Por: Jorge Yuliani

En el concierto que, sin dudas, será antológico y en el que estará acompañado por los músicos Gustavo Dilandro en teclados y acordeón y Mario Ipuche en la percusión, participarán una pléyade de los más encumbrados referentes de la canción popular uruguaya. Daniel Viglietti, Pepe Guerra, Braulio López, Numa Moraes, Vera Sienra, Gastón Ciarlo (Dino), El dúo integrado por Eduardo Larbanois y Mario Carrero, Carlos Benavides y Yamandú Palacios, han sido parte del devenir artístico y humano de Carrasco compartiendo canciones, artes y peripecias vitales.

Ellos le estarán acompañando en estas Bodas de Oro con la canción popular, en un espectáculo que contará, por supuesto, con Cristina Fernández, pareja de Washington en el canto y en la vida. Lo que se ofrecerá será una recorrida por una serie de composiciones que recogen textos de los uruguayos Idea Vilariño, Mario Benedetti, Liber Falco, Humberto Meget, Washington Benavides y Ruben Lena, así como del inmenso poeta español Antonio Machado, entre otros.

Carrasco, cantautor de la generación de los 60, estudió guitarra con Demetrio Asuma y Daniel Viglietti y canto con Nelly Pacheco y Mabel Moreno. En 1967 viajó a Chile compartiendo experiencias y escenarios con el Nuevo Movimiento de la Canción Chilena (Víctor Jara, Patricio Mans, Isabel y Angel Parra, entre otros). Un año después grabó una cantata titulada “La Batalla de las Piedras”, posteriormente editó un nuevo fonograma llamado “Como el viento”. En 1970 vendría “Noche de cenizas”, en 1973 “A mitad de camino” y “Del candil ” en 1974 “Tutay – Tutay” y en 1975 “Desde la madera”.

En 1976 comenzó el dúo con Cristina Fernández, con el recordado espectáculo “Inti Canto”. Desde entonces creó obras músico-teatrales para el dúo como “Y yo quiero cantártelos”, “Desde el origen”, “Ecos del camino” y en idioma gallego para la interpretación de Cristina, como “Caravel de caraveles”.

El dúo, que posee una calificadísima y extensa discografía, se ha ocupado del rescate y musicalización de las obras de diversos poetas. Tanto así que, en ese sentido, su tarea puede parangonarse, por ejemplo, con la que realizan Paco Ibáñez y Joan Manuel Serrat en España, por citar dos casos evidentes. Entre su discografía como dúo se destacan: “De puerta en puerta”, “Habrá un mañana”, “Uniendo pedazos de palabras”, “Vida, amor y muerte, “ Sorocabana al sur de la nostalgia”, “Nuestras canciones”, “Por sobre el ala de un pájaro, “Nos queda la palabra, “ Washington y Cristina en Japón”, y tres antologías.

Cincuenta años volcando generosamente canciones, textos y músicas que forman parte de lo mejor del acervo cancionístico nacional. Canciones que han acompañado y acompañan el devenir cotidiano e histórico del pueblo uruguayo. Canciones de amor, canciones de rebeldía, de lucha y esperanza que forman parte del paisaje de esta parte del mundo y que, a través de los años, Carrasco ha seguido ofreciendo con el mismo entusiasmo que en sus comienzos. Un artista que nunca ha bajado los brazos y que posee una obra fundada con muy buena música y mejores textos. Una obra imprescindible a la hora de formular un registro representativo de la música popular uruguaya.

Este espectáculo que se ofrecerá a modo de homenaje, posibilitará instalar ante los asistentes un clima de profunda intimidad -casi ceremonial- (en el sentido de comunión), en donde las diferentes voces de sus compañeros de ruta y de los poetas que serán interpretados adquirirán una dimensión y profundidad muy pocas veces vistas.

Quienes le acompañarán en el escenario son un manojo de artistas que atravesaron los tiempos con sus alegrías y sus sinsabores, con el ascenso de la lucha popular, con el dolor y la lucha contra la dictadura, con la alegría y la restauración democrática y siempre, siempre con la mira y la esperanza en la construcción de una sociedad libre e igualitaria en donde el hombre no sea más el lobo del hombre y en donde la justicia social no sea una simple frase sino un hecho concreto.

Será un auténtico regocijo, un verdadero placer, ver a este grupo de artistas imprescindibles, juntos, en una misma noche sobre un mismo escenario.
Allí habrá que estar.