A pesar de las dificultades, «hay que buscarle la vuelta para poder seguir en esto»

Lo dijo Claudia Frascheri, una productora familiar del departamento de Soriano

0 83

Junto a su esposo, Claudia Frascheri explotan un tambo en la Colonia Encarnación Benítez del Instituto Nacional de Colonización (INC), en Soriano. A pesar de las dificultades económicas que afrontan como lecheros, están decididos a «buscarle la vuelta» para no dejar el campo. Sobre su historia de vida, Frascheri recuerda que nació y se crió en el campo, «en una fracción de Colonización, siempre».

Su familia de origen se dedicó «primero a la ganadería y después puso tambo, o sea que nací dentro de un tambo», dice la productora. De su infancia, recuerda tener que «sacar la leche con unos tachos de 40 litros, con un caballo». Desde aquella época, las cosas han cambiado «para bien», dice Claudia. «Hoy es mucho más lindo vivir en el campo, es espectacular, tenés todas las comodidades, la comunicación… todo».

Claudia es madre de tres hijos. «Ellos fueron a la escuela rural», recuerda. Luego, el mayor terminó Ciclo Básico en la Escuela Agraria La Concordia y se fue a estudiar a la Escuela de Reparaciones Navales de Carmelo; y actualmente trabaja en Nueva Palmira. Su hija también estudió en la Escuela Agraria, hasta tercero de Ciclo Básico, y luego cursó Administración de Empresas en la UTU de Mercedes. Iba a empezar Facultad, pero no pudo por problemas económicos. El hijo más chico está cursando tercer año del ciclo básico, también en la Escuela Agraria La Concordia.

Asegura que en este momento los problemas económicos se sienten: «no dan los números porque tenés que producir más o menos 13 litros de leche por vaca para que los números cierren» en un sistema pastoril, sin incorporar raciones.

Sin embargo, no quieren bajar los brazos y buscan la manera de permanecer en el campo: «No queremos salir del sistema de productores familiares; no queremos salir del área rural… Ahora estamos buscando alguna alternativa para no seguir inflando una deuda». Para buscar una solución, Frascheri se acercó a la Mesa de Desarrollo Rural. Una de las opciones que analiza es cambiar de rubro, «porque abaratás la renta, al menos a la mitad», dice.

A pesar de las dificultades del momento, Claudia es optimista: «Hay que buscarle la vuelta para poder seguir en esto. Las comodidades están todas. Es mucho más lindo vivir en el campo y no en el pueblo y la ciudad».Como ejemplo, Frascheri recuerda que «yo hice la escuela en bicicleta y en charré. La escuela me quedaba a 5 kilómetros de donde vivía y el liceo a 25 kilómetros. Cuando yo estudiaba no estaban las escuelas de alternancias mixtas, de mujeres y varones… Hay que apoyar todo eso», dice la productora.

Apoyo importante

Frascheri participó en la Sección Nacional de la Reunión Especializada para la Agricultura Familiar (REAF), en la Comisión de Género. Allí, según cuenta, «se trabajó sobre la participación de Uruguay en la REAF en Argentina. Para nosotros, como agricultores familiares chicos, la REAF es muy importante, es una de las cosas que realmente se precisa. El apoyo de los Estados y de la institución es muy importante, en todo sentido. Hay muchas cosas que sirven, y mucho».

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.