28 de junio: Día Mundial del Orgullo LGBT+

Más que nunca, orgullo y resistencia.

1 623

Cada 28 de junio se celebra el Día Internacional del Orgullo LGBT+ (sigla compuesta por las iniciales de las palabras Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transgénero. El término es el resultado de una evolución en la que se fueron agregando letras con el fin de incluir a diversas comunidades discriminadas por su identidad sexual. Esta tendencia a adicionar letras para incluir nuevas comunidades y disidencias ha dado lugar a la utilización del signo «más» LGBT+.

Como cada año, LA REPÚBLICA y la Cámara de Comercio y Negocios LGBT de Uruguay, celebran este día destacando los logros obtenidos por la lucha de la sociedad civil organizada, la importancia de defenderlos y de continuar trabajando por lo que queda por lograr.

En esta fecha se conmemoran los disturbios provocados por la brutal represión en Stonewall, Nueva York, en 1969, hecho que marcó el inicio del movimiento de liberación LGBT+. Aún hoy existen muchos países en el mundo donde la diversidad sexual está perseguida y criminalizada por parte de las leyes y las autoridades y también en muchos países en los que se han aprobado leyes que protegen a estos colectivos la sociedad está lejos de aceptar estos derechos.

El Stonewall Inn era un bar ubicado en la calle Cristopher de Nueva York. Un local clandestino en el que hombres gays, drags, transexuales y lesbianas podían reunirse y bailar, algo completamente prohibido en esa época. La policía realizaba razzias periódicas y las personas que arrestaban eran expuestas y humilladas públicamente en los medios de comunicación.

El clima de miedo, hostilidad y abusos policiales no dejó de crecer hasta el 28 de junio de 1969 cuando la policía invadió el bar y las personas no se dejaron intimidar. En un momento dado, un policía empujó a una transexual y esta le respondió dándole un golpe en la cabeza con el bolso, lo que provocó a los presentes, que comenzaron a arrojar monedas, botellas y cualquier objeto que tuviesen a su alcance. Estaba comenzando una revolución.

En Uruguay, el 28 de junio de 1992 se hizo la primera manifestación pública, una concentración en la Plaza Libertad donde el intento era visibilizar a la comunidad gay y fue el inicio de un debate público que llega hasta hoy. En 1993, los colectivos pidieron permiso para marchar desde la Universidad de la República a la Plaza Libertad y ese pedido fue denegado por el gobierno de Luis Alberto Lacalle y se autorizó hacerla desde el Obelisco de los Constituyentes, símbolo de la Independencia, hasta la Universidad.

Desde ahí hasta 1999 se llamó «Marcha por el Orgullo de Ser» donde se buscaba la visibilidad de la comunidad LGBT+. En el 2000 empieza un debate que plantea si las celebraciones del orgullo se debían hacer en una fecha por un acontecimiento norteamericano (por los hechos de Stonewall) o si cada país tenía una fecha en la cual manifestara que el orgullo surgía en cada colectivo, en cada país, en cada región y no tener un solo día sino varios.

En Uruguay, el 28 de junio es invierno, lo que dificulta la realización de una marcha y las organizaciones sociales deciden que, como en el mes de setiembre habían surgido los grupos más importantes que habían impactado en el colectivo LGBT uruguayo, la Marcha se haga en setiembre, por lo que la fecha del 28 de junio comenzó a perderse como fecha conmemorativa.

En el 2016 se produce en la ciudad de Orlando el atentado a la discoteca gay Pulse, donde por lo menos cincuenta personas fueron asesinadas y otras tantas resultaron heridas, en lo que es considerado el peor ataque en Estados Unidos, luego del 11-S.

El 28 de junio de 2016 en Uruguay se convirtió en un día histórico. Por primera vez en la historia, el Parlamento de la República vistió su sede del Palacio Legislativo con los colores del arcoíris. Lo mismo hizo el Teatro Solís, ícono de la cultura del país, el Mercado Agrícola de Montevideo, referente de Montevideo y punto turístico de la ciudad, la Intendencia de Montevideo colgó en su fachada la bandera del arcoíris y en la puerta del Palacio Legislativo se realizó un encuentro de integrantes de la comunidad LGBT+ con representantes políticos. Ese año, Uruguay recuperó este Día Mundial con el compromiso de fortalecerlo y conmemorarlo cada año.

El 2020 nos encuentra en situación de pandemia mundial, con una sociedad con múltiples problemas extremadamente graves y la comunidad LGBT+ también ha sido duramente golpeada por esta situación. En particular, las personas transgénero que tenían el trabajo sexual como única opción de supervivencia porque el resto de la sociedad las puso en ese lugar, enfrentan aún hoy una situación de extrema vulnerabilidad.

Son de las tantas cosas que esta pandemia puso en evidencia hasta el día de hoy y que persistirán aun cuando haya terminado. Y obviamente, una sociedad que tiene cerca de 300.000 personas en seguro de paro y enfermedad, afecta también a la comunidad LGBT+ en su conjunto, agravada por las situaciones de discriminación y violencia que viven estas personas día a día.

Por eso, la Cámara de Comercio y Negocios LGBT de Uruguay trabajó desde el primer día en coordinación con organizaciones sociales, primero en emergencias solidarias de alimentación e higiene tanto en Montevideo como en varios departamentos del país, lo que sigue realizando hasta el día de hoy. Luego, las capacitaciones y diversas instancias formativas en diversos puntos del país a empresas, instituciones y personas con iniciativas emprendedoras que apuntan a la inclusión y la diversidad.

Por último, la creación de la Comisión Nacional de Turismo LGBT, integrada por la Cámara junto a las direcciones de turismo de varias intendencias del país y grupos empresariales organizados para reactivar el turismo en Uruguay y particularmente el del sector LGBT+ a nivel nacional y preparando para cuando pueda restablecerse a nivel internacional.

Sin dudas, este es un 28 de junio muy particular, donde la prioridad y la urgencia no es la música y las luces del arcoíris, sino realizar acciones concretas desde el Estado y el sector privado en conjunto para la reactivación del país y la generación de oportunidades para todas las personas.

Ese será nuestro orgullo.

También podría gustarte
1 comentario
  1. AndyF dice
    Bueno Sr. Este artículo parecía interesante pero resultó ser un bulo panfletero repleto de inconsistencias y mentiras historicas. Mire, en esa época no existía el colectivo «LGBT+», eran simplemente homosexuales y travestis. Todos los boliches gay de Nueva York eran de la Mafia. Estaban controlados por » el Gordo»(si quiere le decimos Sr. con sobrepeso) Tony Lauria, uno de los lideres del crimen organizado, el compró el Stonewall y lo convirtió en un antro para gays. Donde el servicio era pesimo, los empleados hacían de proxenetas y se dedicaban a chantajear a los clientes por sus conductas y gustos. Los «controles» en este tipo de locales eran habituales, al igual que la corrupción policial,por eso los indicios determinan en cuanto a la redada es que , como afirma Ch. Moore: “lo que está claro es que no se hizo en Stonewall solamente porque allí se citasen los gays”.. Otra falta a la verdad es que de los travestis(así se definieron ellos, «transexual» no existía) propuestos como los iniciadores de la «revolución», uno no estaba y el otro se encontraba lejos. La realidad, el hecho, esta completamente distanciado del relato planteado por el lobby y regurgitado aquí por ud. La verdad es que » el movimiento gay» fue iniciado por hombres blancos de clase media alta y alta, si, esos que después organizan cámaras de comercio exclusivas, para hacer los mejores negocios, apoteosis del capitalismo. Por otro lado resulta hasta irrisorio cambiar una fecha que conmemora un acontecimiento tan sensible considerando las variables climaticas, Y es cierto que los principales edificios se enbanderaron al mejor estilo fascistoide con sus emblemas (importados claro está), emulando el Berlin de los años 30, y el otro «gordo Tony», que por mas Michelle que se llame no deja de ser tan chanta, timador y delincuente como el yankee. Si lo viera Aldus Huxley !!!… Puede ser que a los pipiolos imberbes de la facultad de Humanidades le impacte su relato, pero la verdad es otra, y no esta en la pérfidas necedades del «saber» académico.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat