Me parece importante señalar lo que efectivamente la Intendencia ya hizo bien y debería reforzarlo en el tema vivienda y hábitat. Me refiero concretamente a la Cartera de Tierras. Es este un instrumento político que la Intendencia de Montevideo lo concretó ya en 1990.

Para ser claro, las Cooperativas de vivienda, por ejemplo, se han visto beneficiadas con la Cartera Municipal, lo que les permite contar con tierra y con servicios para poder presentar su proyecto definitivo al Ministerio.

Será el MVOTMA en definitiva quien otorgue el préstamo para la construcción de las viviendas. Dicho préstamo contempla el precio del terreno, que es devuelto a la Intendencia, lo que permite a ésta tener dinero para volver a comprar tierras para la Cartera.

Por lo tanto, cuando los candidatos a la Intendencia hablan del tema, se debe tener claro que para poder tener tierra, hay que tener dinero. Por lo tanto, vuelvo a insistir en que el problema de la vivienda se resuelve con plata y para ello se debe tener claro que el país debe contar con un fondo nacional de vivienda que tenga recursos genuinos y con ese único fin: construir vivienda para los sectores que no tienen capacidad de ahorro. Las Intendencias son solo parte de la solución del problema. Que son importantes, sí y que coordinados con el MVOTMA pueden lograr avances sustantivos, sí.

Por su parte la Intendencia no cuenta con presupuesto propio para la construcción de viviendas, por lo tanto se debe ser cuidadoso en las propuestas; de lo contrario podemos generar expectativas que luego no se puedan cumplir.

En definitiva, la Intendencia puede tener toda la voluntad de apoyar con la cartera de tierras el desarrollo de la vivienda y ello es muy positivo, pero el problema estará siempre en el presupuesto nacional que el país cuente efectivamente con recursos para la construcción de viviendas.

Si efectivamente hay dinero, las Intendencias podrán contar con la devolución del monto de la inversión realizada en tierras y así poder seguir aportando lo suyo, en este caso las tierras.

Existieron experiencias exitosas de construcción de vivienda, lo que se denominó “planes piloto” en la Intendencia desde los años 90 en adelante. Justamente eran planes piloto, porque ya en aquel entonces no había presupuesto para vivienda donde se buscaba fundamentalmente evaluar nuevas tecnologías. Así contamos hoy con COVIFOEB I y II, COVICIVI entre otros.

Justamente se trataba de demostrar al Ministerio que efectivamente se podía construir bien, a buen costo e incorporando nuevas formas de hacer vivienda, tomando el cooperativismo de vivienda como modelo impulsor. Existe un muy buen estudio realizado por la Facultad de Arquitectura que demuestra lo acertado de dicha propuesta.

En definitiva no creo que sea positivo generar expectativas en que desde las Intendencias, se deba atender la construcción de viviendas. Comparto sí que la Intendencia cuente con un elemento fundamental como la tierra y su correspondiente ordenamiento de la ciudad.

Ella será la mejor forma de apoyar la vivienda desde la Intendencia, pero teniendo claro que el eje central se apoyará en el dinero que se asigne efectivamente a la vivienda y ello le corresponderá al Ministerio de Vivienda.