El miércoles ante la Juventus el FC Barcelona no logró la victoria, y por lo tanto, remontar en la eliminatoria frente a la Juventus, perteneciente a los cuartos de final de la Champions League. Los balugrana se quedan así fuera de la máxima liga continental a tres días del Clásico, que tendrá lugar en el Bernabeú, y que supondrá un duelo vital en la lucha por la conquista de la Liga.

El delantero uruguayo, Luis Suárez, compartió una profunda reflexión a través de las redes sociales que acompañó de una foto del mosaico del encuentro. El jugador prometió que “siempre pelearemos” y agradeció a la afición por el apoyo mostrado durante los 90 minutos.

“Es una noche difícil para hablar, pero si algo aprendí en esta vida es a luchar y nunca bajar los brazos. El equipo lo intentó al máximo, nada que reprochar”, escribió el ‘9’. “Gracias a todos los que creyeron y nos apoyaron hasta el final. Ahora toca descansar y pensar en lo que viene. Somos el Barcelona y siempre pelearemos. Força Barça!!”

Las discusiones con el árbitro

El último miércoles, el plantel del Barcelona saltó al césped del Camp Nou muy ansioso, sabían que una remontada más era muy complico, más aún sabiendo que al frente no era el PSG, sino la Juventus, equipo que se iba plantar con todas las armas a defender el 3-0 de ida, Luis Suárez lo evidenció en todo el partido que se pasó renegando.

Luis Suárez se lo pasó protestando en todo el partido, entre los cuales lanzó varios improperios a la terna arbitral encabezada por el holandés Björn Kuipers. Según imágenes mostradas, ‘El Pistolero’ llamó al juez del partido ”eres un cagón… eres un chupamierdas”, por algunas faltas que según el salteño tenían que ser cobradas.

Ante varios insultos de Suárez y los reclamos sin fundamentos de algunos jugadores del Barcelona, el árbitro neerlandés llamó a los referentes a usar la cabeza y no reclamar sin justificaciones. “Tenéis que usar la cabeza”, respondió el colegiado.

Lo cierto que el Barcelona no pudo remontar y quedó fuera de la Champions League tras empatar sin goles ante la Juventus. El más afectado fue Neymar quien terminó entre lágrimas, aunque la afición que se dio cita en el Camp Nou despidió entre aplausos a sus jugadores.