El Poder Ejecutivo detalló este miércoles el incremento anual de las tarifas públicas, que regirá a partir del 1° de enero de 2018. En términos reales, es decir, con un registro de inflación de 6,5 %, bajan las tarifas de electricidad y el gasoil; se mantienen el agua y las comunicaciones; y aumentan las naftas, lo que se fundamenta en el incremento registrado en el precio del barril de petróleo.

En el caso de UTE, el incremento en precios corrientes será de 3,2 %, la mitad del valor de la inflación de 2017, mientras que Antel y OSE se ajustarán por el valor total del índice de precios al consumo (IPC) (6,5 %), estableció el ministro interino de Economía y Finanzas, Pablo Ferreri.

Con respecto a los combustibles, informó que Ancap definió incrementos diferenciales en sus ajustes. “Tenemos una especial preocupación por hacer un diferencial a favor del Uruguay productivo”, dijo el jerarca. En ese sentido, las naftas aumentarán 9,8 %, y el gasoil, 4,8 %.

Varias variables

Agregó que, más allá de estos aumentos o ajustes puntuales, el Gobierno trabajará para mejorar los procedimientos de las empresas, de modo tal que los beneficios puedan trasladarse hacia la población.

Aseguró que la decisión final a la cual se arribó fue tomada en base a la estructura de costos, expectativas de inflación, salarios, tipo de cambio y precio del barril del petróleo.

En la conferencia realizada en la Torre Ejecutiva, estuvieron presentes la titular del MIEM, Carolina Cosse; el secretario y el prosecretario de la Presidencia, Miguel Ángel Toma y Juan Andrés Roballo, respectivamente; los presidentes de UTE, Gonzalo Casaravilla; de Antel, Andrés Tolosa; de OSE, Milton Machado; de Ancap, Marta Jara, y el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Álvaro García.

Al Parlamento

Ante el anuncio del gobierno del ajuste en las tarifas públicas, la oposición manifestó que citará a los ministros de Economía e Industria para que expliquen los motivos del mismo.

Beneficios en comunicación y electricidad para 2018

En 2018 se implementará una tarifa plana nacional de telefonía fija, duplicación de velocidad de conexión a Internet en hogares, mayor velocidad en fibra óptica y 50 % más de tráfico para todos los contratos móviles, adelantaron la ministra de Industria, Carolina Cosse, y el ministro interino de Economía y Finanzas, Pablo Ferreri.

En UTE, se trabajará en una tarifa de triple horario, que beneficiará a los hogares de mayor consumo en las horas pico, así como en la mejora de la eficiencia en el alumbrado público, dijo la ministra Cosse.

Explicó que el incremento de 3,2 % no supera la mitad del IPC acumulado en 2017, gracias al cambio de matriz energética.

La jerarca agregó que se estudia la conformación de un equipo para formalizar a las más de 70.000 familias que están “colgadas” de la red eléctrica y consumen tres veces más energía en comparación a los hogares correctamente conectados.