El primer Grand Slam del año terminó para Pablo Cuevas. Un día después de haber quedado eliminado en singles ante el estadounidense Ryan Harrison, el salteño se despidió de la rama de dobles.

El mejor tenista uruguayo de la historia compartió equipo con el argentino Horacio Zeballos, junto a quien perdió el parejo partido ante los franceses Jeremy Chardy y Fabrice Martin, que duro poco menos de dos horas y medo de juego. Los galos se impusieron 7-6 (3) y 7-6 (5).

De modo que Cuevas abandonó el Abierto de Australia con una única victoria: la conseguida ante el ruso Mikhail Youznhy en la primera ronda del singles.

Ahora, el salteño emprenderá la vuelta a su continente de origen, donde continuará entrenándose para los desafíos que se avecinan: la temporada de polvo de ladrillo en esta parte del mundo, etapa del año en que, últimamente, Cuevas no ha pasado desapercibido.

Federer sigue a paso firme

Uno de los partidos más importantes que tuvo lugar en Australia fue protagonizado por Roger Federer, quien extendió su invicto en la corriente temporada venciendo a Jan-Lenard Struff por 6-4, 6-4 y 7-6(4).

“Su Majestad” se metió en la tercera ronda del primer Grand Slam del año, en el que lleva dos años sin perder y lleva nueve victorias al hilo. Su próximo adversario a vencer será el francés Richard Gasquet, a quien enfrentará esta noche.

“Realmente estoy feliz de seguir siendo parte del torneo, porque sabía que Struff podía ser un adversario complicado”, dijo el crack nacido en Basilea tras la victoria obtenida durante la víspera.

Luego, adentrándose en el duelo con Struff, contó: “He practicado con él, he jugado dobles contra él y también en singles… sabes que puede servir 215, 220 (kilómetros por hora) sin problemas durante cinco horas, supongo. Así que para eso estás listo”.

“Sabía que iba a ir por sus tiros, así que se trata de centrarme en mi propio servicio, protegerlo lo mejor que pueda y tratar de obtener un descanso de una buena defensa, o tal vez me ayude un poco. Y creo que fue un poco de ambos”, terminó.

“Nole” siguió de largo

Novak Djokovic no la tuvo fácil, pues tuvo que pelearla para mandar a casa al francés Gael Monfils, a quien derrotó por 4-6, 6-3, 6-1 y 6-3. Es el primer torneo que “Nole”, quien ganó el Abierto de Australia en seis oportunidades, juega tras ser baja durante el último semestre de 2017 por culpa de un problema en el codo.

“Fue brutal. Gael es uno de los mejores atletas de nuestro deporte”, declaró el serbio, que enfrentará al español Albert Ramos-Viñolas en la próxima ronda del torneo.

Por su parte, Juan Martín del Potro luchó con una aparente lesión muscular para derrotar al ruso Karen Khachanov por 6-4, 7-6 (7-4), 6-7 (0-7) y 6-4, lo que le permitió alcanzar la tercera ronda en Melbourne Park.

Una sorpresa

Como inevitablemente ocurre siempre, hubo sorpresas en el Abierto de Australia. Stanislas Wawrinka, uno de los mejores jugadores del mundo, quedó afuera del torneo al perder ante el estadounidense Tennys Sandgren por un resultado contundente: 6-1, 6-1 y 6-4.

Terminemos con una curiosidad: durante el partido entre la bielorrusa Aryna Sabalenka y la australiana Ashleigh Barty, el público se mofó de la primera por los ruidos que hacía cada vez que sacaba. Cada vez que la pelota iba al aire, un coro de gritos, imitando los de Sabalenka, se escuchaban.

Aunque el juez instó a la calma, el público lo hizo una vez más. Luego se tranquilizó.