La moción ganadora reconoce la actitud del presidente Tabaré Vázquez de consultar a la fuerza política antes de avanzar en el TISA, acuerdo impulsado por el anterior gobierno. Vázquez analizará este lunes en el Consejo de Ministros el nuevo escenario, teniendo en cuenta que en pocos días Uruguay debía presentar, el 15 de este mes, su “lista negativa” ante el TISA. Los sectores que conforman el Frente Líber Seregni, la Corriente de Izquierda y CP 1303, consiguieron 22 votos de apoyo para permanecer en las negociaciones.

En cambio, el MPP, el PC, la Lista 711 de Sendic, el partido Socialista, el PVP, la CAP-L, el grupo “Casa Grande” de la senadora Constanza Moreira, la Liga Federal, Vertiente Artiguista y la mayoría de las bases en Montevideo y Canelones totalizaron los 117 votos que recomendaron retirar la silla en el TISA para que Uruguay se ausente (ver aparte resolución).

Quienes a la postre resultaron derrotados presentaron a su vez una moción. En la misma, señala y recuerda que la decisión del anterior gobierno de integrar este nivel preliminar de las negociaciones “fue correcto” y considera que para Uruguay, “el sector servicios es de gran importancia, es el sector productivo con mayor valor agregado y de mayor crecimiento” y que por esa “importancia” recomienda “actuar con mucha cautela y prudencia y sobre todo integrar su consideración al conjunto de las políticas comerciales, económicas, sociales y tecnológicas nacionales.

Evalúa que el FA debería considerar dos aspectos: los contenidos del TISA y “nuestra participación negociadora y su credibilidad”.

Reconoce que sobre los contenidos “mantenemos importantes dudas y reservas y no podemos emitir un juicio conclusivo” pero hay que considerar “la importancia de estar presentes en las sedes donde se definen aspectos importantes para el futuro del país”.

Destaca la preservación del “prestigio de Uruguay en los diversos ámbitos internacionales” y encomienda al gobierno a que, ante ello, “adopte las medidas necesarias”.

Destaca que el FA mantendrá una “permanente atención y debate tanto en la etapa a cargo del gobierno nacional, como en el caso de que llegara a un debate parlamentario, imprescindible para cualquier concreción”. Esta moción no prosperó.

Como suele ocurrir, las redes sociales recogieron algunas posiciones hasta transformarlas en públicas. Fue el caso del subsecretario de Economía y Finanzas, Pablo Ferreri, que escribió en su cuenta de la red Twitter: “No estamos diciendo no al TISA, estamos diciendo no a participar de una negociación. Un claro error que deja mal parado a Uruguay”.

Otro economista pero que disiente con la posición de Ferreri, Alberto Couriel, dijo que el TISA “va en contra de muchos de los elementos programáticos del Frente”, aclarando que el Estado sea “mínimo” y que no intervenga, “que desregule; todo eso es la antítesis del programa del Frente que dice sin embargo que el Estado oriente y regule”. Aseguró que el “no” del plenario de la coalición de izquierdas no traerá aparejado ningún problema para el país en el concierto internacional. “Uruguay no quedará aislado porque se han abierto diversos mercados por fuera de este tipo de tratados internacionales”. Entiende que la ronda del TISA es una iniciativa de los Estados Unidos y la Unión Europea, “que favorece a los países desarrollados, y yo siento que a mí no me favorece”.

Michelini dijo a LA REPÚBLICA que “a la Unión Europea no le preocupa lo que diga Uruguay pero las reglas mundiales se aplican y ahora seremos tomadores de esas reglas que resolverán otros”. Para Michelini, en la mayoría del Frente Amplio hay “desconocimiento”, “temor” y “desconfianza en nuestra fuerza”, al ser consultado tras el pronunciamiento mayoritario en el Plenario Nacional.

El veterano legislador calificó de “error grave” salir de las negociaciones internacionales cuando correspondía en las próximas etapas llevar su propuesta de servicios a considerar en las negociaciones porque, entre otros temas, “traerá problemas” para el país. “Uruguay es tomador de decisiones. Somos un país pequeño que no gravita en la escena internacional pero si encima de esto nos retiramos del ámbito, pasamos a no decidir en absolutamente nada”, consideró.

Michelini ejemplificó que “cuando un sindicato negocia con la patronal puede ganar o puede perder en sus reivindicaciones pero, indefectiblemente pierde cuando directamente no negocia. Eso es lo que se decidió ayer por una mayoría: perder”.

El Plenario Nacional del Frente Amplio emitió al final de la decisión de ayer un comunicado en el que considerando “la responsabilidad y el compromiso que tanto el gobierno como el Frente Amplio asumen en este período que reafirma la necesidad de trabajar en la construcción de definiciones como orienta nuestro Programa” se resuelve “saludar la iniciativa de nuestro Presidente al sostener que en este tema se debe facilitar el conocimiento y la discusión en general en la Sociedad y en particular consultar a la fuerza política”. Agrega que “el Frente Amplio ha recorrido un proceso de análisis y discusión, el cual permite arribar a conclusiones en relación a este tema” y que por ello “y en atención a nuestra visión sobre el desarrollo integral de la Nación, enmarcado en las definiciones programáticas, declaración constitutiva y Estatutos de nuestro Frente Amplio, planteamos la inconveniencia de seguir participando de las negociaciones del TISA”.

El drama de la migración

El Plenario del Frente Amplio también se pronunció sobre el fenómeno de la migración poblacional que se registra hacia Europa de poblaciones que huyen de la crisis política y social en países del medio Oriente y África. En la declaración sobre el tema, concluyen que “el mundo entero vive como una afrenta por la situación de miles y miles de personas que huyen de las zonas de guerra” y hace conocer su adhesión al llamado hecho por varios países para resolver con “dignidad y celeridad” la situación a la que se ven sometidos “quienes no tienen otra opción que escapar de la masacre provocada por la guerra”.

Subraya su apoyo “total” al gobierno en su decisión de continuar recibiendo a familias sirias en su calidad de refugiados y como fuerza política “profundamente comprometida con la paz y el progreso, reafirmamos nuestra voluntad de seguir militando en todos los ámbitos a favor de los derechos de todos los pueblos del mundo”.