El lunes en el Teatro El Galpón, se realizó el Encuentro de las Gremiales de Teatro Independiente (FUTI-ATI-SUA) con legisladores de los distintos partidos políticos.

En una sala colmada de gente del medio teatral, actores, directores, técnicos, críticos, se dio lectura al Documento elaborado por las tres gremiales donde se reclamó a la clase política la urgencia para concretar en el 2018 una Ley Nacional de protección y promoción a la actividad teatral independiente.

Desde las gremiales se fundamentó el reclamo, en breves pero claras alocuciones donde se expuso las dificultades para el desarrollo y la continuidad.

Se contó con la presencia del Presidente del PIT-CNT Fernando Pereira, quien expresó su apoyo al planteo del Teatro Independiente, reivindicando los derechos laborales de la masa que lo compone.

Por su parte, los legisladores presentes expusieron su compromiso total para seguir trabajando en la concepción de dicha ley.

Los teatreros, con sostenidos aplausos, mostraron su entusiasmo ante esta iniciativa que de lograrse, cambiará la realidad del Teatro Independiente en el Uruguay.

Hacia una Ley de subsidio al teatro independiente

El sector del teatro independiente, proclama la necesidad de crear un marco regulatorio que lo proteja y lo ampare en su actual situación de emergencia económica. Situación de emergencia que no solo compromete su desarrollo sino también su continuidad.

Según informaron, actualmente más de 200.000 espectadores al año acuden a salas o espacios alternativos a ver espectáculos del teatro independiente, incluyendo a los ciudadanos que acceden, en forma gratuita, a través de programas que han desarrollado las Instituciones con algunos organismos. Más de 50.000 espectadores al año reciben al teatro independiente en su barrio y alrededor de 100.000 niños y adolescentes concurren a nuestras salas o reciben a nuestros grupos en sus respectivos centros educativos.

“Sin embargo, nuestra actividad, para poder mantenerse en el tiempo, y garantizar su estabilidad y la excelencia de sus contenidos, debe contar con el apoyo del estado que le permita sostenerse en un marco económico-financiero que le es hostil.

Creemos que este es el momento de consolidar una ley que proteja y regule el sector, ya que podemos decir, con la certeza que nos otorga la experiencia, que aún no son suficientes los avances en los derechos de quienes desarrollamos y sostenemos las actividades artístico-culturales”, sostiene el texto.

“Creemos que es absolutamente necesario legislar de inmediato para crear un organismo autónomo y representativo con los fondos necesarios para que se puedan aplicar políticas de mediano y largo plazo. Este organismo debería estar presidido por el Poder ejecutivo e integrado por las Instituciones representativas FUTI, y ATI, SUA”.

Según el texto, los fondos necesarios para nutrir una legislación de estas características se deberían obtener integrando:

a – Una partida estable del presupuesto nacional
b – La creación de un gravamen específico
c – exoneraciones fiscales.
d – tarifas especiales para los servicios básicos.

Los objetivos de esta legislación deben centrarse en:

1 – Crear las condiciones óptimas que garanticen el acceso de todos los ciudadanos al hecho teatral.

2 – Proteger y amparar la infraestructura lograda por la sociedad civil con el esfuerzo de los artistas con el fin de que pueda sostenerse, remodelarse y actualizarse.

3 – Promover la generación de nuevos espacios, convencionales y alternativos con especial atención al interior del país.

4 – Impulsar, fomentar y sostener en todos sus aspectos a la producción de contenidos teatrales.

5 – Estimular la formación, el intercambio, la pedagogía participativa.

6 – Apoyar sostenidamente las giras al exterior en tanto nuestro teatro es reconocido por su historia y su excelencia a nivel mundial y resulta, por tanto, un extraordinario embajador.