Fuertes tensiones se registran ayer en una calle de Buenos Aires, donde un grupo de personas, que venden sobre las aceras (denominados manteros), mantienen una fuerte protesta, mientras la policía respondió con gases lacrimógenos y balas de gomas.

La situación empeoró ayer de mañana después que alrededor de dos mil de los denominados manteros fueron desalojados esta madrugada de la zona conocida como Once, sobre la avenida Pueyrredón, en el barrio de Balvanera.

Todo comenzó con un operativo que ordenó la Fiscalía general de la Ciudad para evitar la instalación de puestos ilegales en el Once y, tras el procedimiento, cerca de las 8 de la mañana, los manteros bloquearon la avenida Pueyrredón a la altura de Bartolomé Mitre.

Más de tres horas después, a las 11:30, la guardia de Infantería avanzó sobre Pueyrredón y actuó también en la calle Mitre.

Tras esa primera acción policial, los puesteros resistieron durante algunos minutos en el cruce de Mitre y Castelli y luego incendiaron un contenedor de basura. Un camión hidrante logró apagar el fuego.

Pasado el mediodía, y pese al intento de desalojo por parte de la policía, el bloqueo continúa en la intersección de las avenidas Pueyrredón y Rivadavia.

Imágenes en vivo de la televisión local trasmitieron todos los hechos en vivo y se observaba un fuerte dispositivo de seguridad, con miembros de la infantería y carros hidratantes, mientras los vendedores se niegan a moverse del lugar y siguen en pie de lucha. Se registraron heridos y detenidos.

“Queremos un lugar, queremos un marco regulatorio, queremos trabajar, hoy en la noche tenemos que llevar una respuesta a casa a nuestras familias, de qué vamos a comer, de qué vamos a vivir”, gritó uno de los vendedores quien en estos momentos se traslada junto a otro grupo a la Defensoría del Pueblo para buscar respuestas del gobierno. “Queremos una negociación”, agregó.

El lugar fue acordonado por la policía. “Somos laborantes, nos han atacado con gases lacrimógenos, no somos ladrones”, se lamentaba uno de los manteros.