En una presentación que contó con la presencia de autoridades del Centro de Cooperación Internacional de Control de Tabaco (CCICT), del Programa Nacional de Control de Tabaco, y otros referentes en la lucha anti-tabaco, la secretaria de Estado presentó un balance de las políticas sobre el tema y los resultados positivos alcanzados. La ministra Muñiz dijo que se trabaja en conjunto con organizaciones de la sociedad civil, como la Facultad de Medicina y la Universidad de la República. La aplicación de herramientas jurídicas y legales, explicó, son indispensables para el éxito de estas políticas.
Muñiz señaló que desde varios países se siguen los resultados obtenidos en nuestro país, y que Chile pidió la ayuda del gobierno uruguayo para poder aplicar políticas similares, “debido a que el 50% de la población del país trasandino consume tabaco”, indicó.

La representante del Programa Nacional para el Control del Tabaco, Ana Lorenzo, remarcó que el consumo de tabaco “afecta la calidad de vida del 100% de los consumidores y mata a la mitad”. Señaló el alto grado de cumplimiento que ha tenido la normativa en nuestro país; en este año, en más de 7.000 inspecciones se registra un 10% de incumplimiento. Otro logro, agregó, es la reducción de ingresos hospitalarios por infartos cardíacos, así como la disminución de la contaminación del aire en los espacios cerrados.

APOYO DE LA POBLACIÓN

Desde hace años, cerca de un 90% de la población apoya las medidas antitabaco; entre los fumadores, la cifra es muy alta también, 76%. Otra cifra importante es la prevalencia de fumadores, que es descendente, según una encuesta de Cifra.
Entre los estudiantes de enseñanza media, el consumo habitual de tabaco bajó de 30% a 9%.

Uruguay ha sido reconocido mundialmente por su trabajo en el control de tabaco, y premiado en 2011 por la Fundación Bloomberg. Tuvo también participación en las conferencias internacionales sobre Convenio Marco para el Control de Tabaco, siendo sede de la cuarta edición.

Muñiz tabaco