Por: Francisco Connio

Sin dudas es una gran noticia para la Iglesia Católica, ya que pone en el tapete a una de las personalidades que marcó un modelo de vida, una forma de asumir el compromiso con los pobres, instalándose en un lugar donde la vida poco vale y los valores de confunden en la ilógica de la razón.

Pero las virtudes de este salesiano que bajó desde Rivera para cumplir el servicio con Dios de una forma muy “terrenal”, no llegarán ahora al Vaticano con el anuncio de monseñor Sturla sino que en la sede papal ya hay material sobre la vida y las virtudes del sacerdote. Es que el pedido de beatificación del Papa nació hace tiempo cuando el escritor Julio Romero, entregó su libro “Un Cacho de Dios” a través del presidente José Mujica cuando visitó al papa Francisco.

Las gestiones para lograr la canonización del padre “Cacho” (Isidro Ruben Alonso Alonso), fue solicitada hace más de una década, y particularmente Romero en los últimos tiempos hizo algunas gestiones para intentar sumar a este pedido, como por ejemplo enviar el libro al Vaticano. En diálogo con LA REPÚBLICA Romero confiesa sentirse “muy feliz de que por fin, ahora sí, parece que la canonización del padre Cacho puede ser posible.

Me reconforta saber que mi granito de arena, ya sea con el libro, con las notas hablando quien era y la obra del Padre Cacho, que he mandado al Vaticano -aunque sin pasar por la Nunciatura Apostólica de Montevideo- hayan tenido respuesta, en aquel momento de Benedicto XVI, porque dos meses después recibí la respuesta desde el Vaticano de recibo del material, dos fotos del Papa autografiadas, una carta agradeciendo la deferencia del libro y le daba la bendición apostólica al libro”.

Posteriormente, esta vez a través de la Nunciatura, Romero envió el libro y una serie de documentación, con el objetivo de visitar el Vaticano y entrevistarse personalmente con el Papa. Y la tercera vez que su libro llegó al Vaticano fue durante la visita del presidente José Mujica al Papa Francisco en la santa sede. “Allí el presidente llevó el libro dentro de sus regalos, por lo cual el padre Cacho no es desconocido para el Vaticano”, dice Romero quien agrega que “todo ese material servirá seguramente para sumar al proceso que se iniciará con el objetivo de canonizar al Padre Cacho”.