábitat naturalA un año de su reintroducción se constata que la especie logró sobrevivir y reproducirse en una zona de Paysandú

0 520

Los pecaríes de collar reintroducidos hace un año por Montes del Plata lograron adaptarse a la zona donde fueron liberados en el departamento de Paysandú, según el seguimiento hecho por técnicos expertos de la empresa forestal.

Los registros de las cámaras colocadas en la zona por la compañía detectaron un total de 177 imágenes de los pecaríes y permitieron confirmar en mayo de 2018 la presencia de crías, lo que indicó el resultado positivo de la iniciativa. Además, se identificaron dormideros y fecas, lo que permitió comprobar tanto el lugar en el que descansan como la dieta que están manteniendo.

El proceso de reinserción de esta especie – extinta en Uruguay desde principios del siglo XX- comenzó hace 17 años cuando se trasladaron cuatro pecaríes de collar desde Argentina al Bioparque M’Bopicuá, una reserva de fauna autóctona de Montes del Plata ubicada a pocos kilómetros de Fray Bentos. Allí se reprodujeron de forma sostenida y, tras la autorización de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama), el bioparque llevó a cabo la reinserción de 140 ejemplares.

“Las acciones que llevamos adelante con los pecaríes responden a uno de los objetivos centrales del bioparque: lograr la cría ex situ de especies autóctonas para su posterior reintroducción en la naturaleza. Complementariamente se desarrolla un programa de educación sobre la conservación de la naturaleza con instituciones educativas, para sensibilizar sobre la importancia del cuidado del medio ambiente”, señaló el coordinador del Bioparque M´Bopicuá, Juan Villalba Macías.

El Bioparque M’Bopicuá cuenta con otras experiencias positivas de reinserción previas, tanto de coatíes como de yacarés. Actualmente lleva adelante un proyecto de cría y reproducción de osos hormigueros, habiendo sido el primer sitio del país que logró su reproducción en cautiverio.

Como consecuencia de una cuidadosa planificación forestal más de un 35% de los suelos que componen el patrimonio de la compañía no están forestados, sino que se destinan a otros usos como el pastoreo de ganado, la apicultura, la conservación de praderas naturales, monte nativo, palmares y humedales de alto valor.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.