1.500 millones de personas dependerán del agua de montañas

Aumentó la cantidad de consumo mundial de agua

La investigación revela que el consumo mundial de agua se ha casi cuadruplicado en los últimos 100 años y que la dependencia ha aumentado notoriamente desde la década de los sesenta. Además, mostró que 1.500 millones de personas de tierras bajas dependerán del agua que proviene de las montañas.

Cerca de 1.500 millones de personas que viven en zonas bajas dependerán del agua de las montañas a mediados de este siglo, lo que supone un 24 por ciento más que desde la década de 1960.

Esa es la conclusión a la que llegó un estudio elaborado por investigaciones de Austria, Finlandia, Francia, Países Bajos y Suiza, publicado en la revista Nature Sustainability.

Los científicos se basaron en un escenario intermedio de crecimiento de población y desarrollo tecnológico, económico y social. El consumo mundial de agua se ha casi cuadruplicado en los últimos 100 años y muchas regiones sólo pueden satisfacer su demanda hídrica gracias a las contribuciones esenciales de las regiones montañosas.

El agua es un recurso clave para el siglo XXI y muchas regiones bajas de todo el mundo dependen de los recursos hídricos que se originan en las regiones montañosas, especialmente cuando se trata de regar tierras agrícolas.

Un estudio dirigido por la Universidad de Zúrich, en Suiza, ha cuantificado esta dependencia por primera vez al comparar el suministro y el consumo de agua en las zonas bajas del mundo con las contribuciones del agua de la lluvia sobre las montañas.

Basado en un modelo global de alta resolución, el estudio ofrece información detallada sobre la dependencia de los recursos hídricos de montaña en todo el mundo.

Los análisis se llevaron a cabo con una cuadrícula regular y luego se compararon para cada área de captación de ríos de al menos 10.000 kilómetros cuadrados, lo que permitió obtener percepciones altamente diferenciadas de las características y diferencias regionales.

«Hasta ahora, la investigación se ha centrado principalmente en las cuencas fluviales que se originan en la alta montaña de Asia.

Pero en muchas otras regiones, la agricultura de riego depende en gran medida del agua de las zonas montañosas, como en Oriente Medio y África del Norte, así como en partes de América del Norte, América del Sur y Australia» apuntó Daniel Viviroli, del Departamento de Geografía de la Universidad de Zúrich y primer autor del estudio.

Esta dependencia ha aumentado considerablemente desde la década de 1960, a pesar del uso más eficiente del agua y, por lo tanto, la disminución del consumo de agua per cápita. Mientras que sólo un siete por ciento de la población de las tierras bajas solía depender en gran medida de las contribuciones de las zonas montañosas en ese momento.

Se prevé que esta cifra aumente al 24 por ciento a mediados del siglo XXI, lo que equivale a alrededor de 1.500 millones de personas en las zonas bajas.

Entonces, serán zonas de especial atención las de los ríos Ganges, Brahmaputra, Meghna, Yangtze e Indo en Asia; el Nilo y el Níger en África; el Éufrates y el Tigris en Oriente Medio, y el Colorado en América del Norte.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat