Por: Gustavo Trinidad

“Es muy fuerte ver a tu madre cuando viene a la visita, vos sabés bien que no te crió para que estuvieras acá”. Por debajo se cuela la canción que ahora dice: “cuando chiquito pensaba que las cosas serían más fáciles, como ayer”. “Al principio mi madre no me venía a visitar estaba enojada. Tenés que entenderlo”. “La visita empieza a las ocho y a las seis ya estamos todos haciendo cola para bañarnos. Todo el mundo se arregla que parece que va un desfile de Carnaval”. Los jóvenes que hablan son algunos de los treinta que participan en el programa de radio “Berro al aire” que puede escucharse en “berroalaire.blogspot.com” y en días serán emitidos en CX30, en el programa que dirige Alberto Silva.

“Berro al aire” es apenas uno de los proyectos de expresión artística y comunicación que la ONG Procul lleva adelante con menores infractores de la Berro, aunque están presentes en todos los centros de internación de INAU. Son 285 adolescentes los que participan de los 300 aproximadamente que están internados en Berro.

Se efectúan talleres de música, (se va a editar el tercer disco), plástica, teatro (que el año que viene presentará una obra en una sala del Centro) y danza. En comunicación se subdivide en prensa escrita, (que publica un bimensual que se llama “La espina”) y talleres audiovisuales, de radio y fotografía.

“En lo que respecta a la radio se montó incluso una cabina. El taller está a cargo de Leo Nahum y se generó una serie de programas cada uno con un tema. Son propuestos entre todos al igual que la elección musical y la edición. Son también un espacio de reflexión y es muy interesante. Porque cuando uno empieza a expresarse muchas veces te ves a vos mismo y volvés a pensar sobre vos y tus acciones. Lleva a un punto que termina siendo una reflexión propia”, indicó a LA REPÚBLICA, Mario Villagrán, coordinador general de Procul.

Villagrán recuerda un significado de la palabra rehabilitación: “devolución de la estimación pública”. “Entonces cuando el otro me reconoce me sacude el rol asignado social y ahí es cuando puedo modificar alguna conducta equivocada”, explica Villagrán.

Procul busca una discusión inteligente sobre la condición de esto menores internados, así lo explica Villagran: “La discusión se centra comúnmente en las fugas o en mirarlos desde el delito. A partir de ahí discutimos sobre estos adolescentes. Nosotros proponemos una visión diferente que amplíe estas discusiones. Verlos humanamente, con frustraciones, anhelos, necesidades, eso nos parece fundamental”.

Los resultados pueden verse y eso se transforma en la sangre que mantiene vivo el proyecto. “Hay chiquilines en el programa de radio que ya nos dicen que quieren ser periodistas. Uno nos ha dicho que sueña con ser periodista. Nosotros creemos que cualquiera puede ser lo que quiera ser; el tema es que tenga acceso a las cosas”. En ese camino están.

Voces en el éter

“Mi madre si hay una mala noticia no me la dice, me dice que no me precupe de la calle para que no me deprima… igual mi viejo y mi vieja simpre se van mal y sienten el cansancio de venir durante tanto tiempo”…

“En el Cerro Norte vas por los pasajes y ves 8 o 9 lateros fumando pasta y lo gurises chicos al lado mirando cómo se van drogando, así van aprendiendo”.

“Hay tipos que venden droga y se levantan a las 3 de la tarde y los hijos andan descalzos en la calle sin desayunar desde la mañana”.

“En el 40 Semanas cuando se roban los cables estás cinco días sin luz porque la UTE no quiere entrar con policías…

“Cuando meten a la madre presa por culpa de los menores que andamos robando, para mí está mal porque las madres no tienen la culpa. Uno se manda las cagadas porque uno quiere. Es mentira que la madre te cría para que vos robes, cuando tenés 14 y 15 años ya sabés lo que hacés”.

“Te tocás porque tu famiia no tiene para comprar un par de championes de marca por ejemplo”.

“Yo creo que quieren tocar a las madres para ver si achican un poco los gurises. Si meten a mi vieja en cana voy a salir a robar para conseguir plata para un buen abogado. Si quieren terminar con los robos no va a ser así”.

“Que haya marihuana en las cárceles está demás porque es contra lo que te pone violento. En la Colonia estaría bueno que en vez de darnos pastillas que se te cae la baba y quedás echado, es mejor un faso, tomás una pastilla y no te dan ganas ni de caminar”.

Denuncian torturas

La Institución Nacional de Derechos Humanos expresó su preocupación por el trato que reciben los adolescentes privados de libertad e instó a las autoridades de INAU y Sirpa a “continuar los esfuerzos que vienen realizando” para una reforma integral del sistema. Hay varias denuncias que están en manos de la Justicia por torturas y golpizas de parte de funcionarios de la Colonia Berro. Alguno ya está separado de su cargo.