El próximo viernes 26 de febrero a las 19 hs en pleno barrio Palermo, Isla de Flores y Minas, la Casa de la Cultura Afrouruguaya será el marco institucional en la comunidad afrouruguaya para la presentación del libro “Mima Kumba y otros encantos negros” de Susana Andrade. Les dejo el comentario de la Editorial Rumbo a cargo del profesor Lauro Marauda. Gracias y axé de memoria escrita!

“Multifacética mujer, negra, macumbera, estudiosa y militante de la cultura afro-amerindia, Susana Andrade se muestra en toda su dimensión. Objeto de discriminación negativa y desconfianza, luchadora en un medio de racismo, homofobia y otros rechazos solapados (los peores de todos) y consciente de su espiritualidad y pertenencia a varios amados colectivos, evoluciona desde sus prejuicios hacia el umbanda, producto de la demonización ejercida por otras religiones, a ser esposa de un pae y a convertirse ella misma en una mae protegida por espíritus benefactores y guardianes de su intimidad.

La entidad del título, Mima Kumba, la cuestiona y la protege, le exige tomar posición y la interpela. Posee ella también múltiples caras. Parece su alter ego pero no lo es. Forma parte de su ser pero resulta un ser completamente independiente. Ordena y sirve, es femenina y masculina, la acompaña en las buenas y en las malas, en las glorias y en los llantos abundantes “como cascadas de Oxum”. Polariza lo luminoso, lo sombrío y el equilibrio ínsito en todo ser humano. La inunda de entusiasmo y misticismo. Le otorga, en definitiva, sentido a su vida.

A través de aspectos variados y disímiles, como un homenaje a las muy famosas y ubicables históricamente Marta Gularte, Lágrima Ríos y Rosa Luna; la reivindicación de los exús, que no tienen nada de maligno (no hay demonios ni brujas en el panteón afro-amerindio) y el análisis profundo del escudo artiguista de la Provincia Oriental (con plumas, arcos y flechas y otros símbolos claramente indígenas, lo que muestra la amplitud étnica y la concepción de la libertad del Protector de los Pueblos Libres) Andrade fustiga las discriminaciones negativas de poblaciones enteras. Sin embargo, también aplaude lo positivo, los avances legislativos y normativos en nuestro país y la actitud de las autoridades culturales cubanas, que potencian las costumbres del umbanda, principalmente en el famoso terreiro y en la Fiesta del Fuego de Santiago de Cuba, centro de irradiación místico del Caribe.

En foros, congresos, conferencias del Mercosur, eventos nacionales e internacionales, con poderoso espíritu crítico, Andrade pone de relieve una actitud combativa y sin resignación, avanzada para esta etapa histórica en que vivimos. Una época adelantada en lo declarativo pero muchas veces atrasada en la práctica, en la convivencia ríspida y cotidiana entre etnias, religiones y culturas. Defensora de la tolerancia, del amor, no exenta de expresiones líricas cautivantes y con una prosa clara, accesible, fluida y certeramente comunicante, Andrade exhibe en este libro la coherencia de una mujer entera, luchadora, con compromiso de género, de culto y también político (hoy es diputada del Frente Amplio, habiendo propulsado y acompañado las principales leyes de reconocimiento e igualación del período). Sobre todo, aparece como una mujer feliz de haber enfrentado y vencido sus miedos y sus prejuicios. Como deberíamos hacer todos, en la medida de nuestras posibilidades. Varias minorías forman parte de la identidad de nuestra nación; no debemos ocultarlo ni olvidarlo.

La fe sin obras no conduce a nada.

Este libro constituye, sin duda alguna, una obra solidaria, de denuncia, plural, estupenda y altamente recomendable de una persona que además, inequívocamente, escribe muy bien: Susana Andrade”.